Dos leones atacan a un joven de 24 años en un zoológico y un hombre lo salva heroicamente

Por Venus Upadhayaya - La Gran Época
06 de Mayo de 2019 Actualizado: 06 de Mayo de 2019

Un compañero de zoológico se apresuró a ayudar a un colega de 24 años después de que dos leones lo atacaron cuando entró en su recinto en un zoológico del norte de Alemania el 4 de mayo.

El joven de 24 años entró en el recinto de los leones en el zoológico Serengeti Park de Hodenhagen, en Baja Sajonia, el sábado por la mañana, cuando ocurrió el incidente, informó Daily Mail.

El portavoz de la policía en Walsrode dijo que el guardia del zoológico entró al recinto de los leones después de que se les sirvió carne, unos cinco minutos antes de que el zoológico se abriera a los visitantes, informó el DW.

Un compañero vio el ataque, entró corriendo y lo rescató. Fue llevado en avión a un hospital con heridas graves pero sin riesgo para la vida.

Imagen de archivo de un león. (Alexas Fotos/Pixabay)

Las autoridades no tienen en claro por qué el cuidador entró en el recinto después de que se sirvió la carne a los leones.

El parque zoológico del Serengeti Park, con 1500 animales, se extiende sobre 120 hectáreas de tierra y está dividido en cuatro tierras temáticas: mundo animal, mundo mono, mundo acuático y el mundo de los parques temáticos, según Germany.travel.

Imagen ilustrativa de un león. (Alexas Fotos/Pixabay)

En un incidente similar, un león atacó a un domador durante una actuación en Ucrania el 23 de marzo.

El domador del circo se repuso al momento en que un león lo rasguñó en el suelo y le clavó los dientes en el brazo para levantarse y dirigirse al público jadeando.

Las imágenes de vídeo del circo muestran al entrenador Hamada Kouta luchando por recuperar el control del león después de que se volviera agresivo.

Finalmente, el ensangrentado Kouta se puso en pie y convenció al león para que volviese a su jaula antes de calmar al público y continuar con el espectáculo.

Más tarde Kouta se negó a culpar al animal, diciéndole a Louga 24, el canal de televisión local de la ciudad de Louga donde se presentaba el circo, que los leones eran sus “hijos” y que la culpa era suya.

Las fotos muestran a Kouta con profundos arañazos y marcas en sus brazos y hombros.

“Llamé a un león, y un segundo me atacó desde el frente”, dijo. “Lo detuve en medio de la pista y lo calmé, pero se negó a volver a su posición de sentado. Di un paso atrás, había un soporte detrás de mí, lo golpeé y caí”.

“El león me saltó encima y me mordió, pero gracias a Dios, no en el cuello”.

“Me dolía la espalda, el brazo y la pierna. Cicatrices de dos garras y un diente en mi pierna, marcas de dientes en mi brazo, una de 4 cm de profundidad de tres garras en mi espalda”.

Kouta dijo a los medios de comunicación locales que trató de reanudar la función para ayudar a calmar a los niños que se oyeron gritar mientras el león lo atacaba en el suelo.

“Los llamé tranquilamente, porque había niños entre el público”, dijo, según Louga 24. “Lo más importante para mí es ver a los niños entre el público”.

“Por supuesto, estaba cubierto de sangre, pero le pedí a todo el mundo que se calmara, y empecé la actuación de nuevo, desde el principio”.

Según el Evening Standard, una madre que observaba con sus dos hijos dijo: “Mi corazón se detuvo cuando el león se abalanzó sobre el entrenador”.

Kouta dijo que los leones estaban inquietos porque fueron puestos a actuar poco después de llegar a un nuevo lugar. Normalmente se les da un plazo de 3 días para establecerse.

“No tuvieron tiempo de adaptarse, porque llegamos y de inmediato comenzamos a actuar”, dijo.

“Estaban estresados, así que eso llevó al ataque”.

Pueden ser malhumorados, como las personas

Dijo que los buenos entrenadores deben ser sensibles al estado de ánimo de los animales.

“Pueden ser malhumorados, como las personas. Por ejemplo, usted puede despertarse en la mañana de mal humor. Eso es, todo el día será así. Son exactamente lo mismo”.

Pero para Kouta, los arañazos y las cicatrices son parte de su trabajo.

“Incluso tengo 72 puntos de sutura en el vientre”, dijo según el CIXD. “Cada cicatriz es para mí una experiencia. Porque cuando ocurren tales ataques, eso no puede repetirse”.

Pero a pesar del ataque, Kouta no ha perdido la confianza en los leones a los que llama sus hijos.

“Pero hay una línea roja, si te pasas por encima, puede que vaya en sentido contrario”.

***

Te puede interesar:

Encontrando paz interior y sabiduría: la historia de Nemanja Rebic

El talentoso músico Nemanja Rebic describe la conexión entre la virtud y la música y su encuentro de la paz interior en una de las ciudades más modernas y concurridas del mundo.

TE RECOMENDAMOS