EE.UU. designa al centro promotor de Institutos Confucio apoyados por Beijing como misión extranjera

Por Cathy He
13 de Agosto de 2020
Actualizado: 13 de Agosto de 2020

El 13 de agosto, la administración Trump designó el centro que apoya a los Institutos Confucio respaldados por Beijing en Estados Unidos como una misión extranjera del régimen chino.

El Centro de los Institutos Confucio de EE.UU. (CIUS), con sede en Washington y sin fines de lucro, promueve los Institutos Confucio financiados por Beijing y las Aulas Confucio en escuelas y universidades de todo Estados Unidos. Los Institutos Confucio, que se autodenominan programas de idioma y cultura, han sido objeto de un intenso escrutinio en los últimos meses por su papel en la difusión de la propaganda y la supresión de la libertad de expresión en las instituciones educativas estadounidenses.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, dijo que la designación reconoce al “CIUS por lo que es: una entidad que promueve la propaganda global de Beijing y la campaña de influencia maligna en los campus de EE.UU. y en las aulas K-12”. La designación restringe las operaciones y la dotación de personal del CIUS en el país.

“Los Institutos Confucio están financiados por la RPC [República Popular China] y son parte de la influencia global y el aparato de propaganda del Partido Comunista Chino”, dijo Pompeo en un comunicado.

Un número creciente de Institutos Confucio han cerrado en los últimos años en medio de críticas sobre su papel dentro de la campaña del régimen para expandir su influencia global.

Actualmente hay 75 Institutos Confucio establecidos en universidades estadounidenses y cientos de Aulas Confucio en los grados K-12 del país, según el grupo de defensa de la educación, la Asociación Nacional de Académicos (NAS). Están financiados y gestionados por Hanban o la Oficina del Consejo Internacional de la Lengua China, una oficina del Ministerio de Educación de China.

Desde 2006, Hanban ha invertido más de 158 millones de dólares en unas 100 universidades de EE.UU. para los Institutos Confucio, según un informe del subcomité de investigaciones del Senado de EE.UU. de 2019 (pdf). Entre 2008 y 2016, Hanban gastó más de 2000 millones de dólares en la creación de tales institutos en los campus universitarios de todo el mundo.

Hanban designa al CIUS como su “representante en el extranjero” en Estados Unidos, según el informe del Senado. Pero el CIUS dijo al subcomité del Senado que no era la sede de los Institutos Confucio y que simplemente proporcionaba apoyo a los programas.

Los investigadores de la NAS han dicho que los Institutos Confucio presentan imágenes positivas del régimen chino mientras blanquean y evitan la discusión de temas considerados sensibles por el Partido Comunista Chino, como sus abusos a los derechos humanos.

Pompeo dijo que la medida era un intento de buscar reciprocidad en las relaciones con Beijing. A principios de este año, el Departamento de Estado también designó nueve medios de comunicación estatales chinos como misiones en el extranjero, en reconocimiento de su papel como órganos de propaganda del PCCh. Mientras tanto, la administración Trump ha acelerado sus acciones dirigidas a una serie de amenazas de Beijing, incluyendo abusos de derechos en las regiones de Xinjiang y Hong Kong, robo desenfrenado de tecnología estadounidense y agresión militar en el Mar de la China Meridional.

“Beijing ha disfrutado de un acceso libre y abierto a la sociedad estadounidense, mientras que ha negado ese mismo acceso a los estadounidenses y otros extranjeros en China”, dijo Pompeo.

Añadió que el régimen chino ha “aprovechado la apertura de Estados Unidos para emprender esfuerzos de propaganda a gran escala y bien financiados y para influir en las operaciones en este país”.

El secretario dijo que el objetivo de la última designación era “asegurar que los educadores estadounidenses y los administradores de las escuelas puedan tomar decisiones informadas sobre si se debe permitir que estos programas respaldados por el PCCh continúen, y si es así, de qué manera”.

“Estados Unidos quiere asegurar que los estudiantes de los campus de EE.UU. tengan acceso al idioma chino y a las ofertas culturales libres de la manipulación del Partido Comunista Chino y sus apoderados”, añadió.

Siga a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Institutos Confucio: amenaza a la libertad global | El caballo de Troya chino

TE RECOMENDAMOS