Departamento de Energía impulsa la regulación de las estufas y hornos de gas

Por Jack Phillips
02 de Febrero de 2023 1:55 PM Actualizado: 02 de Febrero de 2023 1:55 PM

El debate sobre las estufas de gas se reavivará después de que el Departamento de Energía propusiera el miércoles nuevas normas de eficiencia para las estufas de gas natural y otros aparatos de cocina de consumo.

La propuesta del Departamento de Energía establecería límites al consumo de energía de las estufas y normas de uso de la energía en estufas y hornos tanto eléctricos como de gas. Tanto las estufas de gas como las eléctricas tendrían que cumplir ciertos umbrales de eficiencia energética, según la norma propuesta.

“Como exige el Congreso, el Departamento de Energía propone normas de eficiencia para las estufas de gas y eléctricas, y no prohibiciones”, declaró el miércoles un portavoz del Departamento de Energía en un comunicado enviado a los medios de comunicación. “Las normas propuestas no entrarían en vigor hasta 2027 y supondrían un ahorro acumulado para el país de hasta 1700 millones de dólares. Todos los grandes fabricantes tienen productos que cumplen o superan los requisitos propuestos hoy”.

Según el DOE, el ahorro energético derivado de la norma mejoraría la seguridad y fiabilidad del sistema energético del país, estimando que las normas podrían permitir un ahorro energético del 3.4% en relación con un escenario sin normas. También estimó que los fabricantes incurrirían en unos costes totales de conversión de 183.4 millones de dólares para cumplir las normas.

La agencia declaró que “ha llegado a la conclusión provisional de que las normas propuestas representan la máxima mejora de la eficiencia energética tecnológicamente viable y económicamente justificada”, y añadió que “para que los productos cumplan las normas nuevas y modificadas, se calcula que la industria incurriría en unos costes totales de conversión de 183.4 millones de dólares”.

Los productos que pueden alcanzar los umbrales de las normas propuestas ya están en el mercado, declaró el Departamento de Energía. Además, según la propuesta, las ventajas de la norma propuesta superarían los posibles inconvenientes.

“Esta conclusión sigue siendo cierta bajo cualquier supuesto analítico razonable, es decir, las normas propuestas son beneficiosas en términos netos bajo cualquier tasa de descuento (tanto para los beneficios climáticos como para los no climáticos y los costes), cualquier escenario de costes, y cualquier otro escenario analizado por el DOE”, afirma la propuesta de reglamento. “Además, debido a que el ahorro de costes operativos para el consumidor y los beneficios para la salud por sí solos superan con creces los costes en todos esos supuestos y escenarios, el DOE señaló que esta conclusión no depende de los beneficios climáticos (aunque las estimaciones del DOE sobre los beneficios climáticos siguen siendo importantes y sólidas)”.

Hace varias semanas, el comisionado de Seguridad de los Productos de Consumo de EE. UU., Richard Trumka Jr., suscitó polémica tras especular con la posibilidad de prohibir las estufas de gas cuando la agencia se reúna a finales de este año. Cuando se le preguntó sobre una posible prohibición en una entrevista con Bloomberg News, Trumka dijo que “cualquier opción está sobre la mesa” y señaló que “los productos que no se pueden hacer seguros se pueden prohibir”.

Trumka, mientras tanto, aparentemente estaba haciendo referencia a un controvertido estudio que encontró un vínculo entre el asma infantil y las estufas de gas. Ese estudio ha suscitado críticas de expertos médicos e investigadores antes de que un portavoz del grupo que lo realizó, un conocido grupo ecologista llamado Rocky Mountain Institute, señalara posteriormente que el documento “no asume ni estima una relación causal” entre las estufas y el asma.

Tras el estallido de la polémica en enero, el Dr. Ran Goldman, profesor de pediatría de la Universidad de Columbia Británica, declaró a los medios de comunicación locales que el informe no era más que “un cálculo de lo que podría estar causando asma en los niños”.

Epoch Times Photo
Una señal que indica la ubicación de una tubería de gas natural. (Stan Honda/AFP vía Getty Images)

“Esto no es una representación real de lo que está ocurriendo y existe una enorme incertidumbre en torno a cuántos niños con asma se deben realmente a esas emisiones. El asma es una enfermedad multifactorial”, declaró Goldman a GlobalNews. “Es una enfermedad que todavía estamos estudiando porque es muy compleja”.

Otro funcionario de la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo aclaró más tarde en Twitter que la agencia no tiene planes de prohibir las estufas de gas. La Casa Blanca también emitió un comunicado diciendo que el presidente Joe Biden tampoco apoya tal prohibición.

La industria responde

Tras la publicación de la norma propuesta el miércoles, responsables de grupos de la industria del gas natural expresaron su alarma.

“Nos preocupa que se trate de otro intento del gobierno federal de utilizar la normativa para eliminar del mercado productos de gas natural viables y eficientes”, declaró a Bloomberg News Karen Harbert, presidenta de la Asociación Americana del Gas.

Un portavoz de otro grupo comercial expresó su alarma por la norma propuesta.

“Este enfoque del DOE podría prohibir efectivamente los aparatos de gas”, dijo Jill Notini, vicepresidente de comunicaciones y marketing de la Asociación de Fabricantes de Electrodomésticos, según el medio. “Nos preocupa que este enfoque pueda eliminar por completo los productos de gas”.

Algunos estados y localidades, por su parte, ya han propuesto prohibir la instalación de nuevos aparatos y hornos de gas en las viviendas de nueva construcción, lo que ha desatado una mayor alarma.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.