Documento filtrado revela cómo el régimen chino censura el cine y la televisión

21 de Junio de 2018 Actualizado: 21 de Junio de 2018

Un documento recientemente filtrado desde la autoridad censora de medios en China, dio vuelta a la internet, revelando el extremo al que el Partido Comunista chino controla y decide cómo el contenido es producido.

El documento que circula en la popular plataforma social Weibo y también fue publicado por diversos portales de noticias en China, fue emitido por la Administración Estatal de Prensa, Publicaciones, Radio, Cine y Televisión (SAPPRFT por sus siglas en inglés). En él se explican las reglas internas de la agencia para determinar qué tópicos son apropiados o no, para el cine y la televisión.

Por ejemplo: el cómo representar una historia es un asunto particularmente sensitivo. “Desde tiempos ancestrales el territorio chino ha enfatizado la unidad”, menciona una de las regulaciones. En consecuencia, cualquier “tabú histórico” alrededor de reclamos territoriales deben ser evitados. La soberanía china debe ser enfatizada; a los diversos reinos en la periferia de la dinastía Han (206 A.C a 220 D.C); por ejemplo: no se les puede referir como “nación”. El régimen hace esto para mantener sus narrativas en las regiones, incluyendo, Xinjiang, Tíbet, Hong Kong y Taiwán.

Las autoridades comunistas también instruyen evitar las adaptaciones de famosas figuras históricas. El régimen chino tiene una historia de borrar elementos de la cultura tradicional china – más infamemente durante la Revolución Cultural de los 60´y 70’ cuando estatuas de figuras históricas, lugares culturalmente significativos, íconos religiosos y textos seminales del Confucionismo, Budismo y Taoismo; fueron considerados contra los intereses comunistas y por lo tanto destruidos.

El régimen chino incluso alentó la directa distorsión de los eventos históricos para sus propios propósitos. “Necesitamos fabricar la historia completamente. La fabricación se debe hacer hasta que se pueda encontrar la base histórica”, mencionaba una de las reglas.

En otro eco de la era de la Revolución Cultural, una de las sugerencias leía: “persiste en el materialismo, destruye y elimina la superstición feudal”. “Superstición” usualmente se refiere a las creencias folklóricas, espiritualidad y doctrina religiosa que el Partido Comunista ha intentado destruir;  llevando a la gente a reemplazar la fe por la ideología comunista.

Personas viendo un programa frente a un gran televisor en la ventana de una tienda de electrónicos en Wuhan, Provincia de Hubei, el 15 de mayo de 2017. (Kevin Frayer/Getty Images)

Aún más, cualquier cosa que pueda sugerir críticas o cuestionamientos sobre la legitimidad del régimen chino, está prohibido. “No comente precipitadamente sobre asuntos nacionales. Evite los problemas del sistema social, el estado actual del país, grandes preguntas sobre cómo el país será desarrollado”.

El cine y la televisión deberían en su lugar representar solo el lado bueno de vivir en China — a pesar de las duras realidades de constante vigilancia, abusos de derechos humanos, severa contaminación ambiental, por nombrar unos cuántos de los problemas sociales. “Enfatizar representar la belleza de las vidas de los ciudadanos. Mostrar que la gente está feliz y tiene una sensación de satisfacción”.

La censura del régimen chino, aplica a los actores mismos también. “El trabajo de cine y televisión realizado por celebridades y artistas que advocan por la independencia de Hong Kong y Taiwán, será priorizado para monitoreo.” Ambas regiones tienen sistemas políticos y económicos independientes separados de China continental. A Hong Kong le retornaron la soberanía, mientras Pekín considera a Taiwán como una parte de China, a pesar de su gobierno electo democráticamente.

En una entrevista con Radio Free Asia, un graduado de una academia de medios en China dijo que las restricciones del régimen chino en el cine y la televisión fueron las razones principales por las que no escogió ingresar en esa profesión a pesar de haberla estudiado.

“Ahora mismo, en tanto uno toma trabajo que es relacionado con la ideología [comunista], es peligroso. La industria del cine y la televisión está definitivamente, controlada estrictamente”, dijo el graduado.

 

TE RECOMENDAMOS