EE.UU. anuncia boicot diplomático a Juegos Olímpicos de Beijing por abusos de derechos humanos

Por Eva Fu
06 de Diciembre de 2021 5:10 PM Actualizado: 06 de Diciembre de 2021 5:11 PM

Estados Unidos dijo el 6 de diciembre que no enviará una delegación oficial a Beijing para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en protesta por la actual crisis de derechos humanos del régimen chino en Xinjiang. La medida no afectará a los atletas estadounidenses, que podrán seguir compitiendo.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que el “genocidio en curso y los crímenes de lesa humanidad” del régimen significan que Washington “no puede proceder como de costumbre”.

“La representación diplomática u oficial de Estados Unidos trataría estos juegos como algo habitual frente a los atroces abusos de los derechos humanos y las atrocidades de la RPC [República Popular China] en Xinjiang, y simplemente no podemos hacer eso”, dijo Psaki en una rueda de prensa diaria el lunes, semanas después de que el presidente Joe Biden dijera que la administración estaba considerando esa medida.

“Como el presidente le ha dicho al presidente Xi, defender los derechos humanos está en el ADN de los estadounidenses, tenemos un compromiso fundamental de promover los derechos humanos”, añadió, refiriéndose al líder chino Xi Jinping. Ambos líderes se reunieron por primera vez de forma virtual el 15 de noviembre.

La amplia campaña de represión del régimen chino contra los uigures y otras minorías musulmanas de la región de Xinjiang, en el extremo occidental del país, calificada por Estados Unidos y otros países como un genocidio, ha suscitado una creciente condena internacional. Activistas y legisladores de todo el mundo han pedido diversos niveles de boicot a los Juegos de Beijing como respuesta.

La última vez que Estados Unidos organizó un boicot olímpico fue en 1980. El entonces presidente Jimmy Carter encabezó a más de 60 países para protestar contra la invasión de Afganistán por parte de la Unión Soviética y se negó a competir en los Juegos Olímpicos de verano en Moscú, formando el mayor boicot de la historia olímpica.

A diferencia de la protesta diplomática de 1980, el boicot no afectará a los atletas asistentes.

“No creemos que sea el paso correcto penalizar a los atletas que han estado entrenando, preparándose para este momento, sentimos que podíamos enviar un mensaje claro al no enviar una delegación oficial”, dijo Psaki cuando se le preguntó por qué la Casa Blanca no había dado un paso más allá retirando a los atletas.

“Los atletas del equipo de Estados Unidos tienen todo nuestro apoyo. Los apoyaremos al 100% mientras los animamos desde casa”, dijo Psaki.

Es probable que el boicot provoque a Beijing. En una conferencia de prensa previa, el lunes, Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, acusó a Washington de “fanfarronear” e insinuó la adopción de “decididas contramedidas” si el boicot diplomático se lleva a cabo. Estados Unidos debe “adoptar una actitud correcta” para evitar “el diálogo bilateral y la cooperación en áreas importantes”, dijo Zhao.

Psaki, sin embargo, pareció no inmutarse ante tales advertencias. “Nuestra opinión es que esa no es la forma correcta de ver o enmarcar nuestra relación”, dijo a los periodistas. “Nuestra opinión es que la cooperación en cuestiones transnacionales no es un favor para nosotros, no es una transacción, la RPC debe tomar medidas en cuestiones para satisfacer las necesidades de la comunidad mundial”, dijo, utilizando la abreviatura de la República Popular China.

Ned Price, portavoz del Departamento de Estado, aclaró en una rueda de prensa posterior que el personal consular estadounidense en Beijing seguiría estando disponible durante los Juegos para asistir a los atletas estadounidenses y al equipo.

Varios legisladores estadounidenses llevan meses alentando el boicot. Tras el anuncio de la Casa Blanca, el representante Gregory Meeks (D-N.Y.), que también preside la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, elogió a la administración por tomar “la decisión absolutamente correcta”.

“La comunidad internacional no debería ayudar a la RPC a encubrir sus atrocidades contra los uigures y otras minorías”, dijo Meeks en un comunicado. “Ahora que Estados Unidos lidera adoptando una postura clara”, dijo, otros países también deberían unirse para hacer lo mismo.

“Tenemos que hablar con una sola voz y dejar claro que el silencio no es una opción cuando cualquier país, por muy poderoso que sea, socava gravemente los derechos humanos universales”, dijo.

Psaki, en la sesión informativa, dijo que la administración ha informado a los aliados de su decisión, y que dejará que esas naciones determinen cómo quieren proceder.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.