EE.UU. y Europa sopesan sanciones a Bielorrusia por desviar un avión para arrestar a un periodista

Por LILY ZHOU
24 de Mayo de 2021
Actualizado: 24 de Mayo de 2021

Funcionarios estadounidenses y europeos dijeron que están coordinando sanciones contra Bielorrusia debido a que sus autoridades arrestaron, el lunes, a un destacado periodista de la oposición tras desviar un avión con una amenaza de bomba.

El vuelo, de la aerolínea irlandesa Ryanair, se dirigía a Vilnius, Lituania desde Atenas, Grecia, cuando el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, le ordenó a un avión de combate que escoltara al avión comercial para que aterrizara en Minsk.

Raman Pratasevich, cofundador del canal Nexta, de la aplicación de mensajería Telegram, fue arrestado después de que el avión aterrizó. Ahora enfrenta cargos que podrían conllevar una pena de prisión de hasta 15 años.

El director ejecutivo de Ryanair, Michael O’Leary, dijo que el incidente era el primero de este tipo para una aerolínea europea y lo catalogó como un “secuestro patrocinado por el estado”.

En declaraciones a la estación de radio irlandesa Newstalk, O’Leary dijo que estaba claro que “la intención de las autoridades rusas [sic] era retener a un periodista y a su compañero de viaje”, y que él cree que algunos “agentes de la KGB” fueron también sacados del avión, debido a que un pasajero le dijo a Reuters que parecía haber más asientos vacíos en el último viaje Minsk-Vilnius que cuando despegó de Atenas.

O’Leary dijo que Ryanair tendrá un informe detallado el martes con las autoridades de la OTAN y la UE y les ha preguntado si Ryanair debe volar alrededor de Bielorrusia.

Una portavoz del primer ministro lituano dijo más tarde el lunes que la última información disponible de Ryanair sugería que 126 pasajeros habían salido de la capital griega y 121 estaban presentes a su llegada a Lituania.

Franak Viačorka, asesor principal de la líder de la oposición de bielorrusa, Sviatlana Tsikhanouskaya, pidió sanciones y una zona de exclusión aérea sobre Bielorrusia.

Viačorka escribió en Twitter: “Estamos lidiando con un régimen terrorista. Qué hacer ahora: – Zona de exclusión aérea sobre Bielorrusia – Sanciones más amplias a los perpetradores – Cortar financiamiento al gobierno de Lukashenko: sancionar a compinches, sectores de petróleo y potasa, comercio de armas – Discutir sobre Bielorrusia en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y el G7 – Aumentar el apoyo a los medios de comunicación y la sociedad civil”.

La líder de la oposición bielorrusa, Svetlana Tikhanovskaya, se reúne con el presidente del Bundestag, Wolfgang Schaeuble, en el Reichstag, el 14 de diciembre de 2020, en Berlín, Alemania. (Andreas Gora-Pool/Getty Images)

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, y el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, condenaron el acto de Bielorrusia y exigieron la liberación inmediata de Pratasevich.

“Este acto impactante perpetrado por el régimen de Lukashenko puso en peligro la vida de más de 120 pasajeros, incluidos ciudadanos estadounidenses”, dijo Blinken en un comunicado.

“Los informes iniciales que sugieren la participación de los servicios de seguridad bielorrusos y el uso de aviones militares bielorrusos para escoltar el avión son profundamente preocupantes y requieren una investigación completa”, dijo.

Blinken dijo que Estados Unidos está coordinando su respuesta con socios, incluidos funcionarios lituanos y griegos y la Unión Europea.

Raab dijo que la acción de Lukashenko tendrá “serias consecuencias”.

“El Reino Unido está alarmado por los informes sobre el arresto del periodista de @nexta_tv Roman Protasevich y las circunstancias que llevaron a que su vuelo se viera obligado a aterrizar en Minsk. Estamos coordinando con nuestros aliados. Esta estrafalaria acción de Lukashenko tendrá serias consecuencias”, escribió Raab en un tuit.

En una declaración separada el lunes, Raab también pidió la liberación inmediata de otros presos políticos detenidos en Bielorrusia y dijo que “Lukashenko debe rendir cuentas”.

“El Reino Unido está trabajando con nuestros aliados en una respuesta coordinada, que incluye más sanciones”, dijo.

“El Reino Unido también pide que el Consejo de la OACI [Organización de Aviación Civil Internacional] se reúna urgentemente para considerar el incumplimiento, por parte del régimen bielorruso, de las normas internacionales que protegen la aviación civil”.

El secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab (izq.), se reúne con el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken (der.) en Carlton Gardens, el 3 de mayo de 2021 en Londres, Inglaterra. (Jonathan Buckmaster – WPA Pool/Getty Images)

Los líderes de la UE también han enviado señales para que se den respuestas “contundentes”.

El jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, dijo que el incidente fue “otro intento flagrante de las autoridades bielorrusas para silenciar todas las voces de la oposición”.

La presidenta de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen, dijo anteriormente que el incidente equivalía a un “secuestro”, mientras que el presidente lituano, Gitanas Nauseda, lo denominó un “acto terrorista patrocinado por el estado”.

El primer ministro irlandés, Micheal Martin, le dijo a la emisora nacional RTE que la desviación “ciertamente fue un acto coercitivo patrocinado por el estado”.

“Refleja el creciente autoritarismo en todo el mundo”, dijo Martin. “Estas figuras autoritarias toman decisiones premeditadas de este tipo… Tenemos que responder muy enérgicamente a eso”.

La primera ministra lituana, Ingrida Simonyte, dijo que Bielorrusia había cometido un “acto de terrorismo de estado dirigido contra la seguridad de los ciudadanos de la Unión Europea, contra otros países, contra la sociedad civil de Bielorrusia que busca asilo para escapar de la persecución del régimen, y en contra de la aviación civil internacional”.

Simonyte dijo que trabajaría con los socios internacionales de Lituania para cerrar el espacio aéreo de Bielorrusia a los vuelos internacionales.

Mientras los líderes occidentales trabajan en una respuesta coordinada, los políticos han pedido que se suspenda a Bielorrusia de las organizaciones internacionales.

En una carta conjunta el domingo, los presidentes de los comités parlamentarios de asuntos exteriores del Reino Unido, Alemania, Irlanda, Estados Unidos y los países vecinos de Bielorrusia, la República Checa, Letonia, Lituania, Polonia y Estonia, pidieron la suspensión de Bielorrusia de la OACI hasta que la organización lleve a cabo una investigación y la prohibición de todos los vuelos sobre Bielorrusia, incluidos los vuelos hacia y desde el país.

Los presidentes de los comités extranjeros también pidieron a los países de la OTAN y de la UE que sancionen al régimen de Bielorrusia y que no le permitan utilizar Interpol y otras organizaciones internacionales.

Mientras tanto, la aerolínea letona airBaltic ha dicho que decidió evitar el espacio aéreo de Bielorrusia, y un rastreador de vuelos online mostró que un avión de la aerolínea húngara Wizz Air también ha evitado el espacio aéreo de Bielorrusia.

Estados Unidos y la UE ya han impuesto sanciones a los principales funcionarios bielorrusos en medio de meses de protestas, que fueron desencadenadas por la reelección de Lukashenko para un sexto mandato presidencial en una votación que se llevó a cabo en agosto y que la oposición rechazó por sospechas de fraude. Más de 34,000 personas han sido arrestadas en Bielorrusia desde entonces, y miles fueron brutalmente golpeadas.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Bielorrusia dijo el lunes que las declaraciones de la UE eran “beligerantes”, insistiendo en que las autoridades del país actuaron “en total conformidad con las normas internacionales”.

Con información de Reuters, PA y The Associated Press.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS