Dueña de perrito fallecido publica advertencia sobre los juguetes de cuerdas: pueden ser mortales

Por La Gran Época
19 de Abril de 2019 Actualizado: 20 de Abril de 2019

Cuando Indria Tuckler se dio cuenta de que los juguetes para perros que había traído a casa para su golden retriever de 14 meses no eran seguros, ya era demasiado tarde.

Indria había comprado algunos “juguetes de cuerda” para sus perros que parecían “extremadamente duros” en ese momento. Ese mismo día, los encontró desgarrados y destrozadas en pedazos. Inmediatamente, tiró lo que quedaba y solo esperaba que sus perros no se hubieran tragado el resto.

Lamentablemente, ese no fue el caso. El cachorro de retriever, Sam, experimentó vómitos y diarrea, y murió dos días después. Casi 1 metro de cuerda fue encontrado en su estómago, junto con trozos de intestino perforado.

Después de la desafortunada experiencia, Indria se propuso compartir la lección que había aprendido para el beneficio de otros dueños de perros. Se conectó a Internet y publicó una advertencia en la página de Facebook de Vizsla Dog Lovers.

“¡Peligrosos juguetes de cuerda! ¡Cuidado!”, sentenció. En la publicación explicó que los juguetes comunes, pero mortales, se venden en los principales puntos de venta como “Petsmart, Petco, Homegoods, Marshall’s y TJ Max”.

Luego de la primea advertencia, Indria declaró:

La pelota se desenredó y le hizo varios agujeros en los intestinos mientras intentaba pasarla […] El daño de la cuerda fue tan grande que falleció dos días después.

Ni siquiera tuvimos la opción de tener otra cirugía. Rápidamente se puso séptica y sangró desde sus intestinos a su estómago.

El peligro está en la cuerda. La pelota se desenreda en varios metros de cuerda que los perros pueden tragar.

Los objetos lineales representan más peligro porque viajan a lo largo de los intestinos causando más daño al agarrar los intestinos en una bola apretada.

Indria había investigado algunos de los peligros que los juguetes de cuerda representan para los perros. Citó a Germantown Veterinary Clinic, que explicó que los perros que mastican los juguetes están, muy probablemente, comiendo algo de ellos; los juguetes de cuerda son particularmente peligrosos porque, cuando se comen, pueden cinchar los intestinos “como un cordón en los pantalones de ejercicio”, lo que es “muy doloroso para su perro […] y se pueden desarrollar laceraciones en el lugar donde la cuerda se hinca en la pared intestinal”, según su sitio web.

Sin embargo, compartiendo lo que le sucedió a Sam, Indria espera prevenir futuros accidentes y sufrimiento de otros perros. Sin mencionar que es increíblemente desgarrador para sus dueños también. Si más gente puede difundir el mensaje, puede salvar a todos los que tienen el corazón roto.

“Creo que hay poder en los números y si podemos compartir la historia de Sam, tal vez podamos salvar la vida de un perro”.

Imagen ilustrativa. (Crédito: alexei_tm/Shutterstock)

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Increíble momento en que este bebé nonato saluda en el ultrasonido

TE RECOMENDAMOS