EE.UU. podría prohibir la entrada a funcionarios chinos involucrados en la persecución a Falun Dafa

Por Janita Kan - La Gran Época
31 de Mayo de 2019 Actualizado: 31 de Mayo de 2019

El Departamento de Estado está tratando de impedir que los funcionarios chinos que participan en la persecución a Falun Gong ingresen a los Estados Unidos, según una declaración de un sitio web de EE.UU. que actúa como centro de información sobre la persecución de la práctica espiritual.

La agencia federal planea aumentar su escrutinio de las solicitudes de visa a los funcionarios extranjeros que han participado en graves violaciones de la libertad religiosa, según un comunicado de prensa del 31 de mayo del sitio web estadounidense Minghui.org.

Según el comunicado, estos funcionarios podrían tener sus visas de inmigración o de no inmigración (como las visas de turista o de negocios) rechazadas. Aquellos que ya han recibido visas podrían ser bloqueados para ingresar al país, según el aviso.

Según la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA) Sección 212 (a) (2) (G), cualquier persona que se desempeñe como funcionario de un gobierno extranjero, que sea responsable o haya llevado a cabo directamente violaciones particularmente graves de la libertad religiosa en cualquier momento, son inadmisibles para ingresar a los Estados Unidos.

Las violaciones particularmente graves de la libertad religiosa incluyen las violaciones sistemáticas y continuas de la libertad religiosa, como la tortura o los tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes; detención prolongada sin cargos; causando la desaparición de personas por secuestro o detención clandestina de esas personas; u otra negación flagrante del derecho a la vida, la libertad o la seguridad de las personas.

Como parte de la evaluación, el Departamento de Estado contactó a varios grupos religiosos y espirituales como parte de su rigurosa investigación. Un funcionario del departamento pidió a los practicantes de Falun Dafa en los Estados Unidos que presentaran una lista de los funcionarios chinos que saben que están involucrados en la persecución, según el comunicado de prensa.

Los practicantes de Falun Dafa meditan en el Central Park de Nueva York, el 10 de mayo de 2014. (Dai Bing/La Gran Época)

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, es una disciplina tradicional de superación personal con ejercicios de meditación basados en los principios de Verdad, Benevolencia, y Tolerancia. La práctica se introdujo al público en China en 1992 y ganó popularidad rápidamente, extendiéndose desde China a más de 80 países.

Según una encuesta estatal, la práctica llegó a más de 70 millones de seguidores en 1999, aunque los practicantes estimaron que el número era de más de 100 millones.

Ante el temor de que su popularidad pudiera poner en peligro el gobierno del Partido Comunista Chino (PCCh), en julio de 1999, el entonces líder del régimen chino, Jiang Zemin, lanzó una persecución en todo el país, por la cual los practicantes fueron detenidos y enviados a prisiones, campos de trabajo y centros de lavado de cerebro, donde a menudo son torturados en un intento de obligarlos a renunciar a su fe. La supresión continúa hasta el día de hoy.

Dos policías chinos arrestaron a un practicante de Falun Dafa en la Plaza de Tiananmen en Beijing el 10 de enero de 2000. La persecución a Falun Dafa continúa hace 20 años. (© AP | Chien-Min Chung)

Lai Shantuo, presidente de la Asociación de Falun Dafa de Washington DC, confirmó a La Gran Época que los representantes de la asociación se reunieron con funcionarios del Departamento de Estado a principios de este año sobre la nueva acción. Los funcionarios les dijeron que si bien las leyes que restringen la entrada han existido durante algún tiempo, la administración de los Estados Unidos ahora las aplicará más estrictamente.

“Esto muestra que el gobierno de los Estados Unidos ha entrado en una nueva fase en su preocupación por la persecución de personas de fe en todo el mundo, especialmente en relación con China, el violador más grave de la libertad religiosa en el mundo”.

Lai agregó que la medida es una advertencia para los funcionarios involucrados en la persecución a Falun Gong en China, especialmente aquellos que están pensando en visitar o huir a los Estados Unidos.

“Les está enviando un mensaje de que no puedes perseguir a Falun Gong”.

Anteriormente en 2011, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, firmó una proclamación para suspender el ingreso de serios violadores de derechos humanos a los Estados Unidos como inmigrantes o no inmigrantes.

“El respeto universal por los derechos humanos y el derecho humanitario y la prevención de atrocidades a nivel internacional promueve los valores de los Estados Unidos y los intereses fundamentales de los Estados Unidos”, afirmó la proclamación.

Esta no es la primera vez que un gobierno preocupado por la persecución a Falun Gong en China toma medidas para impedir que los funcionarios chinos ingresen a su país.

En 2017, un grupo de trabajo conjunto formado por diferentes cuerpos gubernamentales taiwaneses negó la entrada de al menos tres funcionarios del PCCh y miembros de sus “grupos de intercambio profesional”, porque estaban involucrados en la persecución de los practicantes de Falun Gong dentro de China.

El grupo de trabajo conjunto declaró además que ningún funcionario del PCCh vinculado a la “Oficina 610”, una organización extralegal del Partido creada con el único propósito de llevar a cabo la persecución, podrá ingresar a Taiwán en el futuro.

Al cierre de esta edición, el Departamento de Estado no ha respondido a una solicitud de comentarios.

Cathy He, Jennifer Zeng y Frank Fang contribuyeron a este informe.

***

Cómo el comunismo en China hace 20 años intenta eliminar a 100 millones de chinos

TE RECOMENDAMOS