Dos funcionarias chinas son brutalmente perseguidas por el régimen al negarse a renunciar a su fe

"Eran libres de practicar su fe hasta que el gobierno chino comenzó de repente su brutal persecución"
Por La Gran Época
02 de Junio de 2019 Actualizado: 02 de Junio de 2019

Zhang Yijie, funcionaria del Partido Comunista Chino, era libre de enseñar la práctica espiritual Falun Dafa a sus compañeros de trabajo, en el sótano de la empresa y compartir los libros de la práctica, en los casilleros de sus compañeros de trabajo, en 1998.

Un año después, el régimen comunista proclamó que Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, y todos sus libros, estaban prohibidos.

Mi Ruijin, una investigadora médica retirada, con el rango de capitana del ejército, estuvo viajando por el país con el fundador de Falun Dafa, el Maestro Li Hongzhi, antes de que la brutal persecución del régimen comunista chino, comenzara en 1999.

Falun Dafa fue la práctica de qigong más popular en China, pero repentinamente se convirtió en el “enemigo público No. 1” del Partido Comunista, que se preocupó por la creciente influencia del grupo espiritual.

Sin embargo, aún siendo miembros del Partido Comunista, Zhang y Mi, sabían que la práctica aporta beneficios asombrosos a la gente y les enseña a ser mejores personas. Se negaron a dejar de practicar.

Una visión de la vida más elevada

(La Gran Época)

Las simples principios morales, de Falun Dafa, produjeron un profundo cambio, en aquellos que la practicaban.

La administración deportiva china estimó, a finales de la década de 1990, que había 70 millones de practicantes de Falun Dafa en China. La disciplina se difundió prácticamente de boca en boca.

Estas dos mujeres, ambas de familias con fuertes lazos con el Partido Comunista, vieron a Falun Dafa crecer muy rápidamente dentro del país, el cuál estaba hambriento de espiritualidad.

Mi Ruijin oyó hablar de Falun Dafa, por primera vez, en una clase en Beijing con su hermana y se sintió conmovida por los principios de cultivar la Verdad, la Benevolencia y la Tolerancia. Sabía que esto era lo que estaba buscando.

Mi, dijo que Falun Dafa” explica todo muy claramente, incluyendo de dónde vienen los humanos, a dónde van y cuál es el propósito de la vida”.

“Experimenté una felicidad que no puedo expresar con palabras”, dijo Mi, durante una entrevista reciente, en Flushing, Queens, donde ahora vive.

Tanto su mente como su cuerpo experimentaron cambios positivos. “Desde mis 20 años, no podía soportar el frío. Solía usar abrigos y todavía sentía un frío profundo. Al tercer día de las clases de Falun Dafa, eso desapareció. Estaba tan feliz, emocionada y sorprendida que no puedo explicarlo”, dijo.

Zhang Yijie con su marido y su hija en una fotografía sin fecha, en la Plaza de Tiananmen, Beijing. (La Gran Época)

Zhang Yijie, quien trabajaba como jefe de oficina en lo que ahora es el Ministerio de Comercio, dijo que sintió lo mismo con las enseñanzas de Falun Dafa.

“Tenía un marido de alto rango, una hermosa hija y un gran trabajo. Toda mi vida era tan tranquila. Pero sentía un sentimiento de vacío, pérdida y tristeza en mi interior”, dijo.

Cuando leyó Zhuan Falun, el texto principal de Falun Dafa, por primera vez, fue un impacto muy fuerte en su vida.

Zhang lloró cuando dijo: “Supe que encontré mi hogar y mi lugar de paz. Después de practicar, mi forma de pensar, mi visión de la humanidad, del cosmos y de la vida que tenía por delante, fueron cambiando”.

“Experimenté una alegría sin límites, una especie de felicidad que no tiene explicación, ni expresión. La alegría del corazón”, agregó.

Ataque violento

El Partido Comunista Chino inició la campaña contra Falun Dafa, el 20 de julio de 1999. Falun Dafa de repente fue considerado siniestro, peligroso y los practicantes eran ignorantes y absurdos.

Zhang fue enviada a 18 meses de reeducación mediante trabajos forzados, donde fue torturada. Se negó a firmar un documento que difamaba a Falun Dafa, y se agregaron 10 meses más a su sentencia.

Su marido también fue encarcelado y obligado a divorciarse de su esposa.

Mi Ruijin muestra folletos sobre Falun Dafa a los transeúntes, en Flushing, Nueva York, el 2 de mayo de 2015 (La Gran Época)

La persecución se extendió rápidamente por todo el país. Se documentó que miles de practicantes de Falun Dafa fueron torturados hasta la muerte, pero se cree que el número real es mucho mayor.

Los métodos de tortura reportados, incluyen quemaduras con colillas de cigarrillos, traumatismos contundentes, envenenamientos, golpes hasta la parálisis, descargas eléctricas y aun muchos más.

Un reporte general de las Naciones Unidas, escribió de las muertes extrajudiciales en 2004, diciendo que “la crueldad y la brutalidad, según los alegatos de estos actos de tortura, son indescriptibles”.

Los investigadores dicen que los practicantes de Falun Dafa encarcelados, fueron usados como banco de órganos vivos para hospitales militares.

Tanto Mi como Zhang, finalmente huyeron del país y se conocieron, por primera vez, en los Estados Unidos.

Zhang Yijie, el 2 de mayo de 2015. (La Gran Época)

Zhang Yijie y Mi Ruijin, en la actualidad, asisten a actividades, como desfiles y otras manifestaciones pacíficas, para concienciar sobre la difícil situación de los practicantes de Falun Dafa. Confían que a mayor cantidad de gente que se entere, más rápido terminará la dura persecución.

“Aún estaba vivo”: El estremecedor relato de un médico que sustrajo órganos en China

Nota del Editor:

Falun Dafa (también conocido como Falun Gong) es un sistema de meditación para el mejoramiento personal basado en los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Fue presentado al público por el Sr. Li Hongzhi en 1992 en China. Actualmente lo practican más de 100 millones de personas en 114 países. Sin embargo, este sistema de meditación pacífica está siendo brutalmente perseguido en China desde 1999. Para más información, por favor visite: falundafa.org y faluninfo.net.

TE RECOMENDAMOS