Día de Acción de Gracias: Un tiempo para la gratitud y la alegría

¿Será un "oscuro invierno"? No si puedo evitarlo
Por JEFF MINICK
19 de Noviembre de 2020
Actualizado: 19 de Noviembre de 2020

Antes de empezar a escribir este artículo, encendí una vela. No cualquier vela, sino una vela perfumada.

La vela venía en una cesta de regalo que me dieron en un viaje a Williamsburg, Virginia, hace unos meses. Aunque no soy un fanático de las velas perfumadas, no puedo recordar la última vez que encendí una, que está en la mesa junto a mi escritorio, encendiendo la penumbra de este brumoso día de noviembre, su llama es un recordatorio del poder de la luz en la oscuridad.

Para mí, esa vela representaba la esperanza en estos tiempos catastróficos. La miraba de vez en cuando mientras escribía, y tomaba fuerza de su llama vacilante.

Acogiendo el Día de Acción de Gracias

En respuesta al creciente número de víctimas de la COVID-19, el candidato presidencial Joe Biden advirtió recientemente que nos enfrentamos a “un invierno muy oscuro”. Como otros analistas — políticos, médicos, científicos y lo peor de todo, los expertos— Biden cree que necesitamos un mandato nacional de uso de mascarillas y otro para el cierre de nuestros negocios, restaurantes, escuelas e iglesias.

Durante meses, estas mismas personas han aterrorizado al pueblo estadounidense, usando el miedo para mantenernos a distancia unos de otros, para confinarnos en nuestros hogares, y para obligarnos a pasear por la calle pareciendo cirujanos que acaban de escapar del quirófano. Esta prueba ha tenido un enorme efecto en nuestros espíritus y en nuestra salud mental.

Por favor, no me malinterpreten. Me he dado cuenta que mucha gente tiene miedo de contraer este virus. El tamborileo diario de la perdición de los medios de comunicación, las contradicciones y la desinformación de los expertos, y la falta de confiabilidad en las cifras sobre el virus han creado este clima de miedo.

Solo que ahora algunos de nuestros gobernadores quieren que cancelemos o reduzcamos nuestros planes para el Día de Acción de Gracias, y los Centros de Control de Enfermedades recomiendan que la familia y los amigos celebren sus festividades de Acción de Gracias al aire libre o que las compartan virtualmente a través de la pantalla.

Aquí es donde yo lo dejo.

En unos días, sacaré un pavo de mi horno.

Y como ese pájaro, estoy acabado.

Es hora de la fiesta

La temporada de vacaciones está sobre nosotros. Llegó el Día de Acción de Gracias, y las fiestas religiosas de Jánuca y Navidad llegarán antes de que podamos decir “Detengan el robo”. Luego viene el Año Nuevo, ese momento en el que decimos adiós al año viejo y llamamos al nuevo. En este caso particular, dar un beso de despedida al año 2020, este annus horribilis, este choque de trenes de un año, es causa suficiente para abrir el champán y los regalos de la fiesta.

De todas formas, empezando por el día de Acción de Gracias, tengo la intención de buscar la alegría y el placer en estos próximos meses, aunque tenga que arrastrarme sobre mis manos y rodillas para encontrarlos.

En unos pocos días, mis hijos, sus esposas y mis nietos se reunirán aquí en Virginia para el festín de pavo, aderezo, pastel de calabaza y todos los demás preparativos de esta fiesta. Compartiremos risas estridentes, chistes y recuerdos, tendremos conversaciones que van desde asuntos personales a políticos, los bebés llorarán y los niños se reirán. Manuel y William, ambos de 10 años, pasarán la mitad del día luchando en el patio o en la sala, las tres nietas mayores realizarán otra obra de teatro que inventan de la nada, John Henry, de 3 años, querrá que le ayude a construir una fortaleza con bloques, y si aparece, mi amigo John jugará a las cartas durante horas con los niños mayores.

Una nueva tradición

Como la mayoría de las familias, tenemos una larga tradición de Acción de Gracias: ciertos alimentos y bebidas para la comida, bendecir y compartir lo que agradecemos antes de tomar nuestro lugar en la mesa, tarjetas hechas por los más jóvenes con crayones y tijeras.

Este año añado lo que espero que se convierta en otra tradición: el canto.

En su artículo “Desobediencia civil, estilo casero”, la editora y escritora Annie Holmquist describe cómo abrir las ventanas de su casa, sentarse al piano y tocar himnos y canciones patrióticas con su familia cantando. Su bella descripción de esta reunión debería reconfortar incluso al lector más desanimado.

El relato de Holmquist me inspiró a replicar su celebración. Aunque nadie de mi equipo toca un instrumento musical, podemos ponerle letra a la que nos parezca mejor. Antes del Día de Acción de Gracias, haré copias de canciones como “Dios Bendiga a América”, “Himno de Batalla de la República” y “América la Bella”. Un festival de canciones de 15 minutos acelerará la sangre, abrirá el apetito y enseñará algunas canciones a los pequeños.

No serán los cantantes de la familia Von Trapp, pero seguro que será terapéutico.

Ahora voy a dar una visión más amplia de estas vacaciones.

Una celebración como ninguna otra

Como vacaciones, el Día de Acción de Gracias es único.

Todos nuestros feriados nacionales como el Día de la Independencia, el Día del Presidente, el Día del Trabajo y el Día de Martin Luther King honran a la gente y los eventos que han formado nuestra nación. Al celebrar esas ocasiones especiales, rendimos homenaje a nuestro pasado.

Pero solo en el Día de Acción de Gracias festejamos una virtud, en este caso la gratitud. Como los peregrinos en 1621, cuando dieron gracias por su abundante cosecha, reservamos este día como una ocasión para contar las bendiciones en nuestras vidas. Nos detenemos a recordar los regalos, grandes o pequeños, que nos fueron otorgados: familia, amigos, buena salud, algún giro inesperado de buena fortuna, las delicias ordinarias que nos trae cada día que pasa.

El Día de Acción de Gracias también nos ofrece una maravillosa lección: Si quisiéramos, podríamos hacer de cada día de Acción de Gracias, un momento para detenernos y recordar dar las gracias a la vida.

Compartir el día

No todos tenemos familias o amigos con los que podamos compartir conversaciones, comida y bebida en este día. Además, algunos también se pueden sentir incómodos al reunirse personalmente en esta época de pandemia.

Sea cual sea el medio de celebración que elijamos, necesitamos recordar a aquellos que carecen de familia y amigos en esta época de compañerismo. De vez en cuando, un lector —normalmente un hombre mayor— escribe para decir que está solo y a veces le resulta doloroso leer los artículos sobre las familias. Tal vez sea viudo o esté alejado de sus hijos, tal vez sus amigos íntimos hayan muerto, pero en cualquier caso se siente solo y aislado.

Si conoce a una persona así, lo animo a invitarlo a cenar. Si ese plan no funciona, podría preparar un plato de comida y entregarlo. Aunque tengo una familia numerosa, paso la mayor parte del tiempo solo, y también cocino poco. Un plato cargado con comida de Acción de Gracias le dice a un alma solitaria que lo aprecian y recuerdan.

Enseñar a los jóvenes

El Día de Acción de Gracias también ofrece un maravilloso momento de enseñanza, una oportunidad de volver a visitar a los peregrinos y aprender más sobre lo que contribuyeron a nuestra república.

Aquí hay algunos puntos que podríamos impartir a los jóvenes.

A diferencia de los aventureros ingleses que vinieron a Virginia, muchos de los que se establecieron en Plymouth, Massachusetts, huyeron de Inglaterra en busca de libertad religiosa. Eran separatistas, alienados de la Iglesia de Inglaterra, y querían el derecho a practicar su fe como les pareciera. Fueron nuestro primer ejemplo de personas que buscaban “libertad de religión” como está garantizada en nuestra Constitución. En “Plymouth Rock Landed on Them”, un artículo que vale la pena leer y compartir con su familia, Christopher Caldwell señala que “vinieron por amor a Dios, no por amor al dinero”.

Igualmente importante es recordar el Pacto del Mayflower, escrito a bordo del barco antes que estos colonos desembarcaran.

A continuación se encuentra el corazón de este breve documento que describe cómo se propusieron gobernarse a sí mismos:

“Habiendo emprendido, para la gloria de Dios, y los avances de la fe cristiana, y el honor de nuestro Rey y País, un viaje para plantar la primera colonia en las partes norteñas de Virginia; hacer por estos presentes, solemne y mutuamente, en la presencia de Dios, y unos a otros; pactar y combinarnos juntos en un cuerpo político civil; para nuestro mejor ordenamiento, preservación y promoción de los fines mencionados; y en virtud de esto promulgar, constituir y enmarcar las leyes, ordenanzas, actos, constituciones y cargos rectos y equitativos, de vez en cuando, que se consideren más adecuados y convenientes para el bien general de la colonia; a lo cual prometemos toda la debida sumisión y obediencia”.

Aquí fue el comienzo de la República Americana.

Este año trae consigo el 400 aniversario del desembarco en Plymouth Rock.

Hagamos una pausa en este Día de Acción de Gracias para agradecer a todos los estadounidenses que han ayudado a construir este país, que querían que fuera una “ciudad brillante en una colina”, una llama brillante en la oscuridad.

La vela sigue encendida.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín en seminarios de estudiantes de educación en el hogar en Asheville, Carolina del Norte. Visite JeffMinick.com para seguir su blog.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Mire a continuación

Navegando por el mar de la vida con la brújula mágica de ‘Verdad, Benevolencia y Tolerancia’

TE RECOMENDAMOS