EE.UU. imputa a dos chinos por robar secretos de GE para favorecer a China

Por Cathy He - La Gran Época
29 de Abril de 2019 Actualizado: 29 de Abril de 2019

Un exingeniero chino y un empresario chino fueron acusados de espionaje económico y conspiración para robar secretos comerciales de General Electric (GE) en beneficio del régimen chino, según una imputación de EE. UU. publicada el 23 de abril.

Zheng Xiaoqing, de 56 años, exingeniero de GE, fue acusado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos el pasado mes de agosto por el presunto robo de propiedad intelectual relacionado con la tecnología de turbinas de GE.

La última imputación presentada contra Zheng y el empresario chino Zhang Zhaoxi, de 47 años, incluye más detalles sobre el caso del gobierno de Estados Unidos contra los dos chinos, en particular, que el presunto robo se llevó a cabo para beneficiar a China y que el régimen chino brindó “apoyo financiero y de otro tipo” a las empresas chinas que recibieron la información robada.

La acusación de 14 cargos alega que Zheng, mientras trabajaba en GE Power & Water en Schenectady, Nueva York, robó numerosos archivos electrónicos que contenían modelos de diseño, planos de ingeniería y especificaciones de materiales relacionados con las turbinas de gas y vapor de la compañía estadounidense.

Envió esos archivos por correo electrónico a su socio comercial Zhang, que se encontraba en China, dijeron los fiscales. Ambos habrían utilizado la información robada para ayudar a dos empresas de investigación y desarrollo de turbinas con las que estaban involucrados: Liaoning Tianyi Aviation Technology y Nanjing Tianyi Avi Tech.

Los fiscales alegan que Zheng y Zhang pretendían que los secretos comerciales beneficiaran a China.

Además, la acusación culpa a los dos chinos de coordinarse, a través de estas empresas, con funcionarios chinos para realizar acuerdos de investigación con instituciones estatales chinas a fin de desarrollar tecnologías de turbinas.

“La imputación alega un ejemplo de libro de texto de la estrategia del gobierno chino de robarle a las empresas estadounidenses su propiedad intelectual y replicar sus productos en fábricas chinas, lo que permite a las empresas chinas reemplazar a la empresa estadounidense primero en el mercado chino y luego en todo el mundo”, dijo en un comunicado el Fiscal General Adjunto para la Seguridad Nacional, John Demers.

Las turbinas de gas que propulsan los aviones son fundamentales para el desarrollo de la industria de la aviación, uno de los campos que el régimen chino pretende expandir agresivamente con su plan industrial “Made in China 2025”. La imputación afirma que los dos chinos actuaban con conocimiento de las ambiciones tecnológicas del régimen chino.

GE dijo en un comunicado que “estuvo en estrecha cooperación con el FBI y la Oficina del Fiscal de Estados Unidos durante algún tiempo en este asunto. En GE, protegemos y defendemos agresivamente nuestra propiedad intelectual y contamos con procesos estrictos para identificar estos problemas y colaborar con las fuerzas del orden”.

Zheng y Zhang fueron imputados formalmente el 18 de abril.

Zheng fue procesado el 23 de abril y se declaró inocente. Se le permitió permanecer libre bajo fianza. Se ha fijado un juicio con jurado para el 24 de junio en Albany, Nueva York. Se cree que Zhang está en China, dijo el Departamento de Justicia.

Antecedentes

Zheng fue contratado por GE en 2008. Su empresa sospechaba de él desde hace años, según la denuncia penal federal presentada el pasado mes de agosto.

“GE instaló un software de monitoreo en la(s) computadora(s) de Zheng en un intento de determinar qué información estaba encriptando y qué estaba haciendo con la información”, según la denuncia.

Zheng es un ciudadano estadounidense naturalizado radicado en Niskayuna, Nueva York. Cuando el FBI registró la casa de Zheng en 2018, encontró en su pasaporte que Zheng había estado en China cinco veces en los últimos dos años. También se incautó un manual que describía los recursos que el régimen chino ofrecía a las personas que proporcionaban ciertos conocimientos tecnológicos, según un artículo de Albany Times Union.

El caso de GE no es el primer caso de presunto robo de propiedad intelectual en la industria de las turbinas. En enero pasado, el fabricante chino de turbinas eólicas Sinovel Wind Group fue condenado por cargos federales por robar secretos comerciales a AMSC, una empresa estadounidense de tecnología energética, lo que resultó en pérdidas de más de 800 millones de dólares para esta última.

***

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS