EE.UU. rechaza oficialmente las reclamaciones de Beijing sobre el Mar del Sur de China

Las tácticas de "intimidación" chinas para controlar la región fueron rechazadas por el Departamento de Estado
Por Cathy He
13 de Julio de 2020
Actualizado: 13 de Julio de 2020

El 13 de julio, Estados Unidos rechazó formalmente casi todos los principales reclamos territoriales de Beijing, en el Mar del Sur de China, con una marcada respuesta de la administración Trump a las amenazas planteadas por el Partido Comunista Chino.

“Las afirmaciones de Beijing sobre los recursos en alta mar, en la mayor parte del Mar del Sur de China, son completamente ilegales, como lo es su campaña de intimidación para controlarlos”, dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo, en un comunicado.

Si bien los funcionarios estadounidenses han descrito previamente las actividades del régimen de Beijing en la región como “ilegales”, las declaraciones de Pompeo representan el rechazo oficial de Estados Unidos a las reclamaciones específicas hechas por Beijing, al alinearse con un fallo de 2016 de un tribunal internacional. Filipinas impugnó los reclamos de China sobre la vía fluvial y llevó la disputa a la corte internacional.

Esa decisión vinculante rechazó los reclamos marítimos de China relacionados con las Islas Spratly y los arrecifes y bancos de arena vecinos. El régimen chino se ha negado a reconocer el fallo.

“La RPC [República Popular de China] no tiene bases legales para imponer unilateralmente su voluntad en la región”, dijo Pompeo.

China, Filipinas, Vietnam, Malasia, Brunei y Taiwán tienen reclamos competitivos en el Mar del Sur de China. Los reclamos de Beijing son los más grandes y cubren casi toda la vía fluvial. Hogar de ricas zonas de pesca y recursos naturales potencialmente valiosos, el Mar del Sur de China es también una de las principales rutas de marítimas del mundo.

En los últimos años, el régimen de Beijing ha tratado de reforzar sus reclamos en la vía fluvial estratégica mediante la construcción de puestos militares en islas y arrecifes artificiales. Además, también ha desplegado barcos de la guardia costera y barcos de pesca chinos para intimidar a las embarcaciones extranjeras, bloquear el acceso a las vías fluviales e incautar bancos y arrecifes.

Sus acciones agresivas han causado disputas territoriales con Vietnam, Filipinas y Malasia en los últimos años.

“Beijing utiliza la intimidación para socavar los derechos soberanos de los estados costeros del sudeste asiático en el Mar del Sur de China, intimidarlos con recursos extraterritoriales, afirmar el dominio unilateral y reemplazar el derecho internacional por ‘el poder que cambia la reglas’”, dijo Pompeo.

“La visión depredadora de la RPC sobre el mundo no tiene cabida en el siglo XXI”, agregó.

Aplicando el fallo de 2016, Estados Unidos rechazó los reclamos marítimos de China a varias áreas y características del Mar del Sur de China, que también son reclamadas por Filipinas, Malasia, Brunei e Indonesia. Como resultado, considerará ilegal cualquier acoso chino a los buques pesqueros o a la exploración petrolera en esas áreas, dijo el Departamento de Estado.

El ejército de EE.UU. ha realizado ejercicios de libertad de navegación y simulacros navales en las aguas en disputa para contrarrestar los reclamos de Beijing y preservar el acceso a las áreas que, según dice, constituyen aguas internacionales. Este mes, el Pentágono envió dos portaaviones para participar en ejercicios en el Mar del Sur de China, mientras que Beijing también realizaba simulacros en la región.

La decisión del departamento refleja una respuesta más dura de la administración a la agresión de Beijing, que incluye el encubrimiento del régimen al brote del virus PCCh, el control más estricto sobre Hong Kong y los abusos contra los derechos de las minorías étnicas.

“El mundo no permitirá que Beijing trate al Mar del Sur de China como su imperio marítimo”, dijo Pompeo.

“Apoyamos a la comunidad internacional en defensa de la libertad de los mares y el respeto a la soberanía y rechazamos cualquier intento de imponer ‘el poder que cambia la reglas’ en el Mar del Sur de China o en la región en general”.

Associated Press contribuyó a este informe.

Sigue a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

China expande su influencia en Latinoamérica

TE RECOMENDAMOS