Sufría cáncer terminal pero después de un “sueño milagroso”, el diagnóstico deja al médico en lágrimas

Por Blanca Téllez - La Gran Época
08 de Julio de 2019 Actualizado: 09 de Julio de 2019

Después de tener un sueño fuera de lo común, la vida de una mujer con cáncer terminal dio un giro inesperado, y una serie de milagros le dieron una lección de fe a las miles de personas que siguieron su historia.

Cuando Tecla Miceli fue diagnosticada con cáncer en etapa inicial, decidió enfrentar con su fe la enfermedad por la que los médicos le daban de 3 a 5 años de vida. Tecla decidió transitar por este nuevo y desconocido camino rezando con más fuerza que nunca.

“Fue terrible y me asusté de muerte”, recuerda Tecla, una italiana que con su familia llegó a vivir a Estados Unidos a los 16 años de edad, según publicó Believersportal.com.

El cáncer de médula ósea o mieloma múltiple, de pronóstico fatal, estaba en la etapa temprana y fue monitoreado con frecuencia a través de exámenes de hueso y sangre.

“El oncólogo hizo análisis en la columna vertebral y el resultado del plasma sanguíneo fue de 17 cuando el umbral es de 5”, dijo su hijo Gary, quien acompañaba a su madre al médico. Cuando llegara al 17%, los médicos estaban dispuestos a usar quimioterapia, y entonces llegó al 27%, informó el mismo medio.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Bruno Pexels/Pixabay)

Siendo una persona de fe, Tecla comenzó a rezar cada día en lugar de seguir el tratamiento de quimioterapia. Durante los primeros 3 años, su enfermedad avanzó. Sus células cancerígenas aumentaron, su pronóstico era negativo y estaba muy triste, pero su estado no solo no debilitó su fe, sino que la fortaleció.

A diario rezaba con el apoyo de sus hijos. “Sé que he hecho todo, estoy casada, tengo hijos, nietos, terminé la universidad, pero todavía no estoy lista para morir”, dijo Tecla según publicó el medio cristiano Tabernáculo.

Entonces una noche, después de orar con todo su corazón, tuvo un sueño. En el sueño se vio atrapada en una cornisa alta, a punto de caer. “Miré hacia abajo pensando que me iba a caer”, dijo a Believer Portal sobre su sueño.

Pero en ese instante, una mano enorme la llevó al suelo y la libró de la muerte: “Estaba colgando de una cornisa, pero mi mano sostenía una gran uña gruesa con la mano derecha”, agregó.

“Cuando llegué al piso, lloré porque era un milagro”, recordó Tecla que cuando despertó sintió una paz profunda.

En el siguiente examen médico los resultados sorprendieron a todos, en especial a su médico.

“Estamos en el 27-32, con un cáncer completo. Pero mire a esta prueba, la tasa regresó a 5 o 6. Eso es imposible. El plasma sanguíneo nunca se retrae”, dijo su médico al ver los resultados de los exámenes de médula ósea.

“Ellos deben haber cometido un error en el laboratorio”, agregó el médico.

“¿Crees en Dios?”, le preguntó Tecla. “Sí”, dijo el médico. Entonces ella le habló sobre su sueño y que oraba a diario.

El médico la miró y le dijo: “En 25 años de práctica nunca he visto nada así antes”. Aunque para él fue algo fuera de lo común, una anomalía, comenzó a llorar porque estaba muy conmovido con los resultados.

Los siguientes estudios médicos confirmaron que ya no tenía cáncer.

Para Tecla su curación del cáncer mortal fue “un milagro”. Y lo atribuye a la oración, así como al firme deseo de rectificar su vida cuando encontró su fe.

“Sentí una gran llama en mi corazón”, dijo Tecla al recordar su experiencia en su primer servicio religioso. “Acepté a Cristo pero no sabía lo que estaba haciendo. Conduje a casa y me sentí diferente. Nunca quise pecar de nuevo. A la mañana siguiente, me desperté con una sonrisa en la cara y me sentí muy tranquila”.

Ella también dijo que su cura fue gracias a las oraciones de su familia y de otras personas de fe.

“A lo largo de mi enfermedad, Laura oró conmigo todos los días y me dio palabras positivas y alentadoras de fe en Jesús”, recordó sobre el apoyo que recibió de su hermana y que la ayudó a sobrellevar esta etapa. “Mi hijo, mi hija y sus familias hicieron que sus iglesias oraran por mí todo ese tiempo y quiero agradecer a todos ellos”.

Cuando la recuperación de Tecla fue difundida en la Internet, se viralizó y muchas personas han contado que han experimentado lo que consideran también son curaciones milagrosas.

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

Si te gustó este artículo te invitamos a que lo compartas en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. ¡Gracias!

TE RECOMENDAMOS