Documentos filtrados muestran que China antepuso la política a la ley en supresión de grupo espiritual

Por Rita Li
02 de Julio de 2021
Actualizado: 02 de Julio de 2021

Documentos filtrados obtenidos recientemente por The Epoch Times detallan que el sistema judicial chino no estaba en concordancia con la ley sobre la represión de Falun Gong en China, lo que pone de manifiesto la continua tensión a la que se enfrenta el grupo espiritual.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una práctica espiritual que incluye ejercicios de meditación y enseñanzas morales centradas en los valores de verdad, benevolencia y tolerancia.

La práctica había atraído a entre 70 y 100 millones de practicantes a finales de la década de 1990, antes de que el régimen chino lanzara un movimiento para erradicar a Falung a nivel nacional en julio de 1999. Según el Centro de Información de Falun Dafa, millones de practicantes han sido arrestados, condenados y detenidos.

Sin embargo, los abogados de derechos humanos que representan casos de Falun Gong son señalados como alborotadores, según un documento interno (pdf), emitido por el Comité de Asuntos Políticos y Legales del Comité Municipal de Dandong, provincia de Liaoning, en junio de 2015.

El documento está etiquetado como “Secreto”.

“Los tribunales y las fiscalías de todos los niveles [deben] reforzar el castigo a Falun Gong (…) centrándose en los juicios de los casos de Falun Gong e impidiendo que los abogados de derechos humanos ‘busquen peleas y provoquen problemas'”, decía.

En un informe de mayo, publicado un mes antes, se afirmaba que las autoridades habían resuelto “con éxito” los juicios cuando los abogados de Beijing defendían los derechos de los practicantes de Falun Gong.

El abogado de derechos humanos Li Ming, que se vio obligado a huir de China en 2018, dijo a The Epoch Times que la oficina 610 asistiría y supervisaría la audiencia judicial de los casos de Falun Gong.

La oficina, creada bajo el mando del exlíder chino Jiang Zemin el 10 de junio de 1999, funciona como una fuerza policial secreta extrajudicial cuyo objetivo es erradicar a Falun Gong en China.

“Aunque [los jueces y fiscales] creen que los practicantes de Falun Gong son inocentes al aferrarse a sus creencias, no se atreven a expresarse libremente en ese entorno de gran presión bajo vigilancia”, dijo Li.

En una ocasión, Li fue amenazado y reprimido por la oficina local 610 mientras trabajaba en Shanghai para defender a los practicantes de Falun Gong.

El documento también describe las tácticas de vigilancia y control utilizadas tanto en el país como en el extranjero, en internet y fuera de él, como la eliminación de las pancartas colgadas y los lemas pintados con spray por los practicantes locales, la vigilancia y el bloqueo de la información relevante en internet, y la recopilación de información de las organizaciones afiliadas a Falun Gong en el extranjero.

Además, un informe anual publicado en julio de 2017 por el Comité Municipal de Política y Derecho de Dandong muestra que los medios de comunicación estatales fueron convertidos en armas para desprestigiar a Falun Gong y orientar a la opinión pública.

En 2016, las televisiones y los periódicos locales emitieron materiales contra Falun Gong como parte de la educación patriótica de Beijing, bajo el mando del departamento de propaganda del comité municipal.

Los materiales, que incluían 60,000 artículos, 8,000 anuncios y una serie de columnas, llegaron a más de 150,000 residentes locales, según el informe.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS