Detenidos del 6 de enero están confinados 23 horas al día, según abogados

Por Isabel van Brugen
05 de Julio de 2021
Actualizado: 05 de Julio de 2021

Decenas de detenidos en una prisión federal a la espera de juicio tras la irrupción en el edificio del Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero están siendo sometidos a confinamiento solitario, falta de atención médica necesaria y acceso restringido a los abogados defensores, según dos abogados y el padre de un acusado.

Cerca de 500 detenciones se realizaron hasta ahora en relación con el incidente del 6 de enero. En el programa The Nation Speaks de EpochTV, los abogados John Pierce y Steven Metcalf II, que representan a varios de los acusados, dijeron que algunos de los detenidos que se encuentran en prisión preventiva están sometidos a confinamiento solitario durante 23 horas al día, en condiciones “inconstitucionales” que violan “todos los derechos humanos básicos”.

Pierce explicó que estas personas están siendo detenidas por los jueces federales en virtud de la Ley de Reforma de la Fianza de 1984, que, en determinadas circunstancias, autoriza la detención preventiva si se cree que las personas son una amenaza para la comunidad o un riesgo de fuga.

“Hay unos 50 más o menos que están detenidos, que han estado en prisión durante meses y que probablemente seguirán en prisión durante muchos meses más hasta que llegue su día en el tribunal”, dijo Pierce.

Ned Lang, padre de un acusado que, según él, está recibiendo un trato especialmente duro, dijo que su hijo Jake está actualmente detenido en una prisión de Washington D.C. en una zona llamada “el agujero”.

“Él [Jake] no tiene acceso a cuando Steve [su abogado] baja y habla con él (…) no tiene acceso a una entrevista privada con un abogado. Es como si estuviera en un país del tercer mundo, es increíble”, dijo Lang. “Por lo que me cuenta y lo que estoy oyendo, es un confinamiento solitario de 23 horas y una hora de salida al día, es horrible”.

“Estos son estadounidenses, tenemos derechos individuales, tenemos nuestra Carta de Derechos. Esto es un trato inhumano”.

Metcalf amplió sobre el trato que recibe Jake durante la detención y también denunció que se le están negando sus derechos constitucionales al tener restringido el acceso a un abogado defensor.

“Me dicen que el agua es negra; él tiene que filtrar el agua a través de un calcetín para poder incluso beber agua”, dijo el abogado. “Además de salir solo una hora al día, también está el fin de semana en el que no sale en absoluto y no puede usar una ducha, ni afeitarse durante días”.

Estas condiciones para los presos preventivos, dijo Metcalf, son inusuales.

“Las condiciones en la cárcel de Washington, en particular, están llegando a un punto en el que no solo son inconstitucionales y violan todos y cada uno de los derechos humanos básicos, sino que están llegando a un punto en el que la persona tiene que hablar y tiene que saber lo que está pasando”, añadió.

Metcalf acusó a las autoridades de infundir un “nivel de miedo” a todos los reclusos, pero añadió que no está claro quién es el culpable de estas condiciones.

“Cualquier cosa que ellos hagan, o si alguien habla en su favor, de pronto se convierten en un objetivo más y se les pone en una condición peligrosa e insalubre”, dijo el abogado.

Al declarar en una audiencia de supervisión celebrada por el Comité Judicial de la Cámara de Representantes el mes pasado, el director del FBI, Chris Wray, dijo que el FBI había dividido a los decenas de miles de manifestantes que estaban en el Capitolio el 6 de enero en tres grupos: manifestantes “pacíficos, tal vez revoltosos” que no participaron en la intrusión y constituyeron el grupo más numeroso; un segundo grupo que se dedicó a invadir de forma delictiva el edificio del Capitolio, y un tercer grupo —el más pequeño en número— que se encargó de llevar armas al Capitolio.

Hasta ahora se realizaron cerca de 500 detenciones entre los integrantes del segundo y tercer grupo, dijo Wray a la comisión en relación con el incidente del 6 de enero. El Departamento de Justicia dijo previamente que la mayoría de los casos están relacionados con la entrada en un edificio restringido, la obstrucción de un procedimiento oficial y el desorden civil.

El director del FBI también testificó que la agencia de seguridad consideraba que los eventos que se desarrollaron el 6 de enero eran un acto de “terrorismo doméstico”. Cuando el representante Eric Swalwell (D-Calif.) le preguntó si los eventos podrían ser considerados una “insurrección”, Wray respondió que cree que sería inapropiado describir la intrusión como tal.

“En mi papel como director del FBI, debido a que ese es un término que tiene un significado legal, realmente tengo que tener cuidado con el uso de palabras como esa”, dijo Wray, señalando que lo que diga podría afectar a los casos penales en curso.

Los legisladores demócratas impulsaron la narrativa de que la irrupción del 6 de enero fue una “insurrección”, sobre todo durante la iniciativa de enero de un impeachment contra el expresidente Donald Trump. Nadie que haya participado en la irrupción fue acusado de insurrección.

El 23 de junio, la mujer de Indiana, Anna Morgan-Lloyd, de 49 años, fue puesta en libertad condicional en la primera sentencia derivada de la irrupción del 6 de enero.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS