Disidentes cubanos denuncian que el régimen vende carne podrida a diabéticos y mujeres embarazadas

Por Jesús de León
09 de Julio de 2019 Actualizado: 26 de Julio de 2019

Uno de los grupos disidentes más grandes de la isla, publicó pruebas de que el régimen castrista vende carne podrida a la población del país en un mercado que no tiene refrigeración.

La organización disidente Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), fue entrevistada el domingo por el periódico español Diario de Cuba, en la que Damaris Rodríguez Ramos, miembro de esta organización, mostró la carne que parece ser de res que compró y consumió, y que tiene lo que parecen ser signos de descomposición, como el color verde.

Damaris, relató que el sábado 18 de junio fue a comprar en su tienda local, en la provincia de Santiago de Cuba, la carne de dieta destinada a las personas diabéticas y las embarazadas.

Aunque la carne tenía una coloración “verdosa”, algunos vecinos le dijeron que si la hervía podía aprovecharla.

“Los vecinos me dijeron que si la hervía y tiraba el agua, podía consumirla”, explicó. “Al día siguiente, herví un trozo, lo cociné y lo probé. Comí un pedacito y mira cómo estoy ahora. Desde ayer, mi estómago está revuelto, estoy vomitando, tengo diarrea”.

Rodríguez expresó su temor de que sus familiares hubieran muerto si se lo hubieran comido, y su preocupación por el debilitamiento de su propio estado de salud.

“Tengo diabetes, mi madre tuvo un aneurisma cerebral hace seis meses, mi hija está embarazada de cinco meses”, explicó. “Yo fui la única que comió esa carne, para probarla antes de dársela. Creo que habrían muerto”.

Según contó en el video, en la carnicería le dijeron que era “carne de primera”, pero Damaris piensa que “esa carne no deberían consumirla ni los perros”.

Dicha carnicería no cuenta con refrigeración para mantener en buenas condiciones los productos, y al régimen cubano no parece interesarle: “A ellos no le importa que los productos estén buenos o malos”, aseguró la entrevistada.

Según Rodríguez, la población local puede tardar hasta cuatro días en tener acceso a la carne en la tienda. Muchos esperan horas en la larga fila en medio del calor del verano para conseguir la carne rancia para sus familias.

Decenas de personas hacen cola (fila) para comprar pollo, a la entrada de una Tienda de Recaudación de Divisas (TRD) este jueves 23 de mayo de 2019, en La Habana (Cuba). EFE

“La tienda no tiene refrigeración (…) Cuando se ha reparado, ha sido con el dinero de los consumidores porque el Estado no se hace responsable”, señaló. “No les importa si alguien se enferma, muere, lo que sea. Sólo les importa si el producto se vende, bueno o no”.

Carlos Amel Oliva Torres, miembro de UNPACU, relacionó lo sucedido con el tipo de empresa comunista que existe en Cuba: “Esta es la empresa estatal socialista que Díaz-Canel (presidente del país) y otros se empeñan en dar continuidad, mientras limitan con ensañamiento al sector privado”, escribió en Twitter.

No es la primera noticia que aparece relacionada con la venta de carne descompuesta en Cuba.

El 1 de julio Yander Serra publicó en Facebook fotos que mostraban unas bolsas llenas de alimentos sobre el suelo y sin refrigeración, debajo del sol.

“Así se distribuye el Picadillo … para el pueblo Manzanillero, sin refrigeración, en el suelo de un camión sucio y a pleno sol de julio”, escribió.

La pasada semana, Manuel Aristigui Peña relató en Facebook que había ido a buscar la carne de su novia embarazada a una carnicería de la barriada de Colón, en La Habana, y se encontró con que la carne de dieta estaba en malas condiciones.

“Hoy en la mañana bajo a la carnicería que pertenece a la barriada de colón (…). A buscar la carne de dieta que le corresponde a mi novia por estar embarazada, al carnicero despacharme dicho producto inmediatamente me doy cuenta que la carne esta verde por diferente lugares, le pido una explicación, a lo que me responde que ninguna carnicería tiene refrigeración”, compartió Manuel Aristigui.

Cuba atraviesa en estos momentos por un nuevo periodo de racionamiento y escasez de alimenticios básicos, y que va desde la carne y los huevos de aves hasta el aceite de cocina y la harina. El régimen impuso un nuevo sistema de racionamiento, el más estricto desde el “Período Especial” tras el colapso de la Unión Soviética.

“El último dictador, Fidel Castro, convirtió a Cuba en una economía parasitaria, una sociedad que no puede sobrevivir sin depender de un Estado que lo sostenga. Así como la caída de la URSS sumió a Cuba en el ‘Período Especial’, también el colapso ahora de Venezuela provocó la actual crisis económica de Cuba”, reportó Breitbart.

En medio de la gran crisis alimentaria que vive el país, Damaris Rodríguez Ramos de UNPACU también denunció que en la carnicería “La Ejemplar”, en la misma ciudad de Santiago de Cuba, se descompuso una tonelada de pescado recientemente, según el medio español Diario de Cuba.

***

A continuación:

Memorias de un esclavo del comunismo

TE RECOMENDAMOS