Egipto más allá de las pirámides

Por Fred J. Eckert
30 de Diciembre de 2019
Actualizado: 30 de Diciembre de 2019

“¿Cómo pude ser tan tonto como para no haber visto esto hasta ahora?”, me pregunté un día, mientras estaba a 785 millas (1263 km) al sur de El Cairo visitando Abu Simbel, cerca de la frontera con Sudán, en una zona donde el antiguo Egipto de los faraones se erguía una vez mirando hacia el antiguo Reino de Nubia.

Mientras miraba las cuatro colosales estatuas de arenisca del gran rey egipcio Ramsés II sentado en su trono con una enorme corona doble que significaba el reinado sobre el Alto y el Bajo Egipto, me sentí de la misma manera que la primera vez que contemplé maravillas como las pirámides, la Gran Muralla China, el Taj Mahal o las efigies de la Isla de Pascua.

Ya había estado dos veces en Egipto, pero solo en El Cairo para ver las pirámides y explorar el Museo Egipcio de Antigüedades. Ahora me doy cuenta que eso no es suficiente. Para apreciar verdaderamente Egipto, hay que mirar más allá de las pirámides.

faluca, rio Nilo
Una faluca navegando en el Nilo; estos pequeños veleros distintivamente egipcios son una vista común y son evocadores del Nilo y de Egipto. (Fred J. Eckert)

Las cuatro gigantescas figuras del faraón que más tiempo reinó en Egipto miden 66 pies (20 metros) de altura y están situadas en una fachada de 108 pies (33 metros) de altura cavada en el lado de un acantilado, una obra absolutamente increíble de arte egipcio antiguo que rivaliza con las pirámides. A pocos pasos, hay un templo más pequeño flanqueado por seis estatuas alternas de 35 pies de altura de Ramsés II y su esposa favorita, la Reina Nefertari, representada como la diosa Hathor.

Tanto el templo más grande de Ramsés II como el más pequeño de la Reina Nefertari fueron erigidos en el siglo XIII a.C. para impresionar e intimidar a los visitantes que viajan desde el sur de África con esta impresionante muestra de la grandeza de Egipto y la grandeza de Ramsés II. Más tarde abandonados, permanecieron enterrados durante siglos hasta que fueron descubiertos en 1813 por un explorador suizo que observó que sus cabezas sobresalían sobre la arena.

faraón Ramsés II
Las estatuas gigantes del faraón Ramsés II marcan la entrada al Templo de Luxor.
(Fred J. Eckert)

Esta última visita mía comenzó —como la mayoría de las visitas a Egipto— en El Cairo, donde visité el Museo Egipcio de Antigüedades y las pirámides, así como el museo que contiene el barco funerario del faraón Keops, cuya cercana pirámide es la más grande de las tres pirámides de la Meseta de Giza, siendo las otras dos las pirámides de Jefrén y Micerino.

Dado todo el tumulto de los últimos años, es posible que usted dude seriamente en considerar a Egipto entre sus principales opciones de viaje. Pero ha estado haciendo un sorprendente retorno a la forma. En 2018, más de 11 millones de turistas visitaron Egipto, y la Organización Mundial del Turismo lo clasificó recientemente como el destino turístico de mayor crecimiento del mundo.

No es de extrañar: Es una sensación tan impresionante ver las pirámides y la Gran Esfinge, la cara de un hombre (¿un faraón, quizás?) de 66 pies (20 metros) de altura y 190 pies (58 metros) de largo, y el cuerpo de un león que vigila las pirámides.

Desde El Cairo, volamos 420 millas (676 km) al sur hasta Luxor, la tierra de Tebas, capital del Nuevo Reino. Aquí, los faraones sucesivos construyeron dos grandes templos a lo largo de la orilla este del Nilo.

El Templo de Luxor, al que se entró por una fachada marcada por estatuas gigantes del faraón que construyó su primer pilón —Ramses II— es compacto en comparación con el Templo de Karnak, que se encuentra a poco menos de dos millas de distancia. Ambos están unidos por un sendero flanqueado a cada lado por una hilera de esfinges.

Karnak, no solo más extenso sino también más enrevesado, es más conocido por su Gran Sala Hipóstila, con 137 columnas gigantescas y una superficie más grande que el área de la Catedral de Notre Dame en París.

El Templo de Karnak
El Templo de Karnak, a sólo dos millas (3 km) del Templo de Luxor, es más conocido por su Gran Sala Hipóstila, con 134 columnas gigantescas. (Fred J. Eckert)

Cerca de allí, en la orilla oeste del Nilo, visitamos el Valle de los Reyes (más conocido por el descubrimiento a principios del siglo XX de la tumba de Tutankamón, de más de 3000 años de antigüedad) y el Valle de las Reinas. Las tumbas de muchos gobernantes y familiares y la nobleza fueron talladas en la roca dura de estos valles por gobernantes que prefirieron eso a las pirámides.

En esta área también se encuentra el magnífico Templo de Hatshepsut, el único faraón femenino del antiguo Egipto, en un gran anfiteatro al pie de un escarpado acantilado de piedra caliza; también están los Colosos de Memnon, dos estatuas sin rostro de 60 pies de altura entronizadas del Faraón Amenhotep III, una de las cuales los antiguos griegos y romanos creían que emitía un sonido de canto en cada amanecer.

Navegando por el Nilo

Por muy interesantes que sean los monumentos y las ruinas del mundo antiguo, también hay mucho que decir sobre las comodidades del mundo moderno, por lo que los mejores viajes a Egipto le mostrarán lo mejor de la época antigua mientras se aseguran de que experimente lo mejor de la actualidad.

Qué agradable fue, al regresar de un gran sitio antiguo, subir a bordo de un barco con aire acondicionado y navegar hasta nuestro próximo destino en el río Nilo en una especie de hotel boutique flotante de cinco estrellas.

Sun Boat IV,
El Sun Boat IV, el barco con aire acondicionado de Abercrombie & Kent en el que viajé, tiene cabinas espaciosas y una amplia gama de servicios. (Fred J. Eckert)

Mi camarote en el Sun Boat IV —el barco tiene 36 camarotes más cuatro suites— era inusualmente espacioso, con ventanas de piso al techo de ancho completo, un baño de tamaño decente y una cama muy cómoda. Estaba muy bien decorado e incluía una televisión satelital a color y un teléfono internacional de línea directa. El acceso a Internet también estaba disponible en el barco.

Este barco bellamente restaurado, magníficamente amueblado y decorado en estilo contemporáneo con influencia Art Decó, tiene un elegante salón y bar, un gimnasio bien equipado, una buena biblioteca, una pequeña piscina, dos espaciosas cubiertas para tomar el sol y un cómodo restaurante con ventanas panorámicas para que pueda disfrutar del paisaje mientras cena.

Las actividades a bordo incluyen una presentación de diapositivas por nuestro guía egiptólogo profesional, una actuación de folclore egipcio auténtico y una fiesta para la que cada uno de nosotros recibió un recuerdo “galabeya”, el traje tradicional egipcio, para que lo llevara.

La comida —una amplia selección de comida americana, continental, internacional y egipcia— y el servicio fueron excelentes.

Entre el área de Luxor y Asuán, nos detuvimos a lo largo del Nilo para visitar tres sitios adicionales. En Edfú, visitamos el Templo de Horus, el dios halcón. En Kom Ombo, visitamos un templo grecorromano, donde una mitad está dedicada a Horus el Viejo, o Haroeris, un dios halcón combinado con un dios de la luz cuyos ojos eran el sol y la luna, mientras que la otra mitad está dedicada al dios cocodrilo Sobek. En la zona de Asuán, visitamos el magnífico Templo de Philae, donde se encuentra un santuario especialmente bello en honor a la mayor de las diosas egipcias, Isis.

Templo Philae
El Templo Philae, en el área de Asuán, es un santuario especialmente hermoso que honra a la más grande de las diosas egipcias, Isis. (Fred J. Eckert)
Templo de Horus en Edfú
El Templo de Horus en Edfú, el monumento mejor conservado del país, honra a una de las deidades más importantes del antiguo Egipto. Adorado como el hijo de Isis y Osiris, Horus fue representado con la cabeza —y a menudo el cuerpo— de un halcón y fue el gobernante de los cielos y la deidad de los faraones. (Fred J. Eckert)

Dondequiera que fuéramos, nuestro guía egiptólogo dio vida a la historia explicando cuidadosamente el significado de los grabados en la pared y descifrando para nosotros muchas de las cosas escritas en los jeroglíficos.

A veces durante el viaje, me sentaba en la cubierta del Sun Boat IV, tomando café por la mañana o tomando té por la tarde, reflexionando sobre las maravillas que había visto hasta entonces y absorbiendo las vistas del Nilo. Pequeños veleros distintivamente egipcios llamados felucas navegaban llevando personas o materiales o incluso animales; un granjero solitario trabajaba su pequeña parcela en la tierra fértil cerca de la orilla del gran río; un joven cabalgaba por un sendero de la costa en un burro, balanceando una rama de palma contra su costado, haciendo que se moviera más rápido; escenas que seguramente no eran diferentes de las que yo habría visto si hubiera estado allí siglos antes.

¡Qué manera tan maravillosa de experimentar Egipto!

Si usted va

Información: Un número de los principales operadores turísticos que atienden en Egipto. Mi viaje fue a través de Abercrombie & Kent (AbercrombieKent.com, 800-554-7094).

La mejor época para ir: Durante el invierno. En verano hace mucho calor en Egipto.

Seguridad: Debido a que el turismo es una parte tan crucial de la economía egipcia, su gobierno se centra en la seguridad. Aún así, es prudente tomar todas las precauciones.

Consejo de viaje para su tranquilidad: Si alguna vez tienes que ser evacuado médicamente mientras viajas, te puede costar decenas de miles de dólares. Muchos planes que afirman que cubren esto se quedan cortos. Mi esposa y yo nos cubrimos contra esto con la membresía de MedjetAssist (MedjetAssist.com, 800-527-7478).

Guías: “Guía de Viaje de DK Eyewitness: Egipto” fue la única que llevé conmigo en este viaje. Es compacta pero completa. Sus mapas tridimensionales y sus puntos destacados de un vistazo hicieron que me resultara fácil navegar por los sitios por mi cuenta cuando tenía ganas de salir a ver las oportunidades fotográficas. Su gran fotografía hace que estas guías sean buenos recuerdos de tu viaje.

Fred J. Eckert es un embajador de Estados Unidos retirado y exmiembro del Congreso. Sus escritos han aparecido en muchas publicaciones importantes, incluyendo Reader’s Digest y The Wall Street Journal. También es un galardonado fotógrafo cuya colección de imágenes abarca los siete continentes.

*****

Descubra a continuación:

El increíble viaje de un hombre para convertirse en un maestro de Kung Fu

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS