EE.UU. y Guatemala implementan nuevo proceso de deportación “express” para inmigrantes ilegales

Por Pachi Valencia
22 de Agosto de 2019 Actualizado: 22 de Agosto de 2019

Estados Unidos y Guatemala han implementado un proceso de deportación mejorado para familias e individuos guatemaltecos que llegan a la frontera, informó el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) mediante un comunicado publicado el 20 de agosto.

La División de Control y Operaciones de Deportación (ERO) del Servicio de Inmigración y el Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE) informaron que “esta cooperación mejorada resulta en que ciudadanos guatemaltecos permanezcan menos tiempo bajo custodia del DHS”, para permitir que los agentes puedan enfocarse en la deportación de extranjeros que están dentro de EE.UU. de manera ilegal.

Así mismo, la agencia informó que esta nueva medida se ha implementado desde mediados de julio y ha logrado que los agentes cumplan dicha misión sin usar los recursos para albergar extranjeros ni manejar sus casos mientras esperan las resoluciones de sus procedimientos fuera de custodia.

“El proceso incluye que el DHS determine la ciudadanía guatemalteca de los individuos que serán deportados, que avise a funcionarios guatemaltecos quiénes están siendo deportados, y que Guatemala confirme las identidades de los individuos después de que han sido retornados”, publicó la agencia.

Los migrantes guatemaltecos utilizan balsas improvisadas para cruzar ilegalmente el río Suchiate desde Tecun Uman en Guatemala hasta Ciudad Hidalgo en el estado de Chiapas, México, el 22 de julio de 2019. (Alfredo Estrella/AFP/Getty Images)

Según la DHS, este nuevo proceso es similar a la forma en la que se está trabajando el tema de las deportaciones con México. Actualmente, solo unidades familiares y adultos que llegan solos a la frontera serán elegibles para dicho procedimiento.

En lo que va del año fiscal 2019, ICE ha deportado a casi 49.000 guatemaltecos, lo cual representa el 98% del total de guatemaltecos deportados en todo el año fiscal 2018. Esta cifra también incluye más de 1500 miembros de unidades familiares en 2019, lo cual representa un incremento del 50% de las deportaciones familiares en 2018, dijo el comunicado.

Así mismo, cabe destacar que el promedio de deportaciones de miembros de unidades familiares es de 30 deportaciones por semana, sin embargo, la semana pasada ICE repatrió a 817 guatemaltecos, de los cuales 238 eran miembros de unidades familiares.

“Esta nueva cooperación mejorada es solo una de las muchas maneras en las que los Estados Unidos y nuestros aliados centroamericanos están trabajando para abordar el flujo de migrantes hacia los Estados Unidos y para combatir a las organizaciones criminales despiadadas que participan en el contrabando humano”, dijo en el comunicado el Departamento de Seguridad Nacional. “ICE ya no exime clases o categorías de extranjeros indocumentados de la potencial aplicación de la ley. Todos quienes violan las leyes de inmigración pueden estar sujetos al arresto migratorio, la detención y, si reciben orden definitiva de deportación, la expulsión de los Estados Unidos”, enfatizó la agencia.

Travesía a la frontera es extremadamente peligrosa

Durante un último viaje a Guatemala donde se repatrió a 118 guatemaltecos, el director ejecutivo adjunto interino de ICE y de ERO, Timothy S. Robbins, desmintió algunas teorías de migración.

“Por demasiado tiempo, los contrabandistas les han dicho a los extranjeros que con solo llegar a la frontera o llegar con un niño, se les permitirá quedarse en los Estados Unidos. Esto simplemente no es cierto”, dijo Robbins.

“La travesía a la frontera sur de los Estados Unidos es en extremo peligrosa, en especial para los niños pequeños y otras poblaciones vulnerables. Violar las leyes estadounidenses al ingresar de manera ilegal a los Estados Unidos no es una manera efectiva de solicitar estadía legal en los Estados Unidos. Al final, si usted no tiene una base legal para permanecer en los Estados Unidos, será detenido y retornado a su país de origen”.

El director ejecutivo adjunto del servicio de Control de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos (ICE en inglés), Timothy Robbins, habla con la prensa a su llegada en un vuelo de guatemaltecos deportados este martes a la Fuerza Aérea en la ciudad de Guatemala (Guatemala). EFE/Dafne Pérez

El pasado 26 de julio, EE.UU. firmó un acuerdo de asilo con Guatemala que permitirá regularizar la situación de los solicitantes de asilo legítimos desde el país de origen y rechazar a los contrabandistas y traficantes de personas. El acuerdo incluye a Guatemala como “un tercer país seguro”, que se aplicará solo para refugiados salvadoreños y hondureños, quienes deberán tramitar su petición en el país centroamericano, aunque el máximo tribunal constitucional guatemalteco lo suspendió de manera provisional.

El presidente electo de Guatemala, Alejandro Giammattei, dijo que un acuerdo migratorio con Estados Unidos pasa “forzosamente” por medidas económicas que frenen el origen de la migración, y que van a pedir cooperación a EE.UU. para desarrollar la zona fronteriza entre México y Guatemala, durante una entrevista con VOA el 20 de agosto.

Reiteró además que su país no cumple con los requisitos de “tercer país seguro” como lo contempla la Convención de Ginebra. El presidente electo fue enfático al advertir que su país no está en condiciones ni siquiera de responder a los problemas de su población, que incluyen la violencia y la pobreza, de modo que no puede hacer mucho por ciudadanos de otros países.

El presidente electo Alejandro Giammattei habla durante una entrevista con AFP en la ciudad de Guatemala el 12 de agosto de 2019. (JOHAN ORDONEZ/AFP/Getty Images)

“¿Cómo va a hacer Guatemala para dar vivienda a miles de asilados? ¿Cómo va a hacer para dar empleo a miles de asilados? No es tan sencillo. El tercer país seguro está en la disposición de dar esas cosas. Nosotros no estamos en la bonanza económica para hacernos cargo de eso”, indicó.

Giammattei recordó que en virtud de la Convención de Ginebra, los países para aplicar como “tercer país seguro” deben garantizar cuestiones básicas a los migrantes como seguridad, salud, educación, alimentación y vivienda.

“No podemos garantizarles [estos requisitos]”, dijo Giammattei. “No lo podemos garantizar a los propios, menos a los extraños”, aseguró.

A diario ingresan a la Fuerza Aérea Guatemalteca de dos a tres vuelos diarios y cada uno trae entre 100 y 135 personas, según VOA.

Video relacionado

Agentes de la frontera dicen que “niños están siendo alquilados” para cruzar

TE RECOMENDAMOS