Deuda argentina se acerca al default y corren riesgo préstamos de China por USD 17.000 millones

Por Chriss Street
28 de Agosto de 2019 Actualizado: 06 de Septiembre de 2019

Análisis de noticias

Con el préstamo del FMI de USD 56.000 millones emitido a Argentina hace menos de un año cercanos al default, los USD 17.000 millones de China a Argentina y la deuda total de USD 140.000 millones a América Latina están en riesgo.

Un equipo de banqueros del Fondo Monetario Internacional llegó a Buenos Aires el 25 de agosto, con una tasa de inflación de Argentina del 54,4 por ciento; la tasa de interés preferencial al 75 por ciento; y los comerciantes de Wall Street apostando a que hay una probabilidad del 47,3 por ciento de incumplimiento soberano.

Argentina ha sido bendecida con enormes recursos naturales y abundante riqueza hídrica, pero la nación de 44 millones ha sufrido una serie de crisis inflacionarias e incumplimientos de la deuda soberana que finalmente dieron como resultado que el FMI suspendiera más rescates en 2001.

China ha aumentado drásticamente su compromiso con América Latina y el Caribe desde 2002. A fines de 2018, el Banco de Desarrollo de China y China Export-Import fueron los principales prestamistas del área con USD 140.000 millones pendientes, liderando Venezuela con USD 67.200 millones; Brasil con USD 28.900 millones; Ecuador con USD 18.400 millones y Argentina con USD 16.900 millones.

Durante el mismo período, el comercio entre China y América Latina aumentó de USD 17.000 millones en 2002 a casi USD 306.000 millones en 2018. El líder chino Xi Jinping estableció una meta en 2015 de aumentar el comercio total entre China y América Latina a USD 50.000 millones en 10 años. Con USD 200.000 millones en inversión extranjera directa, las importaciones de China en 2018 fueron de USD 158.000 millones y las exportaciones fueron de USD 148.000 millones.

Pero Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, dijo durante su recorrido por América Latina el otoño pasado que bajo la iniciativa de China de “Franja y Ruta” (OBOR, también conocida como One Belt, One Road), “cuando China llama a los países, no siempre es bueno para sus ciudadanos”. Advirtió:” Cuando vienen con acuerdos que parecen ser demasiado buenos para ser verdad, a menudo es el caso de que, de hecho, lo son”.

Los comentarios fueron rápidamente respondidos por el periódico estatal China Daily, que calificó a los comentarios de Pompeo como “ignorantes y maliciosos” por señalar “un dedo acusador a las empresas estatales chinas de no ser transparentes y dirigidas por el mercado, alegando que están obteniendo beneficios solo para el gobierno chino”.

El Servicio de Investigación del Congreso de EE.UU. comentó que “las advertencias que EE.UU. ha hecho sobre China [RPC] se tomaron con escepticismo en la región y entre algunos expertos regionales”. Varios líderes del área sugirieron que la reciente retirada de Estados Unidos de la Asociación Transpacífica junto con las crecientes fricciones comerciales de Estados Unidos con China y algunos países latinoamericanos, “puede alentar una mayor cooperación entre China y América Latina”.

Pero con una deuda sustancialmente mayor y un PBI sin cambios desde 2011, Argentina se vio obligada a firmar un paquete de préstamos del FMI dos semanas después, la cual requería la introducción de una serie de “medidas de austeridad de emergencia”. El número de ministerios gubernamentales se redujo a la mitad, los impuestos a la exportación incrementaron; mientras que el gasto anual en salud, educación, ciencia, transporte, obras públicas y cultura se redujo en USD 10.000 millones.

The Economist Magazine llamó a China “el prestamista de alto riesgo de América Latina”, en un artículo de noviembre de 2018. El recién elegido presidente de extrema derecha brasileño, Jair Bolsonaro, lanzó a China como una amenaza por comprar USD 50.000 millones de los campos petroleros, minas, puertos, represas gigantes y redes eléctricas. “Los chinos no están comprando en Brasil; están comprando Brasil”.

La deuda soberana de Argentina ya se consideraba un “grado de no inversión” cuando los votantes primarios de la nación se movieron sorprendentemente para derrocar al presidente conservador Mauricio Macri a favor del candidato izquierdista Alberto Fernández el 11 de agosto. Las elecciones generales de Argentina están programadas para el 27 de octubre, pero las encuestas muestran a Fernández con una ventaja del 15 por ciento.

El 16 de agosto, Fitch emitió una baja de 3 niveles casi predeterminada a CCC y la calificación crediticia de Standard & Poor’s a B-. Ambos servicios se unieron a Moody’s con una perspectiva negativa.

Argentina ya recibió alrededor de USD 49.000 millones de su préstamo del FMI, con otra distribución de cuotas de USD 5.300 millones programada para principios de septiembre. Bloomberg News informó que los banqueros del FMI se están reuniendo actualmente con los responsables políticos que, debido a las recientes calificaciones crediticias rebajadas, podrían exigir el pago del préstamo y forzar un incumplimiento soberano argentino.

Chriss Street es un experto en macroeconomía, tecnología y seguridad nacional. Se ha desempeñado como CEO de varias compañías y es un escritor activo con más de 1500 publicaciones. También ofrece regularmente conferencias de estrategia a estudiantes graduados en las mejores universidades del sur de California.

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS