Duterte: Los comunistas son la mayor amenaza en Filipinas

Por Mimi Nguyen Ly
24 de Junio de 2020 10:31 AM Actualizado: 24 de Junio de 2020 10:31 AM

El presidente filipino Rodrigo Duterte dijo el lunes que los rebeldes comunistas están entre las principales amenazas a la seguridad nacional del país.

Duterte identificó el terrorismo como “la amenaza número uno para el país” durante una sesión informativa pública celebrada en el Palacio Malacanang de Manila. El mandatario descartó como una de las principales amenazas al grupo Abu Sayyaf, vinculado al ISIS, y en su lugar señaló a los “comunistas”.

“No es el Abu Sayyaf, no estos terroristas sin valor”, dijo Duterte, hablando en parte en filipino, según una versión traducida de su comentario por el medio Philippine Daily Inquirer. “Los objetivos de alto nivel son estos comunistas”.

“Esta es mi orden a las Fuerzas Armadas, a los soldados: ‘Derríbenlos'”.

Según el presidente, tanto Abu Sayyaf como al Partido Comunista Filipino (PCF) aprovechan la pandemia del COVID-19, cuando los organismos locales del orden público se centran en la lucha contra el virus. Según los datos reunidos por la Universidad Johns Hopkins, 1177 personas han muerto a causa de COVID-19 en este país del sudeste asiático.

“Esta [la crisis del COVID-19] ha sido aprovechada por estas fuerzas organizadas en contra nuestra: Abu Sayyaf, que son terroristas sin ideología, y el partido comunista, con ideología, pero más pernicioso en efecto, podrían socavar la paz y la seguridad de nuestra nación”, dijo Duterte.

El presidente filipino añadió que la insurgencia del PCF y su unidad armada, el Nuevo Ejército del Pueblo (NPA por sus siglas en inglés), “pondrán en peligro los valores democráticos que los filipinos disfrutan hace mucho tiempo”, informó ABS-CBN, la mayor red de radiodifusión del país.

Guerrilleros del Nuevo Ejército del Pueblo en formación en la cordillera de la Sierra Madre, situada al este de Manila, Filipinas, el 30 de julio de 2017. (Noel Celis/AFP vía Getty Images)

El gobierno filipino mantiene sus gestiones para detener las actividades terroristas como los secuestros y las operaciones de bombardeo, según la emisora.

Duterte está tratando de aprobar un proyecto de ley antiterrorista -el proyecto de ley de la Casa No. 6875- que enmendaría la Ley de Seguridad Humana del país de 2007, algo que recientemente certificó como “urgente”.

En una carta dirigida al presidente de la Cámara de Representantes de Filipinas, Alan Peter Cayetano, Duterte dijo que la aprobación del proyecto de ley tiene por objeto “abordar la urgente necesidad de fortalecer la ley contra el terrorismo a fin de contener adecuada y eficazmente la amenaza de actos terroristas, para preservar la seguridad nacional y promover el bienestar general”, según informó el Philippine Daily Inquire.

Duterte asumió el cargo en 2016 y está cumpliendo un mandato de seis años.

Bajo su administración, en diciembre de 2017 el gobierno filipino clasificó al PCF y al NPA como organización terrorista. Estados Unidos había designado en 2002, al PCF-NPA como organización terrorista.

Más de 100,000 personas han muerto en conflictos entre el gobierno filipino y el PCF-NPA desde 1969, en medio de múltiples conversaciones de paz fallidas en los distintos gobiernos, señaló The Diplomat en un artículo reciente.

Las conversaciones entre el gobierno bajo el liderazgo de Duterte y el PCF “no han llevado a ningún progreso sostenido más allá de ciclos de arranques y suspensiones”, señala el informe.

Siga a Mimi en Twitter: @MimiNguyenLy


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Grupos comunistas están detrás de las protestas violentas en EE.UU.

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.