El aumento de la venta de oro venezolano podría ser “fundamental” para la supervivencia de Maduro

Por Luke Taylor
28 de Julio de 2019 Actualizado: 28 de Julio de 2019

BOGOTÁ, Colombia–A medida que los ingresos del petróleo para Venezuela continúan estancándose, el régimen de Maduro depende más que nunca del oro ilegal explotado de selvas sin leyes ubicadas en el sur del país, según un informe reciente y expertos en el tema.

El codiciado mineral se está exportando a través de una red global elaborada desde Venezuela a Europa, Medio Oriente y los Estados Unidos, donde su origen no es identificable, según reveló un proyecto de investigación creado por cinco medios de comunicación de cinco países.

El informe, “Venezuela, el paraíso de los contrabandistas”, detalla cómo se transporta el oro desde las minas en Venezuela dirigidas por bandas armadas en el “arco minero” rico en minerales del país sureño, bajo la vigilancia de la Guardia Nacional de Venezuela, contrabandeado a través de la porosa frontera entre Venezuela y Colombia por migrantes desesperados que huyen del país, luego lo envían a Estados Unidos y Suiza bajo documentos falsos. Luego se vende a algunas de las refinerías más grandes de los países y podría terminar en los productos de las compañías más grandes del mundo, como Apple o IBM.

Los Estados Unidos está trabajando en sanciones para combatir el comercio, ya que los miles de millones generados por el imperio del oro ilegal se han vuelto tan valiosos para corromper a las élites venezolanas que el líder del régimen, Nicolás Maduro, no podría sobrevivir sin ello, dijo a La Gran Época Douglas Farah, presidente de IBI Consultants. quien también investiga el tema.

Ocultando el origen

Maduro legalizó la explotación, anteriormente prohibida, de la región del Orinoco en 2016 para compensar la disminución de los ingresos petroleros. La medida ha logrado generar nuevos fondos para el régimen, ya que los funcionarios cobran impuestos a quienes participan en el negocio ilícito, pero también la violencia, ya que diferentes grupos armados luchan por el control de minas y rutas de tráfico cada vez más valiosas.

El oro es ostensiblemente vendido por pequeños grupos al estado, pero en realidad, la mayoría es contrabandeada a pie, o en botes, autos y aviones pequeños para obtener un mejor valor en el extranjero.

Después de abrirse paso a través de los puestos de control de la guerrilla y los militares, el oro llega a la frontera con Colombia, donde lo ocultan los migrantes desesperados o el paso de los funcionarios comprados. Luego, es comprado por uno de los cientos de vendedores de oro en el bullicioso centro fronterizo de Cúcuta, Colombia, que se envía a las principales ciudades del país donde se crean documentos falsos, se etiqueta el oro colombiano, luego se vende en Miami, y desde allí, a algunas de las refinerías más grandes de Estados Unidos.

Una segunda ruta clave involucra a las islas caribeñas holandesas de Aruba y Curazao, a 30 y 69 kilómetros de Venezuela, respectivamente.

Las entrevistas del informe con aduanas y funcionarios gubernamentales, traficantes de oro y exfuncionarios del gobierno venezolano destacaron el papel fundamental de las islas, cuyos flojos controles permiten eliminar el origen del oro antes de enviarlo a los mercados globales.

Al llegar directamente a través de avionetas desde Venezuela, las barras de oro pasan por las islas “en tránsito” y se envían en aviones privados, o en algunos casos comerciales, se envían por avión a Europa, Medio Oriente y los Estados Unidos.

Las fuentes gubernamentales reconocen que al menos el 90 por ciento del oro que pasa por las islas en los últimos años es venezolano, según el informe, que dice que 176 toneladas de oro venezolano han pasado por las islas desde 2014.

“Las cantidades de oro que se han transportado a través del Caribe holandés son asombrosas y definitivamente fueron más altas de lo que esperábamos”, dijo Bram Ebus, uno de los periodistas que dirigió la investigación.

La línea de vida de Maduro

El comercio se ha disparado hasta tal punto que ahora es crítico para la supervivencia de Nicolas Maduro, dice Farah.

Bajo Maduro, la economía del país se ha desplomado, y muchos productos básicos se han vuelto ampliamente inaccesibles o inasequibles debido a la hiperinflación rampante; al menos cuatro millones de personas han huido, según la Agencia de Refugiados de los Naciones Unidas.

“Nuestro trabajo muestra que el oro es ahora más importante que el comercio de drogas para la supervivencia del régimen de Maduro”, dijo Farah. “El lavado de productos ilícitos y la capacidad de mover oro extraído ilegalmente al mercado mundial son fundamentales para la supervivencia de Maduro. Sin los recursos para pagar al liderazgo militar y mantener una clase empresarial privilegiada, el régimen caerá”.

Un vasto grupo de mano de obra de cientos de miles de mineros ilegales para extraer las mercancías, y un mercado amplio y lucrativo en el que el producto es imposible de rastrear, ha hecho que el producto sea más valioso para Maduro que la cocaína.

Estados Unidos está trabajando en sanciones para combatir el comercio ilegal, pero el bloqueo de las rutas oficiales podría llevar la práctica a la clandestinidad, beneficiando a las pandillas armadas que lucran con ello, como las guerrillas del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia que se están expandiendo rápidamente en el país.

“Con un producto que se extrae ilegalmente pero que no es ilegal venderlo en el mercado mundial, encontrar formas de cortar el flujo es muy difícil”, dijo Farah. “No es como tratar con una sustancia como la cocaína que es universalmente considerada ilegal”.

Video relacionado

Los valores conservadores ganan terreno en Venezuela

TE RECOMENDAMOS