Economista explica por qué no se puede confiar en las cifras económicas de China

Por Frank Fang y Jan Jekielek
29 de Octubre de 2021 11:48 AM Actualizado: 29 de Octubre de 2021 11:48 AM

En China hay dos “conjuntos de libros diferentes” que describen el estado de la economía del país. Uno de ellos se ajusta a la línea oficial promulgada por el Partido Comunista en el poder, pero se compone de datos falsos. Esta versión se hace pública. El otro conjunto contiene los datos reales, pero a este conjunto solo pueden acceder los funcionarios del Partido o comprarse en el mercado negro.

Eso es lo que dice Christopher Balding, que enseñó economía en la Facultad de Negocios de la Universidad de Beijing en Shenzhen durante nueve años, hasta 2018. Ese año, Balding perdió su puesto en la universidad tras expresar su preocupación por las prácticas de censura de Beijing. Luego abandonó China, argumentando estar preocupado por su seguridad.

Aunque la mayoría de la gente está familiarizada con la censura jerárquica del Partido Comunista Chino (PCCh) que restringe la libertad de expresión y el acceso a la información a la población, es posible que no se den cuenta del alcance de la censura dentro de la propia burocracia en expansión del régimen, dijo Balding, que ahora reside en Estados Unidos, al programa “American Thought Leaders” de EpochTV.

“También hay una enorme censura (…) sobre cómo se transmite la información hacia arriba”, dijo Balding. “Nadie va y le dice a su jefe: ‘Oye, este año hemos tenido un mal año'”.

Afirmó que “hay libros absolutamente diferentes” sobre los datos económicos en China.

Las autoridades regionales chinas incluso lo han admitido en los últimos años. En enero de 2017, las autoridades de la provincia nororiental china de Liaoning admitieron haber inflado los datos económicos de la provincia entre 2011 y 2014. Un año después, una ciudad del norte de China, Mongolia Interior, revisó sus datos económicos de 2017 tras admitir que había incorporado “añadidos falsos”.

Balding recordó una anécdota de su estancia en el país. Un funcionario chino le contó que otro funcionario que trabajaba en una sucursal local de la oficina nacional de estadísticas fue detenido por vender datos económicos reales.

Balding preguntó al funcionario si la persona estaba acusada de corrupción o de delitos contra la seguridad nacional, a lo que el funcionario respondió: “Oh seguridad nacional, no podemos hacer pública esa información”.

“Solo el escuchar la confirmación de que había datos reales y datos falsos, creo que fue bastante revelador”, dijo.

Este sistema de dos niveles ha generado un “floreciente mercado negro de datos” en el país, según Balding.

Sin embargo, el juego de la manipulación de datos es cada vez más difícil de llevar a cabo, dijo Balding. En concreto, al régimen de Beijing le resulta cada vez más difícil cotejar los datos manipulados con otros más difíciles de manipular, como la información observable, por ejemplo la calidad del aire y la intensidad de la luz.

Conciliar las cifras de la actividad industrial de una región con los datos de la calidad del aire podría ser revelador, dijo. Los datos económicos proporcionados por una provincia con una importante base de fabricación de acero podrían cotejarse analizando los niveles de calidad del aire de la región. Si la calidad del aire de la provincia es buena, es probable que los fabricantes de acero hayan quemado menos carbón. De este modo, sería difícil creer que la región tuviera altos niveles de actividad económica.

La sede de Evergrande en Shenzhen, China, el 14 de septiembre de 2021. (Noel Celis/AFP a través de Getty Images)

Evergrande

Aunque se ha postulado mucho sobre si el régimen chino puede o va a rescatar al asediado promotor inmobiliario Evergrande, Balding cree que la respuesta es bastante sencilla.

El PCCh “puede absolutamente hacer desaparecer este problema muy fácilmente”, dijo, señalando que los 300,000 millones de dólares en pasivos de Evergrande son una mera fracción del producto interior bruto (PIB) del país.

Pero la cuestión clave en esta saga es si los problemas de la promotora hacen metástasis en otros sectores de la economía china, como el comercio y la banca.

“El riesgo no es la propia Evergrande”, dijo Balding. “La verdadera cuestión es si [Beijing] puede gestionar esto para que la gente no pierda la fe en otras partes de la economía china, ya sea en el sector inmobiliario, ya sea en un proveedor de aluminio, ya sea en [una] empresa de cemento, ya sea en [un] banco”.

El 24 de octubre, Evergrande anunció que se habían reanudado las obras en más de 10 proyectos inmobiliarios en seis ciudades chinas diferentes, aunque la empresa no ha revelado el número de proyectos que ha suspendido entre los cerca de 1300 proyectos inmobiliarios en todo el país.

Balding señaló posibles problemas en un banco chino, Ping An Bank, con sede en la ciudad de Shenzhen, en el sur de China.

Según Reuters, Ping An Bank informó de que sus préstamos especiales pendientes habían aumentado un 37.3 por ciento en el tercer trimestre, en comparación con el final de 2020, en su informe de resultados publicado el 20 de octubre. El aumento de los préstamos pendientes se atribuyó a una crisis de liquidez en Shenzhen Baoneng, un conglomerado inmobiliario y de servicios financieros.

“La gente tiene fe en un banco porque puede ir allí y obtener su dinero”, dijo Balding. “Si la gente pierde la fe en el banco, aunque éste siga teniendo un buen balance, ese banco se va a hundir porque todo el mundo quiere ir a buscar su dinero”.

Sin embargo, cualquier problema derivado de la crisis de Evergrande se limitará principalmente a las fronteras de China, según el economista.

“No hay muchos flujos financieros desde fuera de China hacia el sector inmobiliario chino. No hay muchos flujos financieros hacia las empresas de aluminio chinas”, dijo Balding. “Sin embargo, se verían muy afectados sectores o empresas directas muy limitadas y específicas”.

Entre estas empresas estarían los fabricantes de mineral de hierro extranjeros, dijo, ya que los fabricantes de acero chinos reducirían sus compras de estas materias primas.

Epoch Times Photo
Urbanizaciones vacías en la ciudad de Ordos, Mongolia Interior, el 12 de septiembre de 2011. (Mark Ralston/AFP vía Getty Images)

Economía china

Según Balding, Evergrande no es el único caso en China en el que el crecimiento impulsado por la deuda se vuelve contra una empresa, ya que es un problema que afecta a todo el país.

China es un “país salvajemente endeudado”, dijo, afirmando que “el hogar chino está más endeudado que el hogar estadounidense”.

“Si comparamos la deuda de los hogares chinos con los de Rusia o México, que se compara bastante bien con la renta per cápita, los hogares chinos están mucho más endeudados que esos otros hogares”, dijo, señalando que la mayor parte de esta deuda está vinculada al mercado inmobiliario.

Según el South China Morning Post, la deuda de los hogares como porcentaje del ingreso disponible alcanzó la cifra récord del 130.9% a finales de 2020. La deuda de los hogares chinos se situó en el 61.3 por ciento del PIB del país en el primer trimestre de 2021.

“Simplemente no se puede llevar adelante una economía con los niveles de deuda que estamos viendo”, dijo Balding.

Unos niveles de deuda tan elevados impondrán una “enorme restricción” a la capacidad de gasto futura, frenando el gasto en bienes de lujo o en educación internacional, entre otras cosas.

Aunque se podría argumentar que esta adicción a la deuda, la crisis de Evergrande y otras tendencias están conspirando para arrojar al país a un territorio económico peligroso, Balding dijo que cualquier evaluación sobre la posibilidad de una crisis financiera debería tener en cuenta un factor clave: El sistema político de China.

Cuándo se enfrentará China a una crisis financiera, en opinión de Balding, es una “cuestión política más que económica o financiera”.

Los regímenes autoritarios, como el Partido Comunista Chino, no pueden permitirse el lujo de presidir tal agitación económica.

“Si alguna vez hay una crisis financiera en los estados autoritarios (…) no termina bien para el liderazgo”, dijo Balding.

El problema se convierte así en una “cuestión existencial” para el régimen comunista, dijo.

Todo esto significa que el líder chino Xi Jinping probablemente estará dispuesto a hacer lo que sea necesario para resolver una crisis.

“No hay cheque demasiado grande que él no extienda”, dijo Balding. “No hay rescate demasiado grande que él no esté dispuesto a pagar”.

Porque en última instancia, Xi “no quiere presidir el colapso de China”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.