El Capitolio se prepara con una fuerte presencia militar para una inauguración única

Por Bowen Xiao
19 de Enero de 2021 4:09 PM Actualizado: 19 de Enero de 2021 4:09 PM

WASHINGTON—El Capitolio de la nación se está preparando para una inauguración presidencial como ninguna otra en la historia de EE.UU., con amplias medidas de seguridad, una gran presencia militar y restricciones por la pandemia. El presidente electo Joe Biden tomará posesión de su cargo el 20 de enero.

Hasta 25,000 miembros de la Guardia Nacional provenientes de los 50 estados estarán ubicados en el Capitolio. El número de guardias enviados a Washington supera ampliamente el número de fuerzas estadounidenses en Afganistán, que se redujo a 2500. A los guardias nacionales se les ha permitido usar fuerza letal para apoyar a la policía en el Capitolio y en la ciudad.

La capital se asemeja a una ciudad fantasma abandonada durante los días previos a la inauguración, ya que las calles fueron bloqueadas, las tiendas fueron cerradas con tablas y se ven a las tropas militares revisando las identificaciones de las personas en los puestos de control de seguridad. Se ven vehículos militares por toda la zona, mientras que la mayoría de los residentes parecen quedarse en casa, aparte de los deportistas que corren de vez en cuando. El propio edificio del Capitolio está completamente rodeado por una alta valla con alambre de púas.

Las autoridades están preocupadas de que la violencia y los disturbios del 6 de enero en el Capitolio puedan repetirse de nuevo. Mientras que la mayoría de los expertos militares y de seguridad nacional le dijeron a “The Epoch Times” que las operaciones están bien dirigidas y son necesarias, algunos dicen que es un poco excesivo.

“La presencia militar en Washington no tiene precedentes y, aunque está bien planeada como una acción logística, es exagerada”, dijo a The Epoch Times J. Michael Waller, un analista de estrategia del Centro de Política de Seguridad.

“Nunca hubiera sido necesario si los líderes de ambas cámaras del Congreso hubieran prestado atención a su propia seguridad, y si la alcaldesa de Washington D.C. hubiera aceptado las ofertas de ayuda de la administración Trump antes del ataque del 6 de enero al Capitolio”, añadió.

Waller, que es un exinstructor de la Escuela Naval de Postgrado, e instructor y conferencista en el Centro y Escuela de Guerra Especial John F. Kennedy, describió la enorme presencia militar como una “muestra psicológica de fuerza para disuadir e intimidar”.

Dijo que era para compensar la “poca inteligencia” pero también señaló que la ciudad está bien preparada para el control de multitudes o el control de disturbios.

“Hablé con muchos de los soldados de guardia y me dicen que el nivel de amenaza es muy bajo—ni siquiera llevan municiones en sus armas”, añadió Waller. “Toda la operación es exagerada y envía un peligroso precedente que podría normalizar una enorme fuerza militar contra la que nuestros Padres Fundadores nos advirtieron”.

Vista del edificio del Capitolio antes de la 59ª ceremonia inaugural del presidente electo Joe Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris el 19 de enero de 2021 en Washington. (Angela Weiss/AFP vía Getty Images)

La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, dijo el 15 de enero que incluso después de la inauguración presidencial, la ciudad tendrá que mantener un alto nivel de seguridad. Cuando se le preguntó si las extensas medidas de seguridad alrededor de la ciudad se revertirían después de la inauguración, Bowser dijo: “Vamos a volver a una nueva normalidad”.

Las autoridades federales dijeron que están rastreando una “extensa” cantidad de “conversaciones en línea relacionadas” con las posibles amenazas para la inauguración, incluyendo protestas armadas, posibles amenazas relacionadas con los disturbios del Capitolio y otras posibles amenazas.

La inauguración presidencial también fue declarada como un Evento Especial de Seguridad Nacional. El 12 de enero, el secretario interino Pete Gaynor amplió este período para que comenzara el 13 de enero—una semana antes de la inauguración del 20 de enero.

“La cultura del ejército y de la seguridad nacional es buena para reaccionar de forma exagerada”, dijo un oficial militar retirado a The Epoch Times.

“Se necesita seguridad adicional a la luz del 6 de enero, sin embargo, 20,000 miembros armados de la Guardia Nacional parece un poco exagerado”, añadió.

“Hay un elemento tanto de reacción exagerada como de explotación vil ante una crisis. En este punto—¿cuál es la amenaza? ¿Van a aparecer cientos de miles de partidarios de Trump? No lo creo”, dijo el oficial.

Han habido otros momentos en la historia de EE.UU. en los que los militares fueron enviados a Washington. Algunos expertos dicen que las severas medidas de seguridad y la presencia de tropas en la ciudad son muy necesarias.

“Considero que los actuales preparativos de seguridad son prudentes y están justificados”, dijo a The Epoch Times Robert J. Bunker, director de investigación y análisis de C/O Futures, LLC, y profesional de seguridad internacional y antiterrorismo.

“Durante periodos de disturbios nacionales que han amenazado a Washington D.C., el ejército ha sido desplegado de manera similar, como en la Guerra Civil y para aplacar al Bonus Army a mediados de 1932”, dijo.

“La enorme presencia de la Guardia Nacional es totalmente justificable en el contexto de la inauguración de Biden y del potencial posterior de violencia que existe”, agregó Bunker, refiriéndose a lo ocurrido el 6 de enero. “Una transición pacífica del poder debe ser asegurada”.

Es difícil moverse por la ciudad o incluso llegar al Capitolio. El Metro anunció que cerraría 13 estaciones dentro del perímetro de seguridad. Y el Centro Comercial Nacional dijo que implementaría un cierre público temporal desde las 11 a.m. del 15 de enero hasta por lo menos el 21 de enero, a petición y en cooperación con el Servicio Secreto de Estados Unidos.

Autobuses, tranvías y otras formas de transporte público, incluso bicicletas, fueron cerrados.

La ciudad fue dividida en zonas “verdes” y “rojas” como parte del plan de transporte del Subcomité Presidencial Inaugural de 2021. El Servicio Secreto de EE.UU. publicó en su sitio web una lista de todos los cierres de calles, muchos de los cuales comenzaron a las 6 a.m. del 16 de enero y están programados para terminar a las 6 a.m. del 21 de enero. También está previsto que varios puentes y autopistas interestatales hacia Washington se cierren a las 6 a.m. del 19 de enero.

Ryan Mauro, el analista de seguridad nacional del Proyecto Clarion y compañero de Shillman y director de la Red de Inteligencia Clarion, también cree que la presencia militar está justificada, basándose en las conversaciones extremistas que están monitoreando.

“Estamos en un nuevo entorno de amenazas, que he apodado la ‘Guerra de los Extremos’, donde la demonización política y la histeria están alimentando el extremismo violento en todos los bandos”, dijo Mauro a The Epoch Times.

“Y todas estas ideologías extremistas ven el Día de la Inauguración como un punto culminante del conflicto en el que creen que estamos, y esperan que se convierta en una guerra civil y una insurrección nacional”, añadió.

Una inauguración poco tradicional

Biden va a tomar juramento en los escalones del edificio del Capitolio. Pero el tradicional desfile por la Avenida Pensilvania, que normalmente atrae a cientos de miles de estadounidenses, fue cancelado, para ser reemplazado por un desfile virtual. Los bailes inaugurales también fueron cancelados.

El puesto de visualización cerca de la Casa Blanca fue desmantelado, haciendo de este evento la inauguración más pequeña de la historia, en términos de participación presencial.

El presidente Donald Trump dijo anteriormente que no asistiría a la ceremonia de inauguración de Biden, rompiendo una larga tradición. Hizo el anuncio el día después de que el Congreso certificara a Biden como ganador de las elecciones de 2020.

Las medidas de seguridad sin precedentes añaden peso al evento y a lo que Biden dirá a la nación, lo que de alguna manera aumenta las expectativas para Biden, dijo el experto en comunicación política Mitchell S. McKinney, director del Instituto de Comunicación Política de la Universidad de Missouri.

Señaló que Biden durante su campaña se centró en un tema de unidad, donde expresó su voluntad de trabajar con el otro lado, un tema que otros candidatos demócratas no mencionaron en su momento.

“Espero que se inspire en ese tema de la unidad”, dijo McKinney a The Epoch Times. “Puede evocar algunos de los momentos de la historia de nuestra nación en los que tuvimos una división similar. El discurso inaugural de Abraham Lincoln en 1861, por ejemplo, donde estábamos al borde de la guerra civil”.

“Estamos de nuevo en una época similar en términos de la división y la hostilidad en nuestra nación”, añadió. “Ahora le toca a Joe Biden tratar de trascender y tratar de unificar”.

“Los temas en términos de unidad que Biden podría abordar es recordarle a los ciudadanos que todos tenemos responsabilidades, y tenemos responsabilidades con los demás, tenemos responsabilidades para tratar de vivir y ser capaces de crear una comunidad entre nosotros”, añadió.

Trump no acompañará a Biden en una autocaravana hasta el Capitolio, otra forma de romper con la tradición. Sin embargo, no es la primera vez que un presidente se niega a asistir a la inauguración de su sucesor.

John Adams, el segundo presidente de Estados Unidos, dejó Washington antes de la inauguración de Jefferson en 1801.

El país ese año estaba muy dividido, y en cierto modo similar al 2021. Los partidarios de Jefferson caracterizaron a su oponente, Adams, como un amante de la monarquía, mientras que los partidarios de Adams consideraron a Jefferson como un radical. Algunos dicen que Adams no asistió a la inauguración de Jefferson para evitar cualquier tipo de violencia en el evento.

John Quincy Adams, el sexto presidente de EE.UU., dejó Washington un día antes de la inauguración de su sucesor, declinando asistir a la ceremonia de Andrew Jackson en 1829.

Otros presidentes que no vieron a sus sucesores tomar juramento de su cargo fueron Martin Van Buren (1841) y Andrew Johnson (1869).

Opiniones de los residentes

The Epoch Times habló con algunos residentes de Washington que caminaban cerca del área del Capitolio. Todos ellos dijeron que lo que estaban viendo en su ciudad no tenía precedentes. La mayoría dijo que se sentían más seguros con las medidas de seguridad aplicadas.

Un veterano militar y residente de D.C. que pidió que no se le nombrara llamó a las escenas “realmente perturbadoras”, aunque cree que la seguridad no es excesiva, destacando los disturbios del 6 de enero.

“Es como una mezcla entre una película de zombis y una de desastres”, dijo a The Epoch Times. “Nunca he visto nada como esto en este país”.

El veterano dijo que la presencia de la Guardia Nacional “está enviando un mensaje, una muestra de fuerza, una disuasión”. Describió el ambiente en Washington como “tenso” en los últimos días.

Brooke Bamar, una residente de Washington que vive en el centro, dijo que cree que la preparación militar es “adecuada” y que se siente más segura, a pesar de que afecta la vida cotidiana de muchos.

“La gente está tratando de adaptarse a la situación, sabemos que esto es temporal”, dijo Bamar a The Epoch Times. “Es difícil, la gente está teniendo dificultades para ir al trabajo y hacer sus compras, pero creo que todo el mundo tiene que sacrificarse y estamos haciendo lo que tenemos que hacer”.

Una residente que vive en un departamento donde el edificio del Capitolio puede verse, dijo que no va a salir a ver el desfile de inauguración, sino que se quedará en su apartamento y verá el evento por televisión.

Tomoko Makino, un residente de Washington desde hace mucho tiempo, dijo a The Epoch Times: “He estado viviendo aquí durante casi 15 años y vi la inauguración de Obama y la de Trump. Nunca he visto nada como esto”.

Con información de Emel Akan y Janita Kan.

Siga a Bowen en Twitter: @BowenXiao_

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Biden recibe felicitaciones de Beijing

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.