Departamento de Policía de Massachusetts ha usado fuerza excesiva de manera rutinaria, según el DOJ

Por Isabel van Brugen
09 de Julio de 2020
Actualizado: 09 de Julio de 2020

El Departamento de Justicia dijo el 8 de julio que una investigación de dos años realizada al interior del Departamento de Policía (SPD) de Springfield, Massachusetts, encontró que los agentes de su oficina de narcóticos violan rutinariamente los derechos constitucionales de los ciudadanos al usar fuerza excesiva sin responsabilidad.

Los oficiales de la Oficina de Narcóticos del SPD “golpean repetidamente a las personas en la cara de forma innecesaria, en parte porque intensifican los encuentros con civiles demasiado rápido y recurren a maniobras de derribo poco razonables que, como los golpes en la cabeza, podrían causar lesiones en la cabeza”, según el informe de 28 páginas del Departamento de Justicia.

El Departamento de Justicia (DOJ) dijo que la oficina violó la Cuarta Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que protege al público del uso irrazonable de la fuerza por parte de la policía.

La investigación sobre las prácticas del departamento de policía se anunció por primera vez el 13 de abril de 2018. Involucró entrevistas con oficiales del SPD, supervisores, personal de mando y funcionarios de la ciudad, así como una revisión en profundidad de los documentos del SPD, incluidas más de 100,000 páginas escritas de políticas y procedimientos, materiales de capacitación e informes internos, datos, videos y archivos de investigación, dijo el DOJ.

“Nuestra investigación del Departamento de Policía de Springfield durante el año pasado reveló problemas crónicos con el uso de la fuerza, un registro deficiente sobre ese tema y repetidas fallas en la imposición de disciplina por la mala conducta de los oficiales”, dijo Andrew Lelling, fiscal federal de Massachusetts.

El Departamento de Justicia también señaló que los hallazgos de su investigación indicaron que el uso de fuerza excesiva podría abarcar todo el departamento.

“Si bien esta investigación se centró en la Oficina de Narcóticos, nuestras conclusiones sobre esa oficina están respaldadas por la respuesta del SPD a los usos de fuerza excesiva de sus oficiales en general. En un incidente, seis oficiales de SPD fuera de servicio no asignados a la Oficina de Narcóticos pelearon con cuatro hombres en un estacionamiento afuera de un bar en abril de 2015”, dijo el DOJ. “Los oficiales causaron heridas significativas a los hombres, incluyendo dejar inconsciente a uno y fracturarle la pierna y el cráneo, patear y golpear a otro mientras yacía en el suelo cubriendo su rostro sangrante y patear a un tercer hombre en la cabeza repetidamente”.

Agentes de policía con equipo antidisturbios hacen guardia durante un mitin a favor de la policía en Massachusetts, el 27 de junio de 2020. – (JOSEPH PREZIOSO/AFP vía Getty Images)

El informe dice que cinco de los seis oficiales de SPD fuera de servicio fueron reincorporados después del incidente.

El DOJ dijo que el uso rutinario de la fuerza excesiva de la Oficina de Narcóticos es “directamente atribuible a deficiencias sistémicas en las políticas”. Los oficiales dentro del departamento no están obligados a informar sobre el uso de la fuerza, como golpes y patadas.

Sus políticas “no requieren informes detallados y consistentes sobre el uso de la fuerza”, mientras que los sistemas de rendición de cuentas “no proporcionan revisiones significativas de los usos de la fuerza”, dijo el departamento.

“Esta práctica permite a los oficiales de la Oficina de Narcóticos evitar rutinariamente informar cualquier uso de la fuerza práctica o presentar informes vagos y engañosos que documenten sus usos de la fuerza”, dijo el informe. “También encontramos ejemplos en los que los oficiales de la Oficina de Narcóticos falsificaron informes para disfrazar u ocultar su uso de la fuerza. Los supervisores no revisan eficazmente los usos de la fuerza que los oficiales de la Oficina de Narcóticos informan”

También observó que de 2013 a 2018, no se hicieron referencias a la Unidad de Investigaciones Internas, aunque los supervisores deben informar “cualquier incidente de fuerza cuestionable que resulte en lesiones”.

Lelling y Eric Dreiband, fiscal general adjunto de la división de derechos civiles del departamento, dijeron en una carta al alcalde de Springfield, Domenic Sarno, que el DOJ dijo que espera continuar trabajando con la ciudad y el SPD para “remediar el patrón o la práctica de conducta” identificados en la investigación.

Esto asegurará que Springfield pueda ser “más segura, legal y más efectiva”, escribió.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación:

Grupos comunistas están detrás de las protestas violentas en EE.UU.

TE RECOMENDAMOS