Demografía de mano de obra en China decrece conforme su población se reduce

Por Chriss Street
21 de Enero de 2020 Actualizado: 21 de Enero de 2020

Análisis de noticias

La población activa en China está disminuyendo, ya que su población general alcanzará su nivel máximo 6 años antes de la previsión oficial para 2029, según datos de la Oficina Nacional de Estadística (NBS).

La Academia China de Ciencias Sociales publicó su último informe “Libro Verde de Población y Trabajo”, que prevé que su población alcanzará los 1440 millones de personas para el año 2029 y luego comenzará un largo período de declive “imparable”. Pero la tasa de natalidad de China cayó de 10,94 por cada 1000 personas en 2018 a 10,48 por cada 1000 en 2019, la tasa de natalidad más baja desde la fundación del Partido Comunista Chino (PCCh) en 1949. El extraordinario descenso anual del 5 por ciento confirma que la población de China alcanzará su punto máximo alrededor del 2023, según Complete Intelligence.

La expansión de cuatro décadas de China para convertirse en la segunda economía más grande del mundo fue impulsada por una combinación de crecimiento demográfico y urbanístico que duplicó con creces su población en edad de trabajar -personas de entre 16 y 59 años- hasta un máximo de 941 millones en 2011. Pero la población en edad de trabajar de China se ha reducido para cada uno de los próximos siete años consecutivos a 897 millones en 2018, según NBS.

El descenso de la natalidad en China está relacionado con su política de un solo hijo que alentó hasta 100 millones de abortos por selección de sexo con preferencia masculina, lo que dio como resultado un “acantilado de maternidad” de mujeres con edades comprendidas entre los 15 y los 49 años, que se reducirá de 346 millones en 2018 a 318 millones en 2023.

Yi Fuxian, un científico senior de la Universidad de Wisconsin y crítico de las políticas de planificación familiar de China desde hace mucho tiempo, dijo a The Guardian el año pasado: “China debería haber detenido esa política hace 28 años. Ahora es demasiado tarde”. Espera que más de un tercio de la población de China tenga 60 años o más para el 2050, lo que aumentará drásticamente la carga del Partido Comunista para financiar la atención médica garantizada y los beneficios de pensión.

El visionario libro de George Freidman de 2009 “The Next 100 Years” pronostica que para la década de 2020 una combinación de sanciones comerciales de EE.UU. y un auge de la población en edad de trabajar convertida en un fracaso se “intensificaría” en una histórica crisis económica y de poder nacional en China.

Friedman señaló que niños de tan solo 6 años en una comunidad agrícola rural pueden comenzar a contribuir económicamente en los ingresos familiares realizando tareas agrícolas y de taller sencillas. Cuanto mayor sea el número de hijos de familias rurales, mayores serán los ingresos familiares y mayor la confianza de los padres en que se ocuparán de ellos en su vejez.

Pero con China en el camino hacia la madurez como una sociedad industrial urbanizada en un 65 por ciento, Friedman pronosticó que el valor económico percibido de tener hijos para el ingreso familiar se evaporaría a medida que los padres urbanos se vieran forzados a subsidiar a los hijos hasta la mitad de los 20 años.

Freidman predijo que a medida que la población en edad de trabajar de China se contraiga “durante el período de transición antes de que las generaciones más viejas mueran”, un número relativamente pequeño de trabajadores tendrá que mantener “un grupo muy grande de jubilados con expectativas de vida cada vez mayores”. Además: “las deudas contraídas por la generación más vieja se dejarán a la generación más joven para que las pague”. Friedman advirtió que una población en contracción también reduciría la capacidad de China para financiar y desplegar un ejército grande y competitivo.

El pronóstico sobre el futuro geopolítico para 2020 de Friedman predice que China “luchará por mantener la estabilidad económica y que “ni la resolución de la guerra comercial ni las reformas financieras restaurarán el poder económico de China”. Para no pensar en la recesión y en el debilitamiento del sistema bancario, Friedman espera que China aumente la represión interna de las élites y que, externamente, se vuelva más asertiva militarmente en los mares del sur y del este de China.

*****

Descubre:

Cómo Huawei es utilizado como herramienta de espionaje y subversión

TE RECOMENDAMOS