España: Arrestan a padres tras descubrir que sus hijos mueren consecutivamente al cumplir 131 días

Por Jesús de León
25 de Agosto de 2019 Actualizado: 25 de Agosto de 2019

Una pareja en España fue arrestada luego de que sus dos bebés fallecieran de manera inexplicable cuando alcanzaban la misma de edad de 131 días, y con lesiones según la autopsia.

Aparentemente Germán R. T., de 28 años, y de Aroha M. G., de 27 perdieron a sus dos hijos: el primero, por una fractura de cráneo; el segundo, con varias costillas fracturadas

Omar R. M., falleció el 23 de enero de 2018 en el hospital de Albacete con sólo cuatro meses de vida tras pasar varios días en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Se trataba del primer hijo de la pareja residente en la localidad de Caudete en la provincia de Albacete.

Tras el fallecimiento los padres no dieron a la Guardia Civil una explicación convincente de cómo se había fracturado el cráneo el bebé.

“Sólo decían que se lo habían encontrado llorando”, explicaron fuentes policiales, según El Mundo. Por esta razón, se les abrió una investigación como sospechosos de un homicidio imprudente.

Cuatro meses después del fallecimiento de Omar, Aroha quedó embarazada de nuevo y el 18 de febrero de 2019 dio a luz a otro varón, al que llamaron Dylan. El pequeño murió exactamente cuando cumplió el mismo número de días que su hermano: 131.

El 29 de junio pasado cuando los servicios de emergencia acudieron a la vivienda de la pareja encontraron al pequeño Dylan muerto.

Según informó El Español, ese día, temprano por la mañana, Germán y Aroha estaban histéricos.

Su bebé recién nacido estaba tumbado encima de su cama y no se movía ni respiraba. Germán no paraba de dar vueltas por la casa, muy nervioso y llorando fuertemente. Llamaron a sus vecinos a ver si alguien les podía ayudar e inmediatamente llamaron al 112.

“Esa mañana me llamaron y pensé que había pasado algo con mis nietos”, contó al El Español la vecina del piso frente al que vivían Germán y Aroha antes de ser detenido. “Yo me estaba preparando para ir a trabajar, era muy temprano, y cuando Germán me dijo que entrara en la casa vi al bebé muerto encima de su cama. Él estaba muy nervioso y no paraba de llorar”, añadió la mujer, que pidió mantener su nombre en el anonimato ya que en septiembre irá al juicio contra la pareja a declarar en calidad de testigo.

La autopsia, reveló que el bebé tenía múltiples fracturas en varias costillas que le habían provocado la perforación de un pulmón.

Además, los forenses añadieron que en sus huesos había evidencias de roturas anteriores.

Luego de ello, el caso pasó a manos de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Albacete, que los detuvo el 4 de julio.

La juez que se encargó del caso ordenó el ingreso de ambos en la cárcel de La Torrecica, donde aún se encuentran en prisión preventiva.

Según El Español, se les imputó dos delitos de asesinato con el agravante de abuso de superioridad, dos de lesiones y dos delitos de maltrato en el ámbito familiar. Ambos padres negaron los cargos.

De momento, se desconoce el porqué de la extraña coincidencia de que los dos niños murieran a los 131 días.

“A mí también me parece muy raro que coincida así, nosotros no les vimos nada raro en ningún momento”, comentó una amiga de la pareja que pidió mantenerse en el anonimato, según El Español.

“Yo también estoy embarazada, lo estuvimos las dos a la vez, y veía a Aroha muy feliz y hablábamos mucho de eso”, añadió.

Germán y Aroha comenzaron una relación hace unos cuatro años. Germán es natural de Caudete, y Aroha es de Elda, en la provincia de Alicante y a tan solo 30 kilómetros de la localidad albaceteña de él. Cuando se casaron y se fueron a vivir a Caudete donde él trabajaba como jardinero. Ella se dedicaba a hacer zapatos en su casa. Ambos colaboraban como voluntarios de la Protección Civil en su localidad.

Rosa, la madre de Aroha y abuela de los dos niños fallecidos, dijo que cree en la inocencia de su hija:

“Yo por ella metía la mano en el fuego, porque ha criado a dos sobrinas mías sola siendo una niña. Se levantaba cada tres horas, las cambiaba, las duchaba, les daba sus tomas…”, reportó El Mundo.

El mismo sentir tienen sus compañeros del servicio de Protección Civil de Caudete.

“Son excelentes personas, serviciales, trabajadores… Los primeros en ofrecerse cuando ha habido un incendio forestal o salidas peligrosas”, dijo uno de ellos. “El día que murió la segunda criatura al padre casi le da un infarto; era para verlo cómo estaba. A la muchacha la tuvieron que llevar al centro de salud a que le dieran un valium y a Germán también tuvieron que darle una pastilla porque le daba un infarto”, añadió, según esta fuente.

***

Historias de convicción:

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación

TE RECOMENDAMOS