Diez muertes en el Everest en la temporada plantea preocupaciones sobre la seguridad

Por Deepak Adhikari - Especial para La Gran Época
28 de Mayo de 2019 Actualizado: 28 de Mayo de 2019

KATMANDU, Nepal – Mientras cientos de alpinistas subían y bajaban las laderas heladas cerca de la cima del Everest la semana pasada, ocho montañistas perdieron la vida. La cifra de muertos llegó a 10, sumado a dos alpinistas que perdieron la vida a mediados de mayo, marcando la temporada de este año como una de las más mortíferas en la historia de la expedición en el pico más alto del mundo.

Un guía de montaña nepalí, cuatro indios, un estadounidense, dos irlandeses y un austríaco fueron algunos de los muertos en la temporada de escalada primaveral de este año en el Everest. Otros diez murieron en cinco picos de 8000 metros en Nepal esta temporada.

En 2018, cinco personas fueron asesinadas en el Monte Everest.

Nepal ha emitido un número récord de permisos, 381, a alpinistas extranjeros este año. Un número igual de guías de montaña los ayudan a alcanzar la cima del pico de 8848 metros.

Los funcionarios dijeron que si bien una ventana climática más extensa de dos semanas habría permitido a los montañistas planificar su recorrido a la cima evitando la congestión en la llamada zona de muerte por encima de los 8000 metros, las malas condiciones climáticas de esta temporada obligaron a todos a probar suerte esta semana.

Como resultado, largas colas de alpinistas se formaron en partes peligrosas, donde los niveles de oxígeno son solo alrededor del 30 por ciento de lo que son al nivel del mar.

Los expertos en montañismo dijeron que algunas de las muertes podrían deberse a que habían muchos montañistas intentando escalar el Monte Everest.

El Monte Everest (altura 8848 metros) se ve en la región del Everest, unos 140 km al noreste de Katmandú, el 27 de mayo de 2019. (Crédito: PRAKASH MATHEMA / AFP / Getty Images)

“Esto [las muertes] fue muy desafortunado. Hay varias razones por las que sucedió”, dijo Temba Tsheri Sherpa, un ex escalador del Everest que ahora dirige una pequeña empresa de expediciones en Katmandú. “Hay una competencia despiadada entre las empresas locales [de expedición]. Ofrecen la mitad del precio en comparación con las empresas extranjeras. Esto ha resultado en un gran número de alpinistas y guías inexpertos en la montaña”, dijo.

Cada alpinista extranjero paga USD 11.000 por el permiso para escalar el Everest, que es una fuente importante de ingresos para el país empobrecido. Debido a las difíciles condiciones climáticas, los alpinistas intentan escalar el pico en las últimas dos semanas de mayo, cuando las ventanas climáticas ocurren dos o tres veces.

Sherpa dijo que los montañistas chinos e indios con poca o ninguna experiencia en montañismo se unieron al Everest. “Se basan en guías Sherpa [guías de escalada] sin experiencia porque no pueden pagar un Sherpa con 3-4 cumbres del Everest en su haber”, dijo a La Gran Época.

Pero Murari Sharma, director gerente de Everest Pariwar Trek, una compañía que apoya la expedición de la compañía británica Summit Climb cuyo cliente falleció en el Everest la semana pasada, restó importancia a las preocupaciones de seguridad asociadas con la sobrepoblación.

“La expedición al Everest depende del clima. Este año solo hubo una breve ventana de clima”, dijo.

La semana pasada, una fotografía de una larga fila de escaladores estando a más de 8800 metros se volvió viral en Internet, destacando el atasco de personas cerca de la cima de la montaña.

El 26 de mayo, el Departamento de Turismo de Nepal emitió un comunicado de prensa en respuesta a las críticas generalizadas sobre el incidente.

“El montañismo es un trabajo aventurero, complejo y sensible. Entonces, algunos accidentes desafortunados ocurren durante la expedición”, dice la declaración.

Alan Arnette, un respetado blogger de montaña y alpinista, dijo que una gran multitud cerca de la parte superior causó retrasos, lo que disminuyó el ritmo de los escaladores, los agotó y los obligó a usar más cantidad de oxígeno embotellado.

“Es claramente cierto que las multitudes disminuyen el ritmo de un alpinista y, por lo tanto, aumentan la fatiga y el uso de oxígeno. Algunos de estos escaladores que murieron tardaron de 10 a 12 horas para llegar a la cima y de 4 a 6 horas para volver a bajar cerca del Collado Sur [a 7.906 metros]”, escribió en su blog el 26 de mayo.

Sherpa dijo que el gobierno debería introducir una regla que limite el número de escaladores en el Everest.

“Se debe determinar el número para cada temporada, según las condiciones climáticas y las aplicaciones. Si se permite de nuevo el mismo número de montañistas en el Everest, las muertes seguramente aumentarán el próximo año”, dijo.

***

Mira a continuación

Anciano camina 2000 kilómetros y usa 9 pares de zapatos para entregar este poderoso mensaje

TE RECOMENDAMOS