EE.UU. tiene el superordenador más rápido del mundo y prohíbe a China su tecnología

Por Chriss Street - La Gran Época
01 de Julio de 2019 Actualizado: 02 de Julio de 2019

Estados Unidos ganó la corona del Top500 de velocidad de supercomputadoras de 2019 y luego prohibió a las empresas tecnológicas estadounidenses ayudar a China, que obtuvo ese título entre 2011 y 2018.

La supercomputadora Summit OLCF-4 construida por IBM e instalada en el Laboratorio Nacional de Oak Ridge ganó el premio Top500 de este año, con una velocidad de reloj de referencia estándar LINPACK de 143,5 petaflops (cuadrillones de cálculos) por segundo. El IBM construido por Sierra instalado en Lawrence Livermore Labs quedó en segundo lugar, con una velocidad de 94,6 petaflops por segundo.

Ambos sistemas de IBM funcionan con la tecnología IBM Power 9 de 24 núcleos con unidades centrales de procesamiento y 27.648 unidades de procesamiento gráfico Tesla V100 de NVIDIA. El sistema Summit mejoró su puntuación de referencia LINPACK de Computación de Alto Rendimiento con una actualización de software en noviembre de 2018 que resuelve lo que los científicos llaman “la aritmética de doble precisión (64 bits) de un sistema lineal denso y aleatorio en computadoras de memoria distribuida”.

En una muestra de los esfuerzos de la administración Trump por seguir dominando la carrera por el superordenador más poderoso del mundo después que las empresas estatales chinas obtuvieran la corona de 2011 a 2018, el Departamento de Comercio de Estados Unidos emitió el 22 de junio nuevas restricciones a la exportación dirigidas a cinco de los principales desarrolladores de superordenadores de China.

Las prohibiciones limitan el acceso a la tecnología de Estados Unidos para diseños de placas y procesadores multinúcleo, que podrían tener variadas aplicaciones para acelerar los programas de armas nucleares, encriptación, misiles balísticos, aviones de combate, submarinos y otros programas de defensa de China.

Las designaciones de la llamada “lista de entidades” del Departamento de Comercio culpan específicamente al Instituto de Tecnología Informática Wuxi Jiangnan de China, a Sugon de Beijing, a Chengdu Haiguang y a Integrated Circuit, y a Chengdu Haiguang Microelectronics Technology por “actuar en contra de la seguridad nacional o de los intereses de la política exterior de Estados Unidos”.

Advanced Micro Devices (AMD), con sede en Estados Unidos, también debe poner fin a su empresa conjunta de semiconductores THATIC (sin fábrica para ensamblar), de la que es propietaria en un 51%, con la Academia China de Ciencias y socios corporativos que tienen licencias para la fabricación de chips lógicos x86 en China; esta medida eludiría una orden previa del Departamento de Comercio que restringía las importaciones chinas de chips x86 de Intel Xeons.

Durante la administración de Obama, China en junio de 2011 superó a Estados Unidos como el superordenador más rápido del Top 500. China mantuvo el título durante los siguientes cuatro años confiando en los procesadores Intel de diseño estadounidense. Pero en 2016, China presentó el superordenador Sunway TaihuLight, construido con procesadores diseñados y fabricados en el país asiático con 93 petaflop/s, una velocidad cinco veces superior a la del superordenador estadounidense.

El Sunway TaihuLight también ocupó el primer lugar en el Green500 al alcanzar el mejor consumo máximo de energía del mundo con una eficiencia de carga de 6 Gflops/Watt (miles de millones de operaciones por segundo por vatio). Ganar la métrica G500 significa que Sunway TaihuLight consiguió el menor costo total de propiedad en confiabilidad, disponibilidad, facilidad de uso y consumo de energía de todas las supercomputadoras del mundo.

Después de asumir el cargo el 20 de enero de 2017, una de las primeras iniciativas del presidente Trump  amenazaba con aprobar un presupuesto ajustado para recortar el gasto federal en más de mil millones de dólares al año. El presupuesto de investigación científica del Departamento de Energía de Estados Unidos, que asciende a 663 millones de dólares, se redujo en 321 millones de dólares, en su mayor parte gracias a su programa de Investigación Científica Avanzada en Computación, (ASCR), que perdió la corona de la supercomputadora con China en 2011.

La dura reestructuración de la administración Trump parece haber motivado a ASCR a mejorar drásticamente el desempeño al ganar el Top500 en junio de 2018. ASCR fue recompensada en septiembre de 2018 por su espectacular logro con un presupuesto de 936 millones de dólares.

Las empresas chinas siguen siendo el número uno en la lista del Top500 de superordenadores de este año por el mayor número de sistemas, con 173 de Lenovo, 71 de Inspur y 63 de Sugon. Estados Unidos ocupó el segundo lugar con las empresas estadounidenses lideradas por HPE con 40 sistemas, seguidas por Cray con 39 sistemas e IBM con 12 sistemas.

 

***

A continuación

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

TE RECOMENDAMOS