EE.UU. acusa a Huawei de extorsión y de conspirar para robar secretos comerciales

Por Cathy He
13 de Febrero de 2020
Actualizado: 13 de Febrero de 2020

Fiscales federales han acusado al gigante tecnológico chino Huawei y a varias subsidiarias de conspirar para robar secretos comerciales y violar las leyes contra la extorsión, anunció el Departamento de Justicia (DOJ) el 13 de febrero.

Estos cargos se añaden a los cargos anteriores contra Huawei relacionados con violaciones de las sanciones impuestas por Estados Unidos a Irán en una imputación ya existente.

El último cargo de robo de secretos comerciales se relaciona con los supuestos “esfuerzos de décadas” de la compañía y sus filiales con sede en Estados Unidos y China para apropiarse indebidamente de la propiedad intelectual (PI) de otras compañías —incluidas seis empresas de tecnología de Estados Unidos— y utilizarla para hacer crecer el propio negocio de Huawei, señaló el departamento. Tales prácticas también sumaron a una conspiración para violar laLey de Chantaje Civil, Influencia y Organizaciones Corruptas (RICO), agregó.

La acusación de 16 cargos también alega que la empresa ha estado involucrada en negocios y proyectos tecnológicos en países sancionados, como Corea del Norte e Irán.

La acusación alega que una de las subsidiarias no oficiales de la empresa, Skycom, ayudó al gobierno iraní a realizar una vigilancia interna.

Una acusación previamente revelada en enero de 2019 acusó a Huawei y a sus afiliados de cometer fraude bancario relacionado con violaciones a las sanciones de Irán, al tergiversar a Skycom como una empresa con la que hizo negocios.

Una segunda acusación por separado, también presentada en enero pasado, acusó a la compañía de robo de secretos comerciales sobre un supuesto plan para robar tecnología relacionada con un robot de prueba móvil de la firma estadounidense de telecomunicaciones T-Mobile.

Los nuevos cargos se suman al creciente escrutinio estadounidense sobre las prácticas comerciales del gigante chino de telecomunicaciones y los riesgos para la seguridad nacional. La empresa fue incluida en una lista negra en 2019 por hacer negocios con empresas estadounidenses por motivos de seguridad nacional.

Presunto robo de secretos comerciales

La acusación formal alega que Huawei robó IP de seis compañías tecnológicas de EE.UU., incluyendo el código fuente y manuales de usuario para enrutadores de Internet, tecnología de antena y tecnología de prueba de robots.

Los fiscales dijeron que la compañía utilizó varios medios de “fraude y engaño” para lograr esto, incluyendo la firma de acuerdos de confidencialidad con los propietarios de IP y luego violar esos acuerdos al usar la IP para su propio uso comercial; reclutar exempleados de compañías objetivo para obtener acceso a IP de esas compañías; y el uso de representantes tales como profesores que trabajan en instituciones de investigación o empresas objetivo para obtener PI.

Como parte de este esquema, la compañía tenía un programa de bonificación para recompensar al personal que obtuvo información confidencial de los competidores, alega la acusación.

La empresa tuvo éxito en sus intentos de robar secretos comerciales y otra tecnología sofisticada de EE.UU., afirmó el Departamento de Justicia. Huawei, junto con sus subsidiarias, Huawei USA y Futurewei, acordaron reinvertir las ganancias de esta supuesta actividad de crimen organizado en su negocio global, incluso en los Estados Unidos, agregó.

“Como consecuencia de su campaña para robar esta tecnología y propiedad intelectual, Huawei pudo reducir drásticamente sus costos de investigación y desarrollo y los retrasos asociados, dando a la empresa una ventaja competitiva significativa e injusta”.

La compañía también trató de ocultar estas prácticas de robo de propiedad intelectual de la policía, alegan los fiscales. Por ejemplo, un manual de la compañía con la etiqueta “Top Secret” instruía a ciertos empleados a ocultar su empleo con Huawei durante las interacciones con funcionarios extranjeros encargados de hacer cumplir la ley, según la acusación.

Negocios en Corea del Norte e Irán

La acusación también alega que la compañía hizo negocios en países sancionados por los Estados Unidos, las Naciones Unidas y la UE, como Irán y Corea del Norte. Por ejemplo, utilizó filiales locales en los países sancionados para enviar bienes y servicios de Huawei a clientes en esos países.

Los fiscales alegan que la compañía buscó ocultar este negocio utilizando palabras clave en documentos internos para referirse a esos países, por ejemplo, “A2” para Irán y “A9” para Corea del Norte.

La acusación también alega que la compañía, a través de Skycom, proporcionó al gobierno iraní tecnología de vigilancia, que se utilizó para monitorear, identificar y detener a los manifestantes durante las manifestaciones antigubernamentales en Teherán en 2009. Esto contradecía las declaraciones anteriores de funcionarios de Huawei de que la empresa nunca proporcionó ningún equipo al gobierno iraní, y que su negocio en Irán no violó las sanciones estadounidenses relacionadas con Irán, dijeron los fiscales.

Un portavoz de Huawei, en una declaración enviada por correo electrónico a The Epoch Times, dijo que los nuevos cargos eran parte del intento del Departamento de Justicia de “dañar la reputación y el negocio de Huawei por razones relacionadas con la competencia en lugar de la aplicación de la ley”.

“La ‘empresa del crimen organizado’ que el gobierno acusó hoy no es más que un reempaque artificial de un puñado de acusaciones civiles que tienen casi 20 años y que nunca han sido la base de ningún juicio monetario significativo contra Huawei”, dijo el comunicado.

El senador Ben Sasse (R-Neb.), miembro del Comité Selecto de Inteligencia del Senado de EE.UU., aplaudió los nuevos cargos contra el gigante chino de telecomunicaciones.

“Estos crímenes; crimen organizado, conspiración para robar secretos comerciales y evasión de sanciones, son parte de la estrategia [del líder chino Xi Jinping] para hacer de China la superpotencia preeminente del mundo”, dijo Sasse en un comunicado del 13 de febrero. “Estados Unidos y nuestros aliados tienen la obligación de detenerlos”.

La administración estadounidense ha examinado a Huawei en los últimos meses. Se ha tratado de convencer a los aliados de EE.UU. para que impidan a la compañía el lanzamiento de 5G, argumentando que sus productos podrían ser explotados por el régimen chino para espionaje o para interrumpir las redes de comunicación.

Un gran jurado federal devolvió la acusación de reemplazo el 12 de febrero en un tribunal federal en Brooklyn, Nueva York.

A continuación:

¿Huawei espía a EE.UU. desde Latinoamérica?

TE RECOMENDAMOS