EE.UU. importó más de México que de China en 2023 por primera vez en dos décadas

Además, las importaciones de diciembre procedentes de Corea del Sur alcanzaron un nivel récord, superando los 116,000 millones de dólares

Por Andrew Moran
07 de Febrero de 2024 1:21 PM Actualizado: 07 de Febrero de 2024 4:03 PM

Por primera vez en más de 20 años, Estados Unidos compró más bienes de México que China en 2023, lo que resalta un cambio en el comercio internacional y destaca en los esfuerzos de desendeudamiento de Estados Unidos.

El año pasado, según nuevos datos de la Oficina del Censo, Estados Unidos importó más de 475,600 millones de dólares en bienes del país vecino del sur y exportó alrededor de 323,200 millones de dólares.

Estados Unidos registró un déficit comercial de 152,378 millones de dólares con México, un 16 por ciento más que el año anterior.

En comparación, Estados Unidos compró aproximadamente 427,000 millones de dólares en bienes a China y envió bienes por valor de casi 148,000 millones de dólares. El déficit comercial de Estados Unidos con Beijing se acercó a los 280,000 millones de dólares, es decir, un 27% menos que en 2022.

Esto convirtió a México en la principal fuente de importaciones oficiales.

La última vez que el comercio entre Estados Unidos y México superó al de China fue en 2002. Ese año, el comercio entre EE.UU. y México sumó aproximadamente 232,000 millones de dólares, frente a un comercio entre EE.UU. y China de casi 148,000 millones de dólares.

Como parte de la intensificación del cambio en el comercio mundial, los datos del Censo confirmaron que las importaciones de diciembre procedentes de Corea del Sur fueron las más altas registradas, superando los 116,000 millones de dólares. Esto marcó el tercer año consecutivo de aumento de las importaciones. Además, los déficits comerciales con Alemania, India, Italia y Taiwán alcanzaron niveles récord.

En conjunto, la brecha comercial de bienes y servicios de Estados Unidos cayó un 19% interanual a 773,400 millones de dólares, mientras las exportaciones aumentaron en 35,000 millones de dólares a 3053 billones de dólares y las importaciones cayeron a 142,700 millones de dólares hasta situarse ligeramente por debajo de los 3827 billones.

Esta fue la reducción más pronunciada desde 2009, debido a los esfuerzos de las empresas por limitar la acumulación de inventarios y a la transición de los patrones de gasto de los consumidores a los servicios.

El déficit de bienes se redujo en 121,300 millones de dólares, hasta 1061 billones, y el superávit de servicios aumentó en 56,400 millones, hasta 288,200 millones.

Los datos comerciales revelaron además que las exportaciones de alimentos y suministros y las importaciones de bienes de consumo fueron las más bajas desde 2020.

Los envíos de bienes de capital y de consumo y de vehículos de motor fueron los más altos registrados.

El superávit de petróleo subió a un máximo histórico de 30,100 millones de dólares al desplomarse las exportaciones de gas natural y petróleo en 2023.

En junio de 2018, el entonces presidente Donald Trump impuso aranceles del 25% a 50,000 millones de dólares de productos chinos. Beijing tomó represalias con su propio conjunto de aranceles, dirigidos a más de 1100 exportaciones estadounidenses.

El favorito republicano reveló en una entrevista reciente con Fox News “Sunday Morning Futures” que está considerando imponer aranceles del 60 por ciento a los productos chinos si es elegido presidente, y agregó que no busca desencadenar otra guerra comercial.

“Tenemos que hacerlo”, dijo el presidente Trump. “No es una guerra comercial. Con China me fue muy bien en todo. Quiero que a China le vaya muy bien, lo quiero. Y me agrada mucho… [el líder] Xi. Fue muy buen amigo mío durante mi mandato”.

En gran medida, el presidente Joe Biden ha mantenido intactos los aranceles de la era Trump. Sin embargo, los acontecimientos indican que la Casa Blanca ha estado considerando redoblar esta política comercial aumentando los impuestos sobre varios productos chinos, como los vehículos eléctricos, como parte de las medidas de la administración para mejorar el sector nacional de energía limpia.

Ante una multitud de miembros del sindicato United Auto Workers (UAW), el presidente Biden prometió que “no dejaría” que China dominara el mercado mundial de vehículos eléctricos “utilizando prácticas comerciales desleales”.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habla durante una visita a instalaciones de United Auto Workers (UAW) en el área metropolitana de Detroit, Michigan, el 1 de febrero de 2024. (MANDEL NGAN/AFP vía Getty Images)

En el último año, el presidente Biden se ha embarcado en una campaña de diversificación de la cadena de suministro mundial, dejando de depender únicamente de China. Funcionarios estadounidenses han descrito esto como una reducción del riesgo más que una desvinculación, ampliando las relaciones comerciales con toda una serie de países, especialmente en el Indo-Pacífico.

“Estados Unidos no busca desvincularse de China”, dijo la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, en un discurso en noviembre de 2023 en un evento de Asian Society.

Una ruptura entre las dos economías más grandes del mundo tendría “importantes repercusiones globales negativas” y sería “simplemente inviable”, explicó.

“Por el contrario, estamos reduciendo el riesgo y diversificando, invirtiendo en casa y reforzando los vínculos con aliados y socios de todo el mundo”, declaró Yellen.

La economía de China ha sido turbulenta durante el año pasado, fomentada por un colapso en el sector inmobiliario y los crecientes problemas de endeudamiento. El mercado bursátil ha respondido al caos con una fuerte caída, lo que llevó al régimen a lanzar un paquete de rescate.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, reconoció lo que está ocurriendo en Beijing y señaló que es poco probable que Estados Unidos sufra por la inestabilidad.

“Mientras lo que ocurra en China no provoque perturbaciones significativas en la economía o el sistema financiero, entonces las implicaciones para Estados Unidos —podríamos sentirlas un poco, pero no deberían ser tan grandes”, dijo Powell a “60 Minutes” de CBS News.

Incentivos a la reubicación

El presidente Biden ha fomentado la reubicación de la fabricación estadounidense y la entrada de empresas extranjeras como parte de la legislación histórica de la administración: la Ley de Reducción de la Inflación y la Ley CHIPS y Ciencia.

Con la concesión de cientos de miles de millones de dólares en ayudas federales y estatales, ya sean subvenciones o créditos fiscales, la Casa Blanca ha confiado en conseguir que más empresas nacionales y extranjeras establezcan o amplíen su presencia en Estados Unidos.

El reto para la industria ha sido que la fabricación estadounidense está paralizada en contracción o estancamiento, según las métricas.

El Índice de Gestores de Compras (PMI) del Institute for Supply Management (ISM), un indicador que mide si el sector manufacturero está creciendo o contrayéndose, se estancó en enero en territorio de contracción por decimoquinto mes consecutivo.

El S&P Global US Manufacturing informó una expansión de la actividad fabril el mes pasado y registró la mejor marca desde septiembre de 2022. Esta fue la tercera vez que se registra un PMI positivo desde diciembre de 2022.

Un sector de economistas afirma que la actual política industrial no está conduciendo a una reactivación de la industria manufacturera estadounidense.

Más bien, estas actividades legislativas han sido otro mecanismo para “decir que el gobierno federal elige a los ganadores y a los perdedores”, dice Jason Sorens, economista del Instituto Americano de Investigación Económica (AIER).

“Todavía no ha abierto sus puertas ni una sola fábrica de chips subsidiada, y la producción manufacturera ha bajado ligeramente”, escribió Sorens en un artículo de opinión de Fox News.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.