Niño de 4 años enseña a sus papás cómo deben tratar a su abuelo con una lección que nunca olvidarán

02 de Marzo de 2018 Actualizado: 27 de Marzo de 2019

“La manera que una generación ama, la próxima generación la aprende”. ¿Sabías que los niños aprenden más mediante la observación y la imitación? Si tratas a tus  padres con amor y respeto, lo más probable es que tu hijo haga lo mismo por ti. Aquí, volvemos a contar la historia El Tazón de Madera, que ejemplifica mejor esta creencia. 

Un anciano, que tenía manos temblorosas, visión borrosa y dificultades para caminar, vivía con su hijo, su nuera y su nieto de 4 años.

A la hora de la cena, la familia siempre comía junta en la mesa.

Imagen ilustrativa. (Crédito:  Peter Dazeley /Getty Images)
Pero a medida que el viejo abuelo se volvió más débil, comer se convirtió en una tarea difícil.

Con frecuencia, al anciano se le caían accidentalmente los guisantes al suelo y se le derramaba la leche sobre el mantel, debido a sus manos temblorosas y a su mala visión.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Jamie Grill /Getty Images)
Al ver el desastre, su hijo y su nuera se frustraron. Su hijo le dijo a su esposa: “Me harté de su comida derramada y su ruido al comer. Estoy harto de todo este desastre. Él arruina nuestra hora de la cena”. Pensaron que tenían que hacer algo al respecto.

Entonces, el hijo y su nuera hicieron los arreglos para que el pobre abuelo comiera solo en una pequeña mesa que habían colocado en la esquina. También le dieron un cuenco de madera para evitar que rompiera sus platos.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Getty Images/ Steen Larsen)
A partir de entonces, el anciano comía siempre su comida en un cuenco de madera sentado solo en la esquina, mientras el resto de la familia disfrutaba de la cena en la mesa principal del comedor.

Su familia lo dejaba en la esquina solo con aspecto abatido. A veces tenía lágrimas en los ojos mientras comía.

Su nieto de 4 años presenció todos estos eventos en silencio.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Paul Dance/Getty Images)
Entonces, un día, justo antes de la cena, el nieto parecía estar haciendo algo con pedazos de madera en el piso y los estaba juntando. Su padre con curiosidad le preguntó cariñosamente al niño: “¿Qué estás haciendo?”.
El niño sonrió, lo miró y respondió inocentemente: “Estoy haciendo un pequeño tazón. Tú y mamá pueden comer su comida usando este cuenco cuando sean grandes”.

Las palabras del niño de 4 años golpearon duro a su padre y le transmitió lo sucedido a su esposa. Las lágrimas rodaron por sus mejillas al darse cuenta de su mal comportamiento. Fue un verdadero llamado de atención que les hizo ver lo egoístas que se habían vuelto.

Imagen ilustrativa. (Crédito: AleksandarNakic /Getty Images)
La noche siguiente, el padre del niño gentilmente tomó la mano del abuelo y lo acompañó de regreso a la mesa principal, donde se sentaron juntos a cenar. El abuelo fue tratado como un invitado de honor y todos estaban contentos.

Desde entonces, el anciano nunca estuvo solo a la hora de la cena. Comió en la mesa con su familia. Su hijo y su nuera, ya no se preocupaban por la comida derramada o por el mantel.

Dejaron atrás esas pequeños detalles. Ahora, lo más importante era una casa armoniosa donde todos se preocuparan por los demás.

Imagen ilustrativa. (Crédito: LPETTET/Getty Images)
Como dice el refrán: “Cosechas lo que siembras”. Tus hijos están observando e imitando tus acciones. Si maltratas a tus padres, tus hijos lo imitarán y te tratarán de la misma manera en el futuro. Por lo tanto, los padres deben dar un buen ejemplo para que sus hijos cuiden a sus padres ancianos, ya que ellos también envejecerán algún día.

De hecho, en la cultura tradicional china, la compasión filial es la primera y más importante acción y se espera que los padres eduquen correctamente a sus hijos sobre cómo ser seres humanos rectos, con un sentido de la moralidad, mientras que los hijos deben respetar a sus padres. Por lo tanto, no es solo un aspecto en lo superficial sobre buena conducta, lo que se destaca en esta historia es el cambio en la manera de pensar. La gente debe ser más tolerante, comprensiva y amable con los demás.

Historias de Sabiduría, tiene como objetivo destacar los valores morales, que creemos, beneficiarían a nuestros lectores. Esperamos que hayas disfrutado de esta fábula y si es así, compártela.

Anciano camina 2000 kilómetros y usa 9 pares de zapatos para entregar este poderoso mensaje

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS