El cambio de Beijing del mercantilismo al militarismo

A medida que la economía de China se hunde, su agresión crece.
Por James Gorrie
28 de Junio de 2022 4:29 PM Actualizado: 28 de Junio de 2022 4:29 PM

Opinión

El tono de la diplomacia china y sus relaciones internacionales ha cambiado notablemente desde 2019. Varios factores están impulsando estos cambios en las relaciones de China con el mundo. Esos elementos incluyen cambios en el clima político y económico mundial, así como otros factores que son de naturaleza interna. Sin embargo, ambos están impulsando la retórica y el comportamiento militarista emergente de la China comunista.

Eliminación de rivales y crecimiento económico

En los últimos años Xi Jinping eliminó sistemáticamente de la vida china cualquier desafío potencial, ya sea político, económico o cultural. Ese proceso no solo empaña el espíritu y la energía de la nación, sino que también lleva el clima interno a nuevos niveles de miedo y sospecha.

Esta paranoia política dentro de la dirección del Partido Comunista Chino (PCCh) ha ido acompañada de un papel aún mayor del Partido. En particular, el PCCh está ampliando la coordinación de las empresas estatales con las empresas privadas. Eso no mejorará el desempeño económico, sino que profundizará el control del Partido sobre las empresas.

Una pantalla muestra la cobertura de noticias al líder chino Xi Jinping cuando pronuncia un discurso durante una cumbre del Partido Comunista Chino y los Partidos Políticos Mundiales, mientras la gente camina fuera de un centro comercial, en Beijing, el 7 de julio de 2021. (Jade Gao/AFP vía Getty Images)

Pero tales acciones se consideran necesarias para una estructura política de este tipo que es intrínsecamente inestable. No se toleran desafíos reales o imaginarios ni influencias contradictorias porque todo es de Xi, el único líder del Partido y del país. Por lo tanto, en una reversión de una política de larga data, el control político sobre poderosas empresas de tecnología y otras empresas altamente rentables e independientes triunfa sobre el crecimiento económico y la innovación.

El capricho y la inestabilidad del gobierno de un solo hombre

Al consolidar más poder para sí mismo que cualquier gobernante desde Mao Zedong, Xi se ha convertido en el centro de gravedad de prácticamente toda la vida china. Tal concentración de poder en una sola persona permite una serie de decisiones desacertadas.

Y lo que es peor, engendra bucles de comportamiento erráticos, ya que las malas decisiones se “corrigen” con reacciones exageradas u otras malas decisiones fruto de la personalidad, la paranoia, el conocimiento incompleto y la consideración insuficiente. ¿Cuánto y con qué frecuencia está dispuesto cualquier “asesor” a cuestionar el juicio de un hombre que hace desaparecer a quienes se interponen en su camino?

El resultado de tal estructura gobernante es una creciente inestabilidad interna. Como estamos viendo, esa inestabilidad interna se traduce en crecientes aventuras externas. Las motivaciones son tan predecibles como egoístas. Se enmarcan como necesarias para resistir a un agresor extranjero imaginario o histórico o para proteger el interés nacional. Pero la necesidad es ayudar a unificar la nación, eliminar las críticas internas del Partido y desviar la atención de la gente a una larga y creciente lista de fallas en las políticas externas e internas.

La guerra en Ucrania hace que muchas empresas abandonen China

Muchos errores de decisión política han llevado al mundo a desvincularse de China. Recuerde cómo las políticas económicas duras del PCCh, los aranceles unidireccionales, las trampas de deuda de la Iniciativa de la Franja y la Ruta y el robo de propiedad intelectual finalmente comenzaron a pasarle factura a Beijing durante la administración Trump. Las firmas occidentales que operaron en China durante años comenzaron a reubicar y deslocalizar su fabricación para minimizar los costos de envío, el robo de propiedad intelectual y el aumento de los costos laborales en China.

Luego, de 2019 a 2021, el COVID-19 y su devastador impacto económico repercutieron en todo el mundo. Los bloqueos nacionales en gran parte del mundo y los costos económicos llevaron cada vez más a la comunidad internacional a ver a Beijing y al PCCh con profunda sospecha e incluso repulsión.

Los empleados están trabajando en una línea de ensamblaje en la tercera planta automotriz de Dongfeng Honda, en Wuhan, en la provincia central china de Hubei, el 27 de noviembre de 2019. (STR/AFP a través de Getty Images)

Pero fue el apoyo incuestionable e “ilimitado” de China a la devastadora invasión rusa a Ucrania lo que ha desencadenado un éxodo masivo de empresas occidentales de China. Como era de esperarse, la economía de China ha sufrido, y continúa sufriendo, la creciente pérdida de negocios occidentales. Los bloqueos simultáneos de la política “cero-Covid” de Beijing han multiplicado los crecientes problemas económicos de China.

La caída económica es irreversible

Como se señaló anteriormente, los factores que llevaron directamente al rápido ascenso de China a ser una potencia económica ya no son tan poderosos como antes. Como señaló The Atlantic el año pasado, los números cuentan la historia.

“De 2007 a 2019, las tasas de crecimiento cayeron en más de la mitad, la productividad disminuyó en más del 10 por ciento y la deuda general se multiplicó por ocho”, decía el artículo.

Además, el envejecimiento de la población de China está acelerando su declive económico. “Solo entre 2020 y 2035, perderá 70 millones de adultos en edad laboral y ganará 130 millones de personas mayores”, según The Atlantic.

Un EE.UU. debilitado incita en sus adversarios ansias de conflicto

Como se señaló anteriormente, la agresión de Beijing también es el resultado de condiciones externas. Es decir, la debilidad de EE.UU. en el escenario mundial ha sido evidente a lo largo de la administración Biden. Como resultado, ha envalentonado la retórica beligerante de Beijing hacia Estados Unidos y otras naciones.

La trágica y mal manejada retirada de Estados Unidos de Afganistán no solo ayudó a socavar el prestigio del poder estadounidense, sino que dejó un vacío de poder. China (y Rusia), los principales adversarios de Estados Unidos, estaban felices de llenar ese vacío.

Decenas de pasajeros suben a un avión C-17 de la Fuerza Aérea de EE.UU., en el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai en Kabul (Afganistán), el 24 de agosto de 2021. (Sargento mayor Donald R. Allen/Fuerza Aérea de EE.UU. Europa-África vía Getty Images)

Además, en la guerra de Ucrania, Estados Unidos lidera desde atrás. La administración Biden ha demostrado que no puede imponer positivamente su voluntad o influir en las políticas de Beijing o, en realidad, de Moscú. Como resultado, el comportamiento de China se está volviendo cada vez más beligerante en la región de Asia-Pacífico.

Aumento de las disputas marítimas regionales

El militarismo del régimen chino no solo se ve en sus intrusiones casi diarias en el espacio aéreo taiwanés por parte de aviones de combate del Ejército Popular de Liberación (EPL), sino en la expansión integral de la retórica de guerra y la actividad naval del régimen en toda la región.

Una amenaza apenas velada de un ataque nuclear contra Australia por comprar submarinos de propulsión nuclear es solo una de las muchas escaladas retóricas de Beijing. La acumulación naval en curso de China le permite expandir sus amenazas navales hasta Japón, donde recientemente rodeó el archipiélago japonés en respuesta a una disputa marítima.

A medida que las condiciones económicas de China empeoren, Beijing será más temerario en sus acciones, particularmente en su propia región. La disminución del poder y la voluntad política de EE.UU. es sin duda un factor en los cálculos políticos de Beijing, pero también lo es la creciente inestabilidad interna que promueve el liderazgo del PCCh.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.