Desmantelando el mito del heroísmo de guerra del Partido Comunista Chino

Por Mark Tarrant
19 de Agosto de 2019 Actualizado: 19 de Agosto de 2019

El 25 de agosto de 1945, solo 10 días después del Día de la Victoria sobre Japón, el capitán del ejército de Estados Unidos John Birch, un devoto bautista y hablante de mandarín, fue asesinado en el norte de China por soldados comunistas chinos -los antiguos “aliados” de Estados Unidos- en su lucha contra los japoneses.

“A Birch le dispararon en el muslo, lo llevaron sobre un montón de cenizas cerca de la estación de tren y lo mataron con una bayoneta”, escribió Richard Bernstein en su libro “China 1945”. “El cuerpo fue encontrado envuelto en una estera de paja, sus manos y pies estaban atados. Había una gran herida en el muslo izquierdo, un gran agujero en el hombro derecho, y toda la cara había sido mutilada sin posibilidad de reconocimiento”.

Nueve meses antes, el 7 de diciembre de 1944, el Partido Comunista Chino (PCCh) había organizado una misión de rescate realizada por el Octavo Ejército de 11 tripulantes estadounidenses de un bombardero B-29 Superfortress derribado en la provincia de Hebei, bajo dominio japonés.

El rescate de alto perfil del PCCh de los aviadores estadounidenses caídos y, acto seguido, el asesinato de Birch estaba en sintonía con la estrategia comunista de Zhou Enlai de “da da tan tan” o “pelea de verdad, hablar hablar” cuando se trata de lidiar con Estados Unidos, una táctica del PCCh que continúa hasta el día de hoy.

No hubo nada heroico en rescatar a unos pocos aviadores estadounidenses caídos. Después de todo, fueron los norteamericanos los que estaban peleando contra los japoneses mientras el PCCh estaba sentado y esperaba.

Mao Zedong siempre tenía la vista puesta en matar a sus propios compatriotas chinos, no a los japoneses invasores ni a los estadounidenses que se quedaron para ayudar a China a evitar una guerra civil.

Como explicó el historiador militar Antony Beevor en “La Segunda Guerra Mundial”, después del pleno del Comité Central de octubre de 1938, la política de Mao era estricta: “Las fuerzas comunistas no debían luchar contra los japoneses, a menos que fueran atacadas. Debían conservar su fuerza para apoderarse del territorio de los nacionalistas. Mao dejó claro que Chiang Kai-shek era su mayor oponente, su ‘enemigo número uno’”.

La descripción de Bernstein reveló que “los comunistas tuvieron mucho éxito en propagar la idea de que habían luchado duramente, valientemente y continuamente contra el invasor, pero su ejército de un millón de hombres solo había participado en ataques relámpago a pequeña escala”.

Beevor explicó que para 1943, la inteligencia británica estaba segura de que los comunistas chinos habían llegado a un acuerdo no oficial con los japoneses, en virtud del cual ambas partes restringieron sus operaciones entre sí.

Pero el mito del heroísmo bélico del PCCh se convirtió en parte del léxico occidental.

Beevor escribió respecto a eso: “Smedley, Theodore White y otros influyentes escritores estadounidenses no podían aceptar ni por un momento que Mao resultara ser un tirano mucho peor que Chiang Kai-shek. El culto a la personalidad, el Gran Salto Adelante que mató a muchas más personas que en toda la Segunda Guerra Mundial, la cruel locura de la Revolución Cultural y los setenta millones de víctimas de un régimen que en muchos aspectos era peor que el estalinismo, demostraron estar totalmente fuera de su imaginación”.

La capitulación de Occidente frente a la revisión de la historia por parte del PCCh fue evidente a principios de este año en un artículo sobre los tesoros del Museo del Palacio Nacional de Taipei, cuando el columnista ‘australiano’ Christopher Allen escribió: “Durante la guerra, los comunistas y los nacionalistas cooperaron en la lucha contra Japón, pero después de la guerra, y especialmente a partir de 1948, los comunistas volvieron a tomar ventaja”.

Mao no cooperó con los nacionalistas. Mao cooperó con los japoneses para derrotar a los nacionalistas. Y antes de 1948, los comunistas nunca tuvieron “la ventaja”.

En un ejemplo más reciente, Alex Last, del Servicio Mundial de la BBC, afirmó el 9 de agosto en el podcast “Testigo de la historia” que el ataque comunista chino contra el barco de rescate británico HMS Amethyst y su subsiguiente fuga en 1949 señalaba “la restauración de la soberanía china”.

¿Pueden Last y su empleador explicar cómo los 70 millones de víctimas del PCCh están disfrutando de su “soberanía china”, sin mencionar los 2 millones de manifestantes en Hong Kong?

El PCCh robó y traicionó la soberanía de China.

Tales referencias a la historia revisionista del PCCh simplemente ayudan a perpetuar el mito de que el ascenso de Mao -que fue uno de los peores asesinos en masa de la historia- era de alguna manera inevitable.

El PCCh en Hong Kong

En mayo pasado, se hizo evidente que la Real Sociedad Geográfica de Hong Kong (RGS-HK por sus siglas en inglés) había sido víctima del Frente Unido del PCCh, un programa dirigido desde Beijing y que trabaja para subvertir las sociedades libres y abiertas de todo el mundo a la voluntad del Partido Comunista.

En una charla llamada “El Batallón Independiente de Hong Kong: La historia de los combatientes secretos de la resistencia de Hong Kong durante la ocupación japonesa de 1941-1945”, el RGS-HK recibió a oradores que alabaron a los guerrilleros del PCCh que siguieron a los japoneses hacia los Nuevos Territorios de Hong Kong como combatientes “independientes” para Hong Kong.

Los oradores incluían a Tsui Yuet-ching, el autor de “El Batallón Independiente de Hong Kong”.

“Casi al mismo tiempo que los británicos se rindieron, unidades de la Fuerza Guerrillera Antijaponesa del Pueblo Dong Jiang que habían estado activas en Guangdong siguieron en secreto a los invasores japoneses en el territorio. Se organizaron en el Batallón Independiente de Hong Kong y establecieron una red en todo el territorio”, explicó el RGS-HK en su sitio web.

La Fuerza Guerrillera Antijaponesa del Pueblo Dong Jiang fue creada por el PCCh, al igual que al erróneamente llamado Batallón Independiente de Hong Kong (HKIB).

Chiang Kai-shek había dejado en claro que quería que Hong Kong volviera a China una vez terminadas las hostilidades. Pero fiel a la política de Mao, el PCCh tampoco permitiría que Hong Kong se convirtiera en territorio nacionalista sin luchar.

Una vez que el gobernador de Hong Kong, Mark Young, se rindió ante los japoneses el día de Navidad de 1941, los guerrilleros comunistas se trasladaron a Hong Kong, asistidos por aldeanos de los Nuevos Territorios.

En su libro, Tsui Yuet-ching afirmaba que los “intelectuales” fueron rescatados de Hong Kong bajo la orden de Zhou Enlai, quien erróneamente afirmó que era Ministro de Estado del régimen chino en ese momento. Todos esos intelectuales se convirtieron en escritores en la China comunista.

Esta ruta de escape se invirtió 48 años después, con intelectuales durante la Masacre de Tiananmen escapando de China a Hong Kong.

Tsui Yuet-ching escribió en el capítulo “Limpiando problemas locales” que las fuerzas de HKIB “posteriormente tuvieron muchas batallas con docenas de criminales locales, a menudo matándolos o desalojándolos de las aldeas que estaban aterrorizando. Esto ayudó a construir relaciones duraderas con los aldeanos locales”.

El Gobierno británico no habría pedido al PCCh que enviara a sus soldados a Hong Kong ocupada por Japón.

Sin ninguna autoridad legal, los asesinatos habrían sido ejecuciones extrajudiciales por parte del PCCh. Quizás los “criminales locales” eran personas que no querían tener a los comunistas en Hong Kong.

Los intentos de Tsui Yuet-ching de legitimar la participación de los comunistas en Hong Kong durante los años de la guerra son particularmente problemáticos teniendo en cuenta los recientes ataques a los manifestantes pro-democracia en los Nuevos Territorios.

Afortunadamente para el pueblo de Hong Kong, Churchill insistió en que el territorio fuera devuelto a Gran Bretaña al final de la Segunda Guerra Mundial.

Si Hong Kong hubiera sido entregado a Chiang Kai-shek, como quería el presidente Roosevelt, el Gran Salto Adelante de Mao y la Revolución Cultural hubieran destruido completamente Hong Kong, incluida la vibrante cultura Hakka de las aldeas de los Nuevos Territorios, que tanto apoyo habían brindado a las guerrillas comunistas.

El PCCh no fue elegido, no es dueño de China y no es dueño del pueblo chino.

Para apoyar a muchos chinos el deseo de vivir en una sociedad libre de la influencia del PCCh, incluido el pueblo de Hong Kong, los Estados Unidos deberían reabrir las relaciones diplomáticas con la República de China, Taiwán.

Mark Tarrant es un abogado radicado en Sydney. Pasó su infancia en Hong Kong, donde asistió a Kowloon Junior School y King George V School. Mark Tarrant tiene recuerdos vívidos del impacto de la Revolución Cultural en Hong Kong, incluyendo la amenaza de una inminente invasión del Ejército Popular de Liberación, los bombardeos locales y las víctimas de la República Popular China que fueron arrojadas a Victoria Harbour.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

Mira a continuación

Desfile celebra las 300 millones de renuncias al comunismo chino. Movimiento que sigue en aumento

“Tuidang” o Renuncia al Partido, es un movimiento silencioso que está arrasando a China, pero pocos en Occidente lo saben. Éste está creando un desafío para el Partido Comunista Chino disolviéndolo desde adentro. Las renuncias aumentan rápidamente, con entre 90.000 y 150.000 retiros diarios. ¿Dónde terminará?

TE RECOMENDAMOS