Directora de escuela renuncia para educar a sus hijos en casa en una finca: “Quería criar pensadores”

Por Louise Chambers
14 de Junio de 2023 2:59 PM Actualizado: 14 de Junio de 2023 2:59 PM

Una antigua directora de escuela, frustrada con el sistema educativo, dejó su trabajo y decidió educar a sus tres hijos en casa, en una finca de 10 acres (4.05 hectáreas). Fusionando el aprendizaje de sus hijos con su tierra y su hogar, ha creado una experiencia educativa inmersiva en el “mundo real” basada en las necesidades únicas de sus hijos.

Mandy Davis, de 37 años, vive en el centro de Oregón con su marido, Josh, de 38, y sus hijos Emma, de 11, Clara, de 9, y Cruz, de 1. Para Mandy, que fue adoptada en Seúl, Corea del Sur, y más tarde creció en Nebraska, su propia experiencia en la escuela pública “no fue todo color de rosa”. Tampoco lo fue la de Josh, natural de Texas, ya que de niño se mudaba a menudo y sufría enormes lagunas de aprendizaje al pasar de un sistema educativo estatal a otro.

Con el deseo de promover un cambio positivo y abogar por todos los estudiantes, Mandy entró en el campo de la educación justo después de la universidad. Sin embargo, después de luchar por tener poco control sobre lo que tanto le apasionaba, Mandy, que tiene un máster en Educación y Diseño de la Instrucción y ha trabajado tanto en colegios públicos como privados, se sintió llamada a tomar el control total de la educación de sus hijos.

“Las escuelas de hoy son duras”, declaró a The Epoch Times. “No podía ser el cambio que quería ser en nuestro sistema escolar, pero más aún, no podía dejar que mis hijos sufrieran en él”.

La ex directora de escuela, Mandy Davis. (Cortesía de Byrndle Photo vía Mandy Davis)

“Progreso, no perfección”

Mandy citó como principales problemas crónicos del sistema la escasez de profesores y de aspirantes no aptos, la falta de aprendizaje dirigido por los niños, la pérdida de tiempo, los planes de estudio obsoletos, los planes de estudio de agenda política, la falta de autonomía en el aprendizaje y el aumento del comportamiento problemático de los alumnos.

“Las escuelas son una bestia difícil”, dijo Mandy, añadiendo que, como padre y educador, hay muy poco control.

“Recuerdo que, como educadora, quería tener más control sobre cómo estaba enseñando el plan de estudios”, dijo. Pero entonces tenía que obtener la aprobación de mi administración, de la escuela, del distrito, del Estado… y al final la respuesta era siempre NO”.

“La educación y el cambio educativo son complejos, no son culpa de un solo grupo, sino que tienen múltiples facetas. Esto hace que el cambio sea difícil y lento”.

Así, tras una discusión con su marido y sus hijas, en junio de 2022 dejó su trabajo como directora en el colegio privado cristiano de sus hijos en Oregón y se volcó en la educación en casa en busca de respuestas.

Emma, de 11 años, Clara, de 9, y Cruz, de 1, jugando al aire libre. (Cortesía de Byrndle Photo vía Mandy Davis)

La transición a la educación en casa llegó en diciembre de 2022 y esto hizo que la familia creyera que por fin podría perseguir sus sueños de estilo de vida lento.

“Quería que mis hijos no estuvieran sentados en un escritorio durante más de 7 horas cada día”, dijo Mandy. “Quería poder ofrecer a mis hijos una vida de aprendizaje enriquecedora. Quería que mis hijos se centraran en el progreso y no en la perfección. Quería criar pensadores y líderes, no seguidores y trabajadores”.

Aunque no era nueva en esto de la educación en casa, puesto que ya lo había intentado en los primeros años de sus hijas y durante dos años durante la pandemia, Mandy sintió que esta vez, cuando hicieron el cambio, su marido y sus hijos hicieron la transición con mucha más facilidad que ella: ella tuvo que desescolarizar y trabajar conscientemente para evitar imitar el típico ambiente de clase.

Hoy, Mandy y sus hijos estudian entre 90 minutos y cuatro horas al día para alcanzar sus objetivos semanales. El resto del día está dirigido por lo que Mandy llama “cultura del hogar”. Ha eliminado los horarios en favor de las rutinas y se ha centrado en la vida en común y en los puntos fuertes e intereses únicos de sus hijos.

Los tres hijos de Mandy y Josh. (Cortesía de Byrndle Photo vía Mandy Davis)

“Una de las preguntas más populares que recibo es: ‘¿Cuál es tu horario diario de educación en casa? La respuesta: No tenemos”, dice Mandy. “En nuestra cultura hogareña, era importante que mis hijos entendieran que aprender es una alegría que nunca tiene por qué terminar. Cuando estamos leyendo un buen libro, no necesitamos parar porque el reloj nos está diciendo que es hora de una lección de matemáticas; si encontramos una mantis religiosa en el jardín, no necesitamos hacer una foto y correr porque tenemos que llegar a lengua y literatura”.

(Cortesía de Byrndle Photo vía Mandy Davis)

Salvajes y libres

Además de aprender de los libros, Emma, Clara y Cruz dedican tiempo a cultivar el huerto, hornear, hacer manualidades y cuidar de los animales de su granja. La familia tiene cuatro cabras, 16 gallinas, cuatro perros, dos gatos y un hermoso jardín. Están pensando en criar vacas en el futuro.

Como aprenden durante todo el año, las lecciones de los niños reflejan las estaciones, y trabajan duro o descansan según sea necesario.

Mandy cree que, gracias a la educación en casa, sus hijos son “salvajes y libres” y confían en quiénes son. Sus retos diarios son los mismos que los de otras familias, como despertarse malhumorados y la rivalidad entre hermanos. Sin embargo, la diferencia, según Mandy, es que la educación en casa les da tiempo para abordar estos problemas.

(Cortesía de Byrndle Photo vía Mandy Davis)

“Date a ti misma mucha gracia”

Para Mandy, su fe cristiana desempeña un papel fundamental en su educación en casa y en su filosofía de crianza, con el apoyo incondicional de su marido, Josh, que trabaja a tiempo completo como propietario de la empresa de tejados More Roof Life, en Oregón Central.

(Cortesía de Byrndle Photo vía Mandy Davis)

Mandy dijo: “He estado en suficientes escuelas para saber que los prejuicios naturales de los profesores, la religión y la política salen a la luz. No es algo intencionado, sino propio de la naturaleza humana. Me siento bendecida por ser esa profesora para mis hijos y establecer una brújula moral desde el corazón de nuestra familia”.

Desde que compartió en Instagram su cambio radical de carrera y fragmentos de su vida diaria como educadora en casa, Mandy ha recibido un apoyo abrumador. A menudo recibe mensajes de otros antiguos educadores, nuevas madres que educan en casa y adultos que educaron en casa en el pasado con historias similares. Ha sido capaz de construir una comunidad rica y valiosa.

Sin embargo, aparte del apoyo, Mandy también ha recibido una buena dosis de “comentarios negativos”.

“Algunos vienen de la incomprensión o simplemente de la falta de educación sobre lo que es la educación en casa, y otros de la frustración o simplemente de una negatividad tóxica”, dice.

Una foto de la vida hogareña de Mandy y Josh. (Cortesía de Byrndle Photo vía Mandy Davis)

Según Mandy, el mayor concepto erróneo sobre la educación en casa es que la gente piensa que hay una falta de socialización.

“Esto es un error”, dice. “Estar sentado en un pupitre rodeado de más de 25 compañeros de tu misma edad, mientras el profesor te dice que no hables, ¿es socialización? Estamos fuera todos los días, viviendo experiencias reales con todo tipo de personas”.

Lo más importante es que la familia de Mandy habla de todo y cree firmemente que no hay nada que no puedan resolver juntos.

“Siempre quiero estar ahí para mis hijos en las pequeñas cosas, para que sepan, más adelante en la vida, que pueden acudir a mí para las grandes cosas”, dice.

Mandy se compara a sí misma con un “invernadero”.

“No creo que haya que meter a los niños en una burbuja, pero me encanta la comparación con un invernadero”, dice. “No aíslo a mis hijos del mundo, pero conozco la importancia de aislar ciertas partes del mundo de mis hijos. Permitir que entre la luz y que se queden fuera las tormentas y las langostas, ¡qué bendición es dar a nuestros hijos esta ventaja en la vida!”.

Cree que en el futuro, cuando libere a sus hijos al mundo, podrán resistir cualquier tormenta.

(Cortesía de Byrndle Photo vía Mandy Davis)

Para Mandy, su misión es sencilla.

“La mejor manera de ser activista en materia de educación es hablar de ello”, afirma. “Creo que por mi formación en educación, tengo una voz única en el espacio, y siento el deber de usar esa voz para ayudar a tantos como pueda”.

Para defender la educación en casa, Mandy dirige dos podcasts: El Podcast Evolución Educativa, y el Podcast Hermana Educadora en Casa. También es ponente en la Conferencia Wild & Free en Tennessee, con todas las entradas agotadas, en otoño de 2023.

Mandy cree firmemente que la elección de escuela es una libertad importante y necesita convertirse en una parte regular e integral de la crianza de los hijos.

“La cuestión es la siguiente: no importa qué colegio elijas para tu familia, la educación de tus hijos siempre será tu responsabilidad”, afirma Mandy. “Educar en casa ha sido exactamente lo que nuestra familia necesitaba… y no será para todos, pero te animo a que encuentres esa opción escolar que canta a tu corazón”.

La madre de tres hijos aconseja a las familias que se plantean la transición a un estilo de vida basado en la educación en casa: “Date a ti misma mucha gracia. Nunca llegará un momento en el que lo sepas todo o te sientas completamente segura de tus habilidades. Al igual que un profesor de primer año que llega al aula sin experiencia docente previa, es algo que se aprende sobre la marcha, y tienes a tu alrededor una comunidad dispuesta a apoyarte”.

Vea el video:


(Cortesía de Mandy Davis)


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.