EE.UU. gana estratégicamente con autorización de Perú a tropas americanas y cooperación con la NASA

Por Autumn Spredemann
09 de Junio de 2023 2:19 PM Actualizado: 09 de Junio de 2023 2:19 PM

Cuando el Congreso de Perú anunció el 19 de mayo la llegada de tropas estadounidenses para participar en ejercicios conjuntos de entrenamiento de seguridad, la oposición de izquierda a la presidenta interina Dina Boluarte lanzó rápidamente el grito de golpe de Estado.

La medida creó un efecto dominó en la región, pues miles de personas siguieron expresando su ira y preocupación, incluido el expresidente boliviano de izquierda Evo Morales.

El Congreso de Perú indicó que la llegada de los militares estadounidenses comenzaría el 1 de junio y se prolongaría hasta el 31 de diciembre de este año. Pero la fecha de finalización de los ejercicios oficiales de entrenamiento en seguridad entre Estados Unidos y Perú está prevista para finales de agosto.

La serie de tareas de cooperación en materia de seguridad forma parte de un programa conjunto de la Fuerza Aérea estadounidense y el Comando Sur denominado Resoute Sentinel 2023.

El general B. Chance Saltzman, jefe de Operaciones Espaciales de las Fuerzas Espaciales de EE. UU., declara durante una audiencia del Subcomité de Fuerzas Estratégicas de los Servicios Armados del Senado el 14 de marzo de 2023. (Saul Loeb/AFP vía Getty Images)

Un total de 1172 militares estadounidenses participarán en el programa, según un comunicado de prensa del gobierno peruano.

El portavoz del Mando Sur de Estados Unidos, Richard Crusan, dijo a The Epoch Times que la embajada estadounidense confirmaba el número de tropas comunicado por el Congreso peruano.

Crusan señaló además que el despliegue era un “ejercicio anual estándar”.

“Las tres actividades que componen el ejercicio ‘Resolute Sentinel 2023’ se llevarán a cabo en Lima, Callao, Pucusana, Talara … Chiclayo y Piura, en diversas fechas entre el 1 de junio y el 29 de agosto de 2023”, señaló el comunicado de prensa peruano.

Los partidarios del destituido y encarcelado expresidente Pedro Castillo afirman que la llegada de tropas estadounidenses amenaza la soberanía nacional.

Sin embargo, los intereses de Washington parecen estar más centrados en el cielo que en las luchas políticas peruanas sobre el terreno.

Según los reportes, de los casi 1200 militares estadounidenses que se dirigen a Perú, más de 970 son miembros de la Fuerza Aérea y la Fuerza Espacial de Estados Unidos.

Apenas dos semanas después, otro funcionario peruano anunció la participación oficial del país en próximas misiones a la Luna con el Programa Artemis de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA).

El presidente ejecutivo del Instituto Geofísico, Hernando Tavera, confirmó la participación oficial de Perú en el Programa Artemis de la NASA durante una conferencia de prensa celebrada el 6 de junio.

La cooperación con la NASA se realizará utilizando el Observatorio Radioastronómico de Sicaya, situado en la región montañosa de Huancayo, en el centro de Perú.

El objetivo es utilizar el observatorio para controlar la trayectoria y comunicarse con las naves espaciales.

Taverna también señaló que la cooperación de su país con la NASA forma parte del objetivo histórico de la agencia estadounidense de establecer una presencia humana a largo plazo en la Luna.

Así lo admite la NASA en su sitio web, declarando: “Colaboraremos con socios comerciales e internacionales y estableceremos la primera presencia a largo plazo en la Luna”.

La cooperación de Boluarte con el ejército estadounidense y la NASA ofrece a Washington un escenario de dos pájaros de un tiro.

Por un lado, ofrece una fuerza pasiva que algunos alegan que pretende disuadir las protestas en curso contra el régimen del presidente interino.

Con un gobierno más estable y favorable a Estados Unidos en una región cada vez más hostil a sus intereses, Washington tiene poco que perder.

Y lo que es más importante, una presencia reforzada de seguridad estadounidense apuntando hacia el cielo crea un contrapunto significativo al programa espacial chino en rápido crecimiento y a las estaciones de vigilancia por satélite en el sur de América.

Alineación de estrellas

“Los acontecimientos han empujado al gobierno de Boluarte hacia una cooperación más estrecha con Estados Unidos”, declaró a The Epoch Times Evan Ellis, profesor de investigación sobre América Latina del Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos.

Ellis afirma que las “estrellas se han alineado” para las relaciones entre Estados Unidos y Perú a través de una serie de acontecimientos caóticos e impredecibles ocurridos en los últimos siete meses.

Todo empezó con el torbellino de la destitución y detención de Castillo el 7 de diciembre de 2022.

Ese mismo día, un Castillo visiblemente nervioso se dirigió al pueblo peruano y anunció su intención de disolver el Congreso, introducir enmiendas constitucionales e instaurar un toque de queda nacional obligatorio a las 22.00 horas.

El decreto era un intento de frenar los meses de protestas civiles contra su régimen y los intentos de destitución.

El tiro le salió por la culata.

El Congreso de Perú convocó una sesión de emergencia en la que 101 legisladores votaron a favor de destituir a Castillo por “incapacidad moral permanente”.

Su vicepresidente y actual jefe de Estado, Boluarte, juró entonces su cargo. El asombroso giro de los acontecimientos se produjo en sólo unas horas.

La vicepresidenta de Perú, Dina Boluarte, entra en el Diálogo de Líderes de la APEC en el Centro Nacional de Convenciones Reina Sirikit el 18 de noviembre de 2022 en Bangkok, Tailandia. (Lauren DeCicca/Getty Images)

Desde entonces, la asediada Boluarte ha tenido que hacer frente a meses de protestas de partidarios de Castillo que exigían su renuncia.

Para Estados Unidos, Castillo representaba un obstáculo para profundizar las relaciones bilaterales y el comercio.

En 2021, el recién elegido líder socialista dio prioridad a las relaciones con las empresas chinas, especialmente en el sector minero.

“Perú mantiene desde hace tiempo relaciones con Rusia, China y otros países”, declaró Ellis, y añadió: “Por supuesto, la presencia de China es motivo de preocupación. Es un momento muy delicado”.

Durante sus breves 16 meses en el cargo, Castillo repitió como un loro gran parte de la misma retórica antiestadounidense que se oye en otros regímenes de izquierda de la región, como Bolivia, Venezuela y Nicaragua.

Pero con Boluarte al timón, Washington tiene una nueva oportunidad de ampliar las relaciones de seguridad y frenar la presencia espacial de China, en rápida expansión, en el continente americano.

En cuanto a los simpatizantes de la izquierda que gritan “lobo” ante la llegada de tropas estadounidenses a Perú, Ellis se limitó a encogerse de hombros.

“Siempre ha formado parte del libro de jugadas de la izquierda latinoamericana exagerar la cooperación estadounidense en materia de seguridad. Esto no es nuevo”.

Ojos en el cielo

El momento de unirse a las iniciativas de seguridad en Perú no podría ser mejor para Estados Unidos.

El Partido Comunista Chino (PCCh) no ha ocultado precisamente sus ambiciones de convertir el programa espacial chino en líder de la industria. Al admitirlo en un libro blanco del gobierno de 2022, el PCCh declaró que su iniciativa espacial es “un elemento crítico de la estrategia nacional general”.

En la actualidad, se conocen 12 estaciones terrestres en Sudamérica que el PCCh utiliza como parte de una red global para mantener las comunicaciones por satélite.

Pero el hecho de que los servicios de inteligencia del PCCh utilicen una docena de estas instalaciones en el patio trasero de Estados Unidos ha desatado la preocupación entre los analistas de seguridad y los grupos de reflexión de Washington de que los agentes chinos puedan interceptar información sensible y espiar activos estadounidenses.

Un ejemplo destacado de esta preocupación es la estación terrestre Espacio Lejano, en Argentina.

Desde 2012, la instalación ha sido un secreto celosamente guardado después de que funcionarios locales arrendaran casi 500 acres a China para construir un observatorio espacial sin supervisión gubernamental.

El acceso público está prohibido. Ni siquiera los funcionarios del gobierno argentino pueden entrar sin un permiso especial. El único personal que entra o sale son agentes del PCCh.

El contrato entre ambas naciones también es dudoso. Establece que el gobierno argentino no puede “interferir o interrumpir” las operaciones de la instalación en ningún momento.

El ex jefe del Mando Sur de Estados Unidos, el almirante Craig Faller, alertó sobre la instalación Espacio Lejano en 2019 durante su testimonio ante el Comité de las Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes.

“Beijing podría estar violando los términos de su acuerdo con Argentina para llevar a cabo únicamente actividades civiles y podría tener la capacidad de vigilar y potencialmente atacar las actividades espaciales de Estados Unidos, sus aliados y socios”, declaró Faller.

Pero ésa era sólo una estación terrestre. Hay otras 11 por todo el continente.

“Perú lleva haciendo cosas con China en el ámbito espacial desde 2006”, confirmó Ellis.

Esto hace aún más oportuna la llegada de la Fuerza Aérea, la Fuerza Espacial y la NASA estadounidenses.

El senador Ted Cruz (D) se dirige a la tripulación del Artemis II durante una rueda de prensa celebrada por la NASA y la Agencia Espacial Canadiense el 3 de abril de 2023. (Mark Felix/AFP vía Getty Images)

El altiplano central y meridional de Perú está muy cerca geográficamente de tres instalaciones clave que China utiliza en sus iniciativas espaciales. Dos de ellas se encuentran en Bolivia, mientras que la tercera está en la región desértica de Atacama, en el norte de Chile.

En febrero de este año, el general Bradley Chance Saltzman, jefe de Operaciones Espaciales de Estados Unidos, calificó a China de “la amenaza más desafiante” para la seguridad mundial.

“Tenemos que tener en cuenta el hecho de que el espacio como dominio disputado ha cambiado fundamentalmente. El carácter de nuestra actuación en el espacio tiene que cambiar”, declaró Saltzman a los periodistas durante un encuentro con la prensa.

Y aunque la NASA opera separadamente del ejército estadounidense, la participación peruana en el programa Artemis sigue siendo una ganancia estratégica para Washington.

Ellis señaló que la NASA podría ofrecer “ventajas competitivas de recursos” en Perú.

Mientras tanto, China domina el tablero de ajedrez sudamericano en el que el PCCh se esfuerza por dominar el espacio y la inteligencia.

La Fuerza Espacial estadounidense y la NASA no respondieron a la solicitud de comentarios de The Epoch Times a tiempo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.