Ejército de EE.UU. aprovecha el espíritu de libertad emprendedora para contrarrestar a China

Analistas piden un enfoque del tipo "salto hacia la luna" para resolver la amenaza a la seguridad nacional que representa la tecnología estatal China.
Por Simon Veazey
08 de Noviembre de 2019 Actualizado: 08 de Noviembre de 2019

Con el ejército chino cada vez más cerca en el espejo retrovisor, las fuerzas armadas de Estados Unidos están recurriendo con mayor frecuencia al espíritu de las nuevas empresas de tecnología para tomar distancia de las empresas de Beijing, que son de propiedad estatal y les gusta quedarse con lo ajeno.

Los analistas de seguridad nacional están pidiendo al gobierno de EE. UU.  llevar a cabo un programa del tipo “salto hacia la luna” para aprovechar la anticuada iniciativa estadounidense de libre mercado con el fin de contrarrestar la tecnología china, que ya se encuentra a la altura de otros campos como la inteligencia artificial, la computación en nube y la hipersónica.

El ejemplo más reciente es el contrato de computación en la nube de Microsoft -la Infraestructura de Defensa Empresarial Conjunta (JEDI, por sus siglas en inglés)- por valor de 10.000 millones de dólares.

El Comando Futuro del Ejército (AFC, por sus siglas en inglés), encargado de modernizar el ejército, fue creado en 2018 cerca del centro tecnológico de Austin, Texas, precisamente para aumentar la colaboración con la comunidad tecnológica e incorporar nuevos enfoques fuera del tradicional ciclo de adquisición en el ámbito de la defensa militar.

El AFC también está dejando atrás una cultura de adquisición material históricamente reacia al riesgo, como la de poner prototipos de armas en manos de soldados más rápidamente, acelerando el ciclo en una era en la que la última tecnología puede ser superada en solo unos meses, no en décadas.

En septiembre, un informe del Consejo de Relaciones Exteriores solicitaba la adopción de una estrategia tipo “salto hacia la luna”. La semana pasada analistas de defensa dijeron a los miembros de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes que generar el impulso de la innovación tecnológica de Estados Unidos con empresas de libre mercado era fundamental para superar la amenaza de China.

No queda otra opción

“El Departamento de Defensa de Estados Unidos no tiene otra opción más que recurrir a la experiencia en la investigación y el desarrollo de nuestras propias empresas de alta tecnología frente a lo que China está haciendo con sus numerosas empresas de nivel ‘Fortune 500’, muchas de las cuales son propiedad directa del Partido Comunista Chino”, dijo a La Gran Época el Dr. Robert J. Bunker, profesor adjunto de investigación del Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos.

“El ciclo de adquisición de defensa es mucho más lento que el ciclo de desarrollo de productos comerciales”, dijo Bunker.

“Es manejado por un gobierno burocrático del siglo XX (mentalidad jerárquica e industrial de la vieja escuela con flujos de información y procesos de toma de decisiones lentos) frente a un manejo empresarial corporativo del siglo XXI (mentalidad empresarial en red e informativa con flujos y procesos de reacción más rápidos)”.

Una imagen de un folleto del ejército de un futuro soldado. (Departamento de Defensa)

El desarrollo de la tecnología de defensa está cada vez más a la zaga del campo comercial, dice Bunker, señalando que el último presupuesto anual de investigación y desarrollo (I+D) de Apple de 14.000 millones de dólares podría haber pagado el portaaviones de clase Gerald R. Ford con cerca de 1000 millones de dólares de sobra.

“Lo mismo ocurre con las empresas extranjeras, como Huawei, con un presupuesto de I+D de 15.000 millones de dólares en 2018, una empresa que actúa como agente de confianza del régimen del PCCh”.

Bunker dice que las tecnologías que probablemente producirán más resultados incluyen redes y almacenamiento en la nube, big data analytics, IA (inteligencia artificial) basada en quantum, biometría, tecnología 5G, y sistemas autónomos y robótica.

Hay ciertos inconvenientes en la colaboración con las empresas de tecnología, que están lejos de los típicos contratistas de defensa, dice Bunker.

“La tecnología no es una especificación militar en cuanto a seguridad, robustez y protección”, dijo. “Destruye al personal de servicio, el personal de servicio lo romperá, y una fuerza opositora puede dañarlo, explotando una falla para tomar el control o poniendo en peligro una red militar”.

Rompiendo el ciclo

En 2018, el Comando Futuro del Ejército fue establecido para orientar al ejército, y abarca desde un grupo de contrainsurgencia equipado con material del siglo XX hacia una máquina del siglo XXI en constante evolución capaz de engañar a China y Rusia.

El 16 de octubre, el AFC publicó el documento Modernización del Ejército 2019 (pdf). Además de esbozar un marco de tiempo de 16 años, el plan proporcionó una actualización sobre un elemento clave: abarcar a la comunidad tecnológica.

“Cuando surgió el AFC, una de las intenciones era aprovechar a todos los innovadores que tradicionalmente no hemos buscado”, dijo el coronel Eric Smith, responsable de escribir la estrategia, a La Gran Época.

Smith dice que la participación de la comunidad tecnológica en general no es un cambio que se aleja del universo de defensa más amplio, sino “más bien un intento de ampliar un poco más la red”.

Una imagen conceptual que muestra helicópteros Bell con las fuerzas terrestres estadounidenses. El programa de Elevación Vertical es una de las seis áreas prioritarias identificadas en la Estrategia de Modernización del Ejército. (Helicóptero Bell)

“No diría que es LA respuesta”, dijo. “Lo vería más como un aprovechamiento de nuestra fuerza como sociedad abierta y basada en el mercado”.

Un programa de defensa tradicional podría durar dos décadas desde su inicio hasta la entrega final, según Smith, un tiempo suficiente para asegurarse de manera sistemática que un equipo impecable pueda ser puesto en manos de los soldados.

Pero el AFC no se preocupa por conseguir el equipo perfecto, sino por conseguirlo pronto.

“Nuestro eslogan es que estamos tratando de ‘mover el riesgo a un lado'”, explicó Smith, refiriéndose a una frase [cuando] comenzó su vida en la comunidad del software, que significa concentrarse en eliminar [cuanto] antes las opciones inviables. En otras palabras, intentar fracasar antes de tiempo.

“La tecnología se está moviendo muy rápido, y no entendemos totalmente el punto de inicio, cuáles son los usos de la etapa final y las capacidades de la tecnología”, dijo Smith. “Así que sería mejor que compráramos algo por adelantado, lo probáramos, lo pusiéramos en manos de los soldados, y luego tomáramos una decisión temprano.”

Tónico o quimioterapia

Pero al acercarse a la comunidad tecnológica para obtener un tónico se corre el riesgo de reforzar el cáncer de la tecnología militar china también, que en parte se ha basado en el robo de tecnología estadounidense de vanguardia de las mismas fuentes.

Smith reconoce que esta es una de las preocupaciones de seguridad.

La gente visita la exposición de Equipos de Información y Tecnología de Defensa de China en Beijing, el 18 de junio de 2019. (Wang Zhao/AFP via Getty Images)

“Si rebobinara de 20 a 30 años, y me preguntara dónde centraría la seguridad, diría que en las áreas políticas alrededor de Washington”, señaló. “Mientras que ahora…. ¿dónde está nuestro adversario? Nuestro adversario irá a Silicon Valley y a Boston, Massachusetts, para que puedan obtener las tecnologías”.

Altos funcionarios estadounidenses han destacado cada vez más el problema del robo de propiedad intelectual por parte de China.

“El robo de tecnología de China para beneficio militar es asombroso”, dijo el Secretario de Defensa Mark Esper en septiembre, cuando advirtió a Europa que no se pusiera demasiado acogedor con Beijing.

El secretario de Defensa, Mark Esper, realiza una conferencia de prensa en el Pentágono en Arlington, Virginia, el 28 de agosto de 2019. (Alex Wong/Getty Images)

El 23 de julio, el director del FBI, Christopher Wray, dijo a los senadores que la agencia tiene más de 1000 investigaciones activas sobre el robo de propiedad intelectual estadounidense, “casi todas ellas conducen a China”.

“Los 1000 casos actuales del FBI son una fracción del volumen real de los robos cometidos por el Partido Comunista Chino”, indicó Casey Fleming, CEO de BlackOps Partners, una consultora especializada en la protección de organizaciones contra el robo de secretos comerciales.

Los legisladores se están despertando frente a la amenaza china.

El 29 de octubre se presentó un nuevo proyecto de ley para evitar que los espías chinos roben tecnología sensible estadounidense en las instituciones académicas.

Pero matar este cáncer sin prestar atención a la fuerza subyacente del paciente podría ser imprudente, advierten algunos analistas.

El exsenador Jim Talent es copresidente de un grupo de trabajo establecido por el Instituto Reagan para centrarse en la seguridad nacional y la innovación.

El 30 de octubre, en un testimonio ante la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, Talent dijo que existe una tensión constante entre la adquisición de tecnología y la seguridad.

Usando una analogía futbolística, lo describió como una cuestión de defensa o de ataque, diciendo que Estados Unidos debería inclinarse más por el lado de la ofensiva.

“Creo que vamos a ganar en la ofensiva.”

Talent dijo que se necesitaba un cambio cultural de aversión al riesgo típico de las adquisiciones de defensa anteriores.

“Si quieres avances tienes que apostar por tecnología que por definición todavía no está probada, lo que significa que tienes que hacer inversiones que son un poco más arriesgadas de lo que el gobierno está acostumbrado a hacer, lo que significa que tienes que estar preparado para fracasar en ocasiones”.

“Si dentro de 5 o 10 años, todos los experimentos han tenido éxito, probablemente no están experimentando lo suficiente”.

Pero ese cambio en la cultura requerirá que los legisladores envíen un mensaje claro a las partes interesadas de que su apoyo no cesará cuando las cosas vayan mal.

“El Congreso necesita enviar un mensaje: que los respaldará”.

Talent planteó una sugerencia hecha por algunos homólogos europeos sobre cómo manejar la tensión entre innovación y seguridad. En lugar de construir muchos pequeños muros de seguridad, dijo, habían sugerido “construir muros más grandes alrededor de menos cosas”.

Pidiendo por un ‘Salto hacia la Luna’ 

También dio testimonio ante la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, Michele Flournoy, exsubsecretaria de Defensa para la Política.

Advirtió que la teoría china de la victoria se basa cada vez más en la “guerra de destrucción de sistemas”, que ella describe como un intento de “paralizar y eliminar las redes del adversario al comienzo del conflicto”.

“La ventaja militar de Estados Unidos se está erosionando rápidamente a la luz de los esfuerzos de modernización militar de China (y en menor medida de Rusia)”, señaló.

Una mujer en un evento en el Huawei Cybersecurity Center en Bruselas, el 21 de mayo de 2019. (Emmanuel Dunand/AFP/Getty Images)

“Gracias a la doctrina de Beijing de fusión civil-militar -en la que cualquier avance militar comercial o basado en la investigación que tenga aplicaciones militares será compartido con el Ejército de Liberación Popular chino (EPL)- el EPL hizo rápidos avances en inteligencia artificial y aprendizaje automático”.

“Asegurar que el ejército estadounidense mantenga su ventaja significa que tenemos que tener nuestra respuesta a esa fusión cívico-militar”.

“Este es un momento para un salto hacia la luna en Estados Unidos”, dijo Flournoy. “Necesitamos líderes nacionales con visión. Necesitamos un llamado urgente a la acción, y necesitamos una inversión mucho más sólida y centrada en los impulsores de nuestra competitividad”.

En un informe del Consejo de Relaciones Exteriores de septiembre, en el que se examinaba más ampliamente la innovación y la seguridad nacional, también se pedía que se adoptara un enfoque basado en un salto hacia la luna para hacer frente a este desafío.

“En 2015, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, el gobierno federal proporcionó menos de la mitad de todos los fondos para la investigación básica”, dice el informe. 

En contraste, Beijing además de triplicar el gasto militar en 15 años, aumentó su gasto en I+D en un promedio del 18 por ciento anual desde el año 2000, señala el informe.

Sigue a Simon en Twitter: @SPVeazey

*****

A continuación

¿Huawei espía a EE.UU. desde Latinoamérica?

TE RECOMENDAMOS