EE.UU. pone en lista negra a empresas chinas involucradas en trabajo forzado y vigilancia genética

Por Emel Akan
21 de Julio de 2020
Actualizado: 21 de Julio de 2020

WASHINGTON—El Departamento de Comercio de EE.UU. agregó 11 compañías chinas a su lista negra económica el 20 de julio, citando su participación en violaciones y abusos de los derechos humanos en la región occidental de Xinjiang.

Las empresas estaban implicadas en ayudar al régimen comunista chino en su “campaña de represión, detención arbitraria masiva, trabajo forzado, recolección involuntaria de datos biométricos y análisis genéticos dirigidos a grupos minoritarios musulmanes”, declaró el departamento.

Estas compañías se agregarán a la lista de entidades de EE.UU., la cual prohíbe su acceso a los productos estadounidenses, incluidos los productos básicos y tecnología, a menos que obtengan la aprobación del gobierno de EE.UU.

“Beijing promueve activamente la práctica reprensible del trabajo forzado y los esquemas abusivos de recolección y análisis de ADN para reprimir a sus ciudadanos”, dijo el secretario de Comercio Wilbur Ross, en un comunicado.

“Esta acción garantizará que nuestros bienes y tecnologías no se utilicen en la ofensiva despreciable del Partido Comunista Chino contra las minorías musulmanas indefensas”.

Este fue el tercer grupo de compañías chinas agregadas a la lista negra desde octubre de 2019. La administración Trump agregó anteriormente un total de 37 compañías e instituciones a la lista para permitir la represión del régimen comunista en Xinjiang. Entre las compañías anteriormente incluidas en la lista negra se encontraban Hikvision y Dahua Technology, dos de los mayores fabricantes mundiales de productos de videovigilancia.

La nueva lista incluye nueve empresas que están involucradas en el uso de uigures y otros grupos minoritarios musulmanes como mano de obra forzada.

Entre ellas se encuentra Nanchang O-Film Tech, proveedor de casi dos docenas de compañías tecnológicas y automotrices, incluidas Amazon, Apple, Dell, General Motors y Microsoft.

Otra empresa es Changji Esquel Textile Co, fundada por el Grupo Esquel, una empresa china de fabricación de textiles que produce ropa para Ralph Lauren, Tommy Hilfiger, Hugo Boss y Patagonia.

Cuatro empresas incluidas en la lista de entidades en relación con la práctica del trabajo forzado —Nanchang O-Film, Hefei Meiling Co., KTK Group y Tanyuan—cotizan en la bolsa de valores de China.

Además, dos compañías—Xinjiang Silk Road BGI y Beijing Liuhe BGI—se agregaron a la lista de entidades por su papel en “realizar análisis genéticos utilizados para promover la represión de los uigures y otras minorías musulmanas”.

Los legisladores estadounidenses han expresado su preocupación por las fábricas que utilizan trabajo forzado en China.

La última propuesta provino del senador, Josh Hawley (R-Mo.), quien ha pedido que se responsabilice a las empresas estadounidenses por el trabajo esclavo en sus cadenas de suministro.

Hawley anunció el 20 de julio que presentaría la Ley de Certificación de Negocios Libres de Esclavos, que aumentaría los requisitos de divulgación corporativa, exigiría auditorias regulares y exigiría a los ejecutivos corporativos que certifiquen que las cadenas de suministro de sus empresas no dependen del trabajo esclavo.

El proyecto de ley también castigaría a las empresas estadounidenses que no cumplan con los estándares básicos de derechos humanos.

Al menos 83 marcas mundiales famosas han estado vinculadas al trabajo forzoso en China, en las industrias de tecnología, vestimenta y automotriz, incluidas Apple, BMW, Gap, Nike y Samsung, de acuerdo a un informe del Instituto Australiano de Política Estratégica.

El informe publicado en marzo estimó que más de 80,000 uigures fueron enviados a fábricas en China entre 2017 y 2019.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre

Mujer en EE.UU. recibe desesperada nota de SOS de un chino encarcelado en campo de trabajo forzado

TE RECOMENDAMOS