Divertido gran danés pesa 170 libras pero insiste en comportarse como perrito faldero

Por Louise Chambers
21 de Noviembre de 2022 5:47 PM Actualizado: 21 de Noviembre de 2022 5:47 PM

Un gran danés de 170 libras de Wisconsin está provocando carcajadas en internet por su costumbre de saltar en los regazos a pesar de su enorme tamaño.

Kevin, de 42 años, propietario de un negocio de venta al por menor, y su esposa Beth Kempen, de 40 años, viven con sus dos hijos, Maddie y Colin, y dos grandes daneses: Joe y Larry.

Larry, que actualmente tiene 4 años y pesa 170 libras (unos 77 kg), se ha hecho popular por subirse con sus largas extremidades al regazo de la familia Kempen.

Larry sentado en el regazo de Kevin Kempin. (Cortesía de Larry the Great Dane)

“Es realmente una cosa de daneses”, dijo Kevin a The Epoch Times. “Diría que muchos gran daneses se creen perros falderos… siempre intentan sentarse a tu lado. Larry, en cambio, tiene que sentarse sobre ti”.

Cuando Larry quiere un poco de tiempo en el regazo, su táctica es “pegar su cara en tu cara” o “levantar su pata y tocarte”, dijo Kevin. Y al gentil gigante no le importa si la persona a la que se dirige está ocupada.

(Cortesía de Larry the Great Dane)

“Con Maddie, nuestra hija, que tiene 13 años, Larry es súper amable. Se arrastra lentamente y si ella dice ‘¡Ay!’, salta y lo vuelve a hacer. Con mi mujer, lo mismo. Conmigo, diría que el 90 por ciento de las veces es suave, pero hay un 10 por ciento en el que dice: ‘¡Ya voy, más vale que tengas cuidado!'”, dijo Kevin.

Kevin y Beth han compartido las travesuras de Larry en Instagram desde su adopción en 2018 y han acumulado más de 165,000 seguidores. No solo la familia y los amigos piensan que Larry es divertidísimo, el espectáculo de Larry sentado en su regazo se ha vuelto viral.

Antes de que Larry se uniera a la familia Kempen, Kevin tenía un bulldog inglés y Beth un Yorkshire terrier. Pero a Kevin le encantan los perros grandes, así que cuando un cliente mencionó que su gran danés había tenido cachorros, la pareja no pudo resistirse. Pensaban adoptar al hermano de Larry, pero el pequeño Larry les robó el corazón.

Larry sentado en el regazo de Beth Kempen (Cortesía de Larry the Great Dane)

Para facilitar la transición de Larry a su nuevo hogar, Kevin y Beth llevaron a casa una manta con un olor familiar de su madre, su padre y sus hermanos. Se tumbaron en la manta antes de llevarse a Larry a casa. Kevin cree que esto provocó la “obsesión de Larry por las mantas”. Hoy en día el perro tiene siete y roba habitualmente a otras personas, incluso a su hermano perruno y mejor amigo, Joe.

Además de su afición a los mimos y a sentarse en el regazo de la familia, Larry tiene otras manías, como olfatear la boca cada vez que la gente llega a casa.

“Creo que quiere asegurarse de que no has comido en algún sitio sin él”, dice Kevin.

Larry también busca aperitivos y todavía tiene su primer juguete, “Mr. Croc”, con el que duerme. Aunque el divertidísimo perro disfruta arrancando el relleno suelto del sofá, nunca ha destruido nada a propósito.

Larry sentado en el regazo de Maddie (Cortesía de Larry the Great Dane)

En los últimos cuatro años, Kevin y Beth han pasado por cinco sillones reclinables, cuatro sofás y una cama debido al enorme peso de Larry. Pero aunque el gran danés sea duro con los muebles, sabe contenerse con los amigos pequeños, como las nietas gemelas de Kevin y Beth, de 2 años, el perro de la madre de Kevin y el corgi amigo de Larry, China, al que deja trepar por encima de él.

“Creo que sabe que cuando es más grande que otros perros, tiene que ser amable. Pero en lo que respecta a acurrucarse con nosotros y sentarse en nuestro regazo, realmente cree que puede caber”, dijo Kevin. “Hacemos que funcione, porque ¿quién no quiere a Larry-amoroso, ya sabes?”

Larry también es un perro muy inteligente. Compartiendo una anécdota divertida, Kevin dijo: “Él mira y observa … Creo que se sentó allí y nos miró pulsar el botón para abrir la puerta del microondas. Una vez, mi hijo metió un sándwich de jamón en el microondas y se fue al baño. El microondas emitió un pitido y nadie pensó en ello”.

“Vi a Larry correr de la cocina a su habitación y mi hijo sale: ‘¿Dónde está mi sándwich? Nos quedamos en plan: ‘¿De qué estás hablando?’ y entonces, claro, miramos, ¡y ahí está Larry con un sándwich en la boca!”.

(Cortesía de Larry the Great Dane)

Desde que Larry puede llegar a la parte superior del frigorífico, la familia se ha resignado a que “no hay lugar seguro” para su hocico.

Larry comparte un vínculo “inseparable” con Kevin, que intenta llevarlo a todas partes. Disfruta de los paseos en camión y las caminatas con Kevin y no tiene ningún sentido del espacio personal cuando se trata de él.

(Cortesía de Larry the Great Dane)

Aunque es un perro muy bien entrenado, hay momentos en los que, según Kevin, le dejan hacer lo que quiera.

“La única manera en que puedo describir su personalidad es increíble”, dijo Kevin. “Sabe cuando estamos enfermos, así que es súper amable, sabe cuando estamos contentos y se pone contento… es simplemente increíble”.

(Cortesía de Larry the Great Dane)

Vea el video:


(Cortesía de Larry the Great Dane)


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.