Descubren la primera estrella en forma de lagrima que pulsa desde un solo hemisferio

Por Sebastian Puerta
09 de Marzo de 2020 Actualizado: 09 de Marzo de 2020

Fue descubierta una inusual estrella que emite pulsaciones nunca antes vistas y posee una forma ovoidal. El grupo de astrónomos que la halló y se encargó de analizar su comportamiento dio a conocer un artículo sobre el inusual cuerpo celeste el 9 de marzo.

El estudio publicado en la revista Nature utilizó datos del satélite TESS de la NASA y dio cuenta del motivo por el que la desconcertante estrella oscila en uno de sus lados. La razón es que pertenece a un sistema binario en el que otra estrella de menor tamaño ejerce atracción gravitatoria.

La oscilación generada en un solo hemisferio le otorga una forma ovoidal o de lagrima nunca antes vista, dicha oscilación se produce gracias a la interacción del conjunto binario, cuyo periodo orbital es de menos de dos días.

El peculiar fenómeno producido entre los dos cuerpos solares se diferencia del comportamiento de las demás estrellas en que sus periodos de pulsación no se producen en toda la superficie solar, por el contrario, se focalizan en la parte donde hay mayor atracción gravitacional.

Tanto el sol de nuestro sistema solar, como muchos soles en el espacio, oscilan de forma similar, sus pulsaciones rítmicas tienen lugar en toda su superficie y resulta extraño que dichas pulsaciones se localizaran en un sitio especifico.

No obstante, dichos ritmos solares localizados fueron predichos en la década de 1940. Además, “hace más de 30 años que se formuló la idea de que el eje de pulsación de una estrella puede moverse a través de las fuerzas de marea que se generan por la interacción gravitatoria”, según una publicación del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

“Desde los años 80, hemos creído que sistemas como éste podían existir, pero es ahora cuando finalmente hemos encontrado uno”, dijo el coautor del estudio, Don Kurtz, investigador de la Universidad Central de Lancashire (Reino Unido).

David Jones, otro de los investigadores dijo, “A medida que las estrellas binarias orbitan entre sí, vemos diferentes partes de la estrella pulsante; a veces, vemos el lado que apunta hacia la estrella compañera y, otras veces, vemos la cara externa”.

La órbita entre las estrellas y las variaciones en las pulsaciones abrieron el camino para corroborar la presencia de las oscilaciones rítmicas y la deformación del cuerpo solar de mayor tamaño.

“Los excelentes datos del satélite TESS de la NASA nos permitieron observar variaciones en el brillo debido tanto a la distorsión gravitatoria de la estrella como a las pulsaciones”, comentó el autor principal del trabajo, Gerald Handler, quien es investigador del Centro Astronómico Nicolas Copernicus (Polonia).

Según el momento de observación las fuerzas de las oscilaciones podrían variar, las cuales también estaban relacionadas con el periodo de la órbita binaria de las dos estrellas.

Buena parte del descubrimiento de la inusual estrella se dio gracias al trabajo de astrónomos aficionados que suelen inspeccionar los datos que el telescopio TESS suministra de forma abierta.

Con información de Wire Service.

Mira a continuación

Dos gemelas meditaban en un parque cuando la policía china las separa de su madre

TE RECOMENDAMOS