Dolor en el brazo tras la vacuna contra COVID-19 podría indicar una complicación grave, dice doctor

Por Naveen Athrappully
28 de Octubre de 2023 5:34 PM Actualizado: 28 de Octubre de 2023 5:34 PM

Según el cardiólogo Peter A. McCullough, las personas que experimentan dolor en el brazo tras ponerse una vacuna contra el COVID-19 pueden correr el riesgo de enfrentarse a problemas cardiacos.

“Siempre pregunto a los pacientes si han tenido dolor en el brazo o una reacción más grave a los pocos días de la inyección. Puede ser un presagio de futuros acontecimientos adversos cardiovasculares graves, como la miocarditis y la muerte súbita cardiaca”, dijo el Dr. McCullough en un posteo publicado en Substack el 27 de octubre. La miocarditis es una inflamación del músculo cardiaco llamado miocardio, que puede reducir la capacidad del corazón para bombear sangre. El Dr. McCullough citó un estudio del 19 de septiembre publicado en la revista Radiology, en el que se afirma que 458 de los 700 participantes, es decir, el 65.4%, declararon dolor en el brazo tras la vacunación contra COVID-19.

“La puntuación visual del miocardio fue mayor en los pacientes que informaron de dolor en el brazo en comparación con los que no lo hicieron”, señala el estudio. Los participantes en el estudio eran “atletas de competición y aficionados” de Italia.

El cardiólogo señaló un estudio del 20 de julio publicado por Taylor & Francis, que encontró este dolor específico entre la mayoría de los participantes que se vacunaron contra el COVID-19.

Entre los 460 participantes en el estudio, el 81.3% declaró dolor en el brazo en el lugar de la inyección tras recibir la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19. Tras la segunda dosis, el 24.9 por ciento informó de dolor en el brazo. “El sexo masculino fue más propenso a presentar dolor en el brazo tras la primera y la segunda vacunación”, se indicó.

“En nuestra población de estudio, el dolor en el brazo se asoció inversamente con la infección por SARS-CoV-2 antes de la vacunación”. Se descubrió que los atletas que se habían infectado previamente con COVID-19 tenían “menos probabilidades de presentar dolor en el brazo tras la primera dosis de vacunación”.

Un estudio de noviembre de 2022 citado por el Dr. McCullough analizó los datos de la autopsia de 25 individuos que habían “fallecido inesperadamente” en los 20 días siguientes a la vacunación contra el COVID-19.

Cinco individuos del estudio recibieron vacunas contra el COVID-19 de ARNm y murieron a la semana de recibir las inyecciones. Cuatro personas murieron tras la primera inyección, mientras que la quinta falleció tras la segunda dosis.

En el 80% de los receptores de la vacuna de ARNm, el estudio identificó “miocarditis (epi-)aguda sin detección de otra enfermedad significativa o constelación de salud que pudiera haber causado una muerte inesperada”.

Los investigadores descubrieron una inflamación simultánea inducida por la vacuna en los músculos del corazón y en los músculos deltoides que coronan el hombro. En el corazón, la inflamación se encontró en el epicardio, la capa protectora más externa del órgano situada sobre el miocardio.

“La miocarditis puede ser una complicación potencialmente letal tras la vacunación anti-SARS-CoV-2 de ARNm”, concluye el estudio.

Problemas cardíacos

El Dr. McCullough también destacó un informe de diciembre de 2022 publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina, que llamaba la atención sobre la cuestión del aumento de los paros cardiacos entre los atletas.

Durante un periodo de dos años, “desde enero de 2021 hasta el momento de redactar este reporte, 1598 atletas sufrieron paros cardiacos, 1101 de ellas con desenlace mortal”, decía citando un estudio.

Un trabajador sanitario llena una jeringuilla con la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech en una imagen de archivo. (Emmi Korhonen/AFP vía Getty Images)

Se trata de una tasa de mortalidad superior a la registrada en un periodo de 38 años, entre 1966 y 2004, cuando “murieron 1101 atletas menores de 35 años (~29/año) debido a diversas afecciones relacionadas con el corazón”.

Citando otro estudio sobre 301 adolescentes de entre 13 y 18 años que recibieron dos dosis de la vacuna de Pfizer, el informe afirma que “el 29.24% de los participantes experimentaron complicaciones cardiovasculares como [taquicardia,] palpitaciones, y el 2.33% sufrió miopericarditis”.

Basándose en estos estudios, el Dr. McCullough determinó que un brazo dolorido puede ser un “presagio de futuros acontecimientos adversos graves cardiovasculares”.

El cardiólogo dijo que estaba “asombrado de cuántas personas se han aplicado una o más de las vacunas contra el COVID-19 están completamente libres de efectos secundarios”. Sugirió que muchos de los viales de la vacuna pueden haber tenido “poco o ningún ARNm viable”.

La falta de ARNm viable significaría que la proteína de espiga “no se produciría en el lado de la inyección (músculo deltoides) ni en otros tejidos, y eso explicaría la falta de efectos secundarios en el brazo y en otras partes del cuerpo”, escribió.

Toxicidad del ARNm

Un estudio de Alemania publicado este mes en la revista British Journal of Pharmacology descubrió que tanto las vacunas contra el COVID-19 de ARNm de Pfizer como las de Moderna formaban proteínas de espiga en las células del corazón humano a las 48 horas de la inyección. Tanto Pfizer como Moderna desencadenaron diferentes anomalías celulares.

En respuesta al estudio, el Dr. McCullough sugirió que las diferentes respuestas que tuvieron las células a las dos vacunas de ARNm podrían apuntar a una reacción de toxicidad del ARNm en estas células.

A pesar de los estudios que sugieren el riesgo de complicaciones médicas, algunos expertos siguen aconsejando a la gente que se vacune contra el COVID-19. Según John Hopkins Medicine, tanto Pfizer como Moderna son “altamente eficaces en la prevención de enfermedades graves, hospitalización y muerte por COVID-19”.

Recomendó a la gente que se vacunara contra el COVID-19 ya que “creemos que sus beneficios superan a sus riesgos”.

Sin embargo, el Dr. McCullough aconseja a la gente que la evite. Escribió en un posteo de Substack del 29 de octubre: “No recomiendo las vacunas de refuerzo contra la XBB.1.5 del COVID-19, la gripe o el virus respiratorio sincitial para adultos o niños sanos. Ninguna de estas vacunas es convincente y las afecciones son fácilmente tratables”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.