EE. UU. toma el consulado chino en Houston, autoridades dicen que el cierre “no fue al azar”

Por Mimi Nguyen Ly
25 de Julio de 2020
Actualizado: 25 de Julio de 2020

Los agentes federales de EE. UU. y la policía local entraron y tomaron el control del consulado chino en Houston, Texas, el viernes, después de vencer la fecha límite emitida por la administración Trump para cerrar la instalación.

El desalojo se produjo cuando los funcionarios del gobierno de EE.UU. dijeron a los periodistas que la decisión de ordenar el cierre de la instalación diplomática de Houston “no fue al azar”.

El Departamento de Estado de EE. UU. ordenó el 22 de julio el cierre del consulado, otorgando el plazo hasta las 4 p.m. del viernes. Alrededor de las 4:40 p.m., un hombre que se cree es un funcionario del Departamento de Estado entró al consulado con otros, luego de forzar a abrir una puerta trasera, informó Houston Chronicle.

Un letrero dirige a los visitantes fuera del Consulado General de China en Houston, Texas, el 22 de julio de 2020. (Go Nakamura/Getty Images)

Antes de la fecha límite de desalojo, la policía de Houston instaló barricadas para cerrar las calles cercanas al edificio, informó el Chronicle.

Los funcionarios consulares salieron de las instalaciones en camionetas con placas diplomáticas justo antes de las 4 p.m., informó The Associated Press. Para entonces, los agentes federales estaban revisando las puertas cerradas del consulado, y había un cerrajero tratando de abrir la cerradura de una de las puertas.

Al otro lado de la calle había un grupo de unos 100 manifestantes en contra el Partido Comunista Chino (PCCh) a la hora del desalojo, informó Reuters.

La orden de cierre del consulado fue “para proteger la propiedad intelectual estadounidense y la información privada de los estadounidenses”, dijo la portavoz del Departamento de Estado Morgan Ortagus el 22 de julio. El presidente interino del Comité de Inteligencia del Senado, Marco Rubio (Rep.-Fla.), calificó la instalación como un “centro de espionaje masivo” para el PCCh, mientras que el Secretario de Estado Mike Pompeo lo acusó de ser un “centro de espionaje y robo de propiedad intelectual”.

En la mañana del viernes, Beijing ordenó el cierre del consulado de EE. UU. en Chengdu, en la provincia suroeste de China, Sichuan, en una aparente represalia.

Preocupaciones de seguridad nacional, la instalación de Houston “no fue al azar”

Un alto funcionario del Departamento de Justicia (DOJ) dijo a los periodistas en una teleconferencia el viernes que el consulado chino en Houston estaba implicado en una investigación de fraude de donaciones en una institución de investigación de Texas, y que la decisión de Estados Unidos de apuntar a ese consulado en particular “no fue una selección al azar”.

“Los funcionarios del consulado (…) estuvieron directamente involucrados en las comunicaciones con los investigadores y los orientaron sobre qué información recopilar”, dijo el funcionario del Departamento de Justicia, y agregó que el consulado de Houston fue uno de los que promovió las membresías del “plan de talentos”, con el que se pueden crear incentivos para robar la propiedad intelectual.

Estados Unidos han declarado que el consulado chino de Houston albergó a espías chinos que trataron de robar datos de instalaciones en Texas, entre ellas el sistema médico de Texas A&M y el Centro de Cáncer MD Anderson de la Universidad de Texas en Houston.

El funcionario del Departamento de Justicia dijo que el cierre de un consulado “a diferencia de todas las instalaciones” tiene la intención de “enviar un mensaje al resto de los funcionarios [chinos] que tienen que acabar con esto”.

“Las actividades de espionaje e influencias que se llevan a cabo en un consulado se podrían elevar en última instancia a un nivel que amenace nuestra seguridad nacional”, dijo el funcionario del Departamento de Justicia, añadiendo más tarde que “ha habido un aumento de la actividad maligna, la actividad de inteligencia con el tiempo, y en algún momento se dice que ya es suficiente, y luego se decide quién es uno de los peores delincuentes”, señalando que “ciertamente nofue al azar que hayamos elegido Houston”.

Un alto funcionario de inteligencia dijo que el robo de la propiedad intelectual y la tecnología era una preocupación primordial.

“Vemos este tipo de comportamiento en todos los ámbitos. Houston en particular, no obstante, sus coleccionistas [de ciencia y tecnología] fueron particularmente agresivos y particularmente exitosos. Creo que esa fue la razón por la que también nos inclinamos por Houston”, dijo el funcionario de inteligencia a los periodistas.

El Departamento de Justicia anunció el jueves cargos contra cuatro investigadores chinos por ocultar sus vínculos con el ejército chino. Una de los investigadoras, Tang Juan, quien trabajaba en la Universidad de California, Davis, fue detenida el viernes.

El alto funcionario del Departamento de Justicia dijo que los cargos representan “un microcosmos” de una “red más amplia de individuos en más de 25 ciudades”.

“Esa red se apoya en los consulados aquí. Los consulados le han estado dando a los individuos de esa red orientación sobre cómo evadir y obstruir nuestra investigación”, dijo el funcionario.

Tang había huido y se había refugiado en el consulado chino de San Francisco después de ser interrogado el 20 de junio por agentes del FBI, antes de ser arrestado.

El Departamento de Justicia anunció el 21 de julio que dos piratas informáticos chinos fueron acusados de haber robado millones de dólares en secretos comerciales y otra información sensible de empresas y agencias gubernamentales, y de intentar robar la investigación de COVID-19.

Aproximadamente el 80 por ciento de todos los juicios por espionaje económico iniciados por el Departamento de Justicia sostienen que se trata de una conducta delictiva destinada a beneficiar al PCCh. China está involucrada de alguna manera en cerca del 60 por ciento de todos los casos de robo de secretos comerciales, según el DOJ.

Ivan Pentchoukov, Frank Fang y The Associated Press contribuyeron con este informe.

Descubra

Nueva orden de Trump terminaría con las restricciones de las redes sociales

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS