Dulce perrito se detiene y olfatea todas las flores que encuentra

Por Louise Chambers
27 de Julio de 2022 2:23 PM Actualizado: 27 de Julio de 2022 2:23 PM

Un perrito con una enorme obsesión por las flores de olor dulce está inspirando a otros a pararse siempre a oler las rosas. De hecho, cualquier flor sirve.

Finn, esta mezcla de grifón de Bruselas y pequinés de 2 años y 9 libras de peso, que vive con Sarah Geers, de 25 años, desde que tenía 9 semanas, empezó a mostrar interés por las flores cuando solo tenía 3 meses.

“¡Lo vi olfateando el jardín de zinnias de mi padre y estaba fascinado!”, cuenta Sarah, enfermera titulada, a The Epoch Times. “Hice unas cuantas fotos y no tenía ni idea de que esto era solo el principio”.

(Cortesía de Sarah Geers)

La obsesión por las flores de Finn pronto creció hasta incluir todas las variedades.

Olfatea todas las flores cuando sale a pasear, asoma la cabeza por la barandilla de la terraza de Sarah para “oler” sus pensamientos colgantes y siempre se emociona con un ramo fresco, moviendo la cola y el trasero para mostrar su agradecimiento.

(Cortesía de Sarah Geers)
(Cortesía de Sarah Geers)

“Finn está maravillado cada vez que llego a casa con flores frescas cortadas”, dice Sarah. “También disfruta oliendo flores falsas; no juzga”.

Según Sarah, le gustan especialmente las vibrantes flores de pensamiento junto con las coloridas variedades de zinnias. Durante la primavera, a Finn le gusta correr por el campo de dientes de león y olfatear durante todo el trayecto.

“El único inconveniente de su simpática obsesión es que ya no puedo tener flores frescas en mi mesa de centro, porque Finn nunca deja de saltar y olerlas; ¡tengo miedo de que las tire!”. explica Sarah.

(Cortesía de Sarah Geers)

El astuto Finn también sabe que debe quedarse atrás cuando lo necesita. Desconfía de las flores más “peligrosas”, dice Sarah, y no se molesta en oler sus geranios o dalias, que no se consideran aptos para mascotas.

Sarah comparte las travesuras de su adorable cachorro con olor a flores y sus crónicas diarias en Instagram.

(Cortesía de Sarah Geers)

Compró a Finn a un criador de grifos de Bruselas cuando tenía 9 semanas. El criador no sabía que la madre de Finn, un pequinés, estaba embarazada hasta el día en que la encontraron llevando a Finn recién nacido en la boca. Cuando Sarah vio al “cachorro por accidente”, fue amor a primera vista, ya que le recordaba a su otro perro, Harley, una mezcla de Shih Tzu y Shar-Pei.

“Finn tuvo algunas citas extra con el veterinario para asegurarse de que estaba sano, dada la falta de cuidados prenatales”, dijo a The Epoch Times. “Estaba limpio, así que reservé un vuelo a Florida y di la bienvenida a mi pequeño a casa”.

(Cortesía de Sarah Geers)

El marido de Sarah, Matthew, que estaba desplegado en Afganistán, conoció a Finn seis meses después. Pero Finn tenía otro compañero de juegos con el que estrechar lazos mientras tanto: Harley, que ahora tiene 4 años.

Los dos disfrutan jugando y luchando durante todo el día, explica Sarah.

“Harley suele acicalar a Finn lamiéndole la parte superior de la cabeza. Esto dura más de 20 minutos y hace que Finn se duerma”, explica Sarah. “¡Es lo más bonito que se puede ver!”.

(Cortesía de Sarah Geers)

La orgullosa propietaria describe a Harley como su “cachorro independiente” y a Finn como su “cachorro de velcro”.

Compartiendo más sobre la personalidad de Finn, Sarah dijo: “Finn es el cachorro más feliz que he conocido. Le encanta la atención y la gente. Entre sus aficiones se encuentran los paseos en coche, tumbarse en el brazo del sofá como un gato, flotar en la piscina con sus flotadores y masticar Whimzees. No le gustan las tormentas eléctricas ni las espinacas.

Tiene un alma bondadosa, y siempre es el cachorro que reparte mimos extra en un mal día”.

Sarah y su marido, Matthew, con Finn y Harley. (Cortesía de Sarah Geers)

Finn y Harley desempeñaron papeles clave en la boda de Sarah y Matthew, siendo Finn incluso el “mejor perro de honor”. La pareja bautizó sus bebidas de boda con el nombre de “Harley’s Lemonade” y “Finn of the Beach”.

En diciembre de 2021, Sarah y Matthew cumplieron “la meta de todo millennial” al comprar su primera casa con un gran patio trasero para sus queridos perros en el pueblo de Palatine Bridge, Nueva York. Finn y Harley tienen ahora siete gloriosos acres para vagar, caballos de al lado que admirar y un montón de flores nuevas que oler.

(Cortesía de Sarah Geers)

“Los perros son almas preciosas”, dice Sarah, reflexionando. “Los perros solo están con nosotros durante un breve periodo de nuestra vida; nosotros estamos en su mundo toda la vida”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.