“El cielo es real”: Mamá de 4 hijos muere, se encuentra con Dios cara a cara y vuelve

"El tiempo que esté aquí en vida, quiero estar dedicada a Dios y .... dedicada a tocar la vida de la gente"

Por Louise Chambers
15 de Junio de 2022 1:33 PM Actualizado: 15 de Junio de 2022 1:33 PM

Una mujer de Arizona cuyo corazón dejó de latir durante 27 minutos afirma que ha visto a Dios cara a cara en el cielo, y que fue Él quien orquestó su “milagro médicamente documentado”, devolviéndola a la vida a su merced. Sus primeras palabras, garabateadas en un papel junto a su cama, decían: “Es real”.

“Estuve ante el rostro de Dios. A uno de cada millón le ocurre esto, y por la razón que sea, Dios eligió que yo hiciera esto”, dijo a The Epoch Times Tina Hines, que se ha propuesto compartir su testimonio.

“En esos 27 minutos, quiero decir estando muerta, no tenía señales de vida: ni respiración, ni latidos del corazón que aparecieran en el monitor. No necesitaba que me ocurriera esto [la experiencia cercana a la muerte] para creer que Dios es real y que el cielo es real. Siempre lo he creído, profunda y apasionadamente. Pero Dios me lo dio como un regalo para que pudiera compartir más sobre ello”.

Tina ha estado casada con su esposo, Brian, durante 34 años; comparten cuatro hijos y esperan su primer nieto alrededor de agosto. Antes de su experiencia cercana a la muerte en 2018, la trabajadora Tina había sentido que sus “latidos no estaban bien”, pero las pruebas no descubrieron ningún problema. “Me mandaron del hospital y me dijeron que no pasaba nada”, recuerda.

Tres meses después, sufrió un paro cardíaco repentino.

Tina con su familia tras su paro cardíaco repentino en 2018. (Cortesía de Tina Hines)

La emergencia repentina

En la mañana del 12 de febrero de 2018, Tina rezó con su compañera de oración desde hace 23 años, Dawna, y completó algunas tareas de reclutamiento de estudiantes para la escuela en la que trabajaba. Después de almorzar con una amiga, se sintió “con el pecho pesado”.

No obstante, se reunió con su amigo íntimo de la familia, Jeff Logas, y su marido, Brian, alrededor de las 4 de la tarde para ir de excursión a Deem Hill, pero cayó al suelo inconsciente frente a su casa con los ojos en blanco y sin pulso. Brian llamó al 911 y Jeff comenzó la RCP, antes de que Brian se hiciera cargo de las compresiones torácicas. Ella continuó poniéndose azul. Los paramédicos llegaron minutos después y aplicaron tres descargas al corazón de Tina, y luego dos más en su camino al Hospital HonorHealth Deer Valley.

“Hablando de milagros… el tiempo de Dios, permitiéndome estar cerca de gente que podía hacer RCP”, reflexionó Tina. “Me pusieron una máquina llamada dispositivo LUCAS y ésta hizo las compresiones por ellos de forma constante. Cuando llegué al hospital, me hicieron una descarga más.

“El médico dijo: ‘Bueno, vamos a intentarlo, es una mujer sana de 51 años’. Con esa última descarga salí de dudas y pude ver”.

Tina garabateó “Es real” en un papel tras salir del coma, tratando de expresar que estaba en el cielo. (Cortesía de Tina Hines)

Tina tenía un corte en la frente por la caída, el esternón roto y varias costillas rotas por la reanimación cardiopulmonar, y tuvo un flujo de oxígeno limitado o nulo en el cerebro durante más de 27 minutos. Los médicos temían que hubiera sufrido daños cerebrales. Conectada a un respirador y con un tubo en la garganta, Tina salió finalmente de todo ese caos de emergencia; pero, según ella, había vivido esos minutos de cambio de vida de forma diferente.

“Pude ver luces en el techo y supe que en esos 27 minutos de estar muerta, sin poder sentir nada. Dios me quitó todo el dolor”, recordó. “No sentí ninguna de las compresiones. Me rompieron el esternón y la caja torácica para llegar al corazón y poder ponerlo en marcha de nuevo. Y no sentí nada de eso, no sentí nada”.

Tina tenía más cosas que decir y estaba desesperada por compartir su experiencia inmediatamente, pero los médicos la pusieron en coma inducido para permitir que su cuerpo se recuperara y llegara a la causa fundamental de su infarto. La familia, desesperada, acudió a la sala de espera de la UCI, incluidos los cuatro hijos mayores de Tina y Brian, y la hermana y el marido de Tina.

Al día siguiente, el 13 de febrero, Tina se despertó. Y compartió lo que vio en los reinos celestiales.

Tina ha escrito sobre su encuentro divino y su experiencia cercana a la muerte en su libro “El cielo es real… Cómo la muerte cambia la vida”. (Cortesía de Tina Hines)
(Cortesía de Tina Hines)

“El cielo es real”

Los médicos querían confirmar si Tina podía respirar por sí misma, así que Brian se inclinó hacia la cara de su amada esposa y le preguntó si podía hacer algunas respiraciones. En cuestión de segundos, pudieron ver cómo el pecho de Tina subía y bajaba. Los médicos se aseguraron de que era lo suficientemente fuerte como para respirar por sí misma y le quitaron el respirador.

Al salir de la sedación, Tina empezó a gesticular con las manos como si pidiera algo para escribir. Sus hijos buscaron un diario y Brian le puso un bolígrafo en la mano. Ella garabateó “Es real”, asintiendo al cielo, y las lágrimas de alivio cayeron libremente. “Ese fue el momento en que mi familia supo que todo iba a salir bien”, recuerda Tina.

“Las palabras no le hacen justicia”, dijo. “Estaba ante el rostro de Dios. Literalmente, solo vi un sol brillante y enorme en el fondo, colores amarillos brillantes del sol, y algunas nubes suaves. Vi las puertas [del cielo] en el fondo. Fue una sensación de paz eufórica y absolutamente increíble.

“Mucha gente quiere saber: ‘¿Viste a tus familiares? ¿Viste a tus mascotas que han fallecido?’ No vi nada, excepto a Jesús. No había palabras, era solo la presencia de Jesús estando conmigo, viendo el rostro de mi hermoso Salvador. Su bello y asombroso rostro, de pie ante mí. Solo Él y yo allí juntos, con sus brazos extendidos hacia mí y completamente abiertos atrayéndome hacia Él. Nos miramos el uno al otro. No había palabras, era solo esa presencia. Realmente me cegó el amarillo, el amarillo brillante que había, y las luces que venían de detrás de Él”.

Tina ha aceptado el escepticismo de los no creyentes, afirmando que aunque los médicos digan que fue “sólo pérdida de oxígeno y alucinaciones”, su historia no contiene ninguna exageración. “Fue ver a Jesús cara a cara, con sus brazos extendidos, simplemente dándome ese consuelo de no tener dolor, ni trauma, ni drama. Estaba completamente ante el Señor”, dijo. “Entonces, Él me envió de vuelta.

“¿De qué otra manera podría volver de estar muerta durante 27 minutos y sin señales de vida, y volver y vivir una vida muy normal? Ya ni siquiera tomo medicamentos para el corazón. Dios lo hizo. Dios hizo que mi corazón volviera a latir. Él tocó, bajó la mano y tocó mi corazón. Y Él estaba conmigo en el cielo. Y me dejó contar la historia”.

(Cortesía de Tina Hines)

Tres días después de su infarto, a Tina le implantaron un desfibrilador de 2 por 2 pulgadas cerca de la clavícula izquierda para controlar su ritmo cardíaco. Recibió el alta del hospital al día siguiente.

Las primeras palabras de Tina tras volver a la vida conmovieron profundamente a su familia. Su sobrina llegó a tatuarse en su cuerpo las palabras “Es real”, con la letra de Tina, y la historia se hizo viral. Si su historia convence a una sola persona para que elija la vida porque existe la posibilidad de que Dios y el cielo sean reales, dijo Tina, entonces hay que compartirla.

Apreciar la existencia terrenal

Tina afirma ser creyente desde los 5 años. Su madre desempeñó un papel importante en su fe, enviándola a un colegio privado religioso donde se intensificó su comprensión. Tanto Tina como su marido son cristianos devotos y están orgullosos de ser padres de cuatro hijos: los gemelos Jordan y Logan, ambos de 30 años; el hijo Jake, de 24, y la hija Tatum Marie, de 18. Jordan y su esposa, Kaylee, están esperando su primer hijo.

Desde que vio el cielo y regresó para contarlo, Tina —que ha trabajado en el sector de la educación durante 30 años— ha hecho de compartir su testimonio una parte importante de su vida y ha conocido a “mucha gente increíble” por el camino.

Tina incluso ha escrito un libro con ese fin. “El cielo es real… Cómo la muerte cambia la vida” es la historia de la experiencia de Tina y el impacto que ha tenido en su existencia terrenal.

Tina y Brian. (Cortesía de Tina Hines)
Tina y Brian con su familia. (Cortesía de Tina Hines)

Durante seis meses, empleó el método de escritura SOAP —escritura, observación, aplicación y oración— para elaborar su testimonio. Se enfrentó a preguntas como: “¿Qué pasa si esto vuelve a suceder, cómo va a lidiar mi familia con esto?” Concluyendo que Dios es fiel y verdadero, y que todos estamos aquí con un propósito.

“Todavía tengo un corazón imperfecto. Sigo teniendo un latido raro”, dijo. Pero siempre digo que tengo este latido imperfecto, pero tengo un Dios perfecto. Y así, si Dios me trajo de vuelta a esta vida durante unos años para compartir la historia, y por alguna razón, volvió a suceder, o por alguna razón, mi vida no fue física aquí en la Tierra. Sé que he hecho exactamente lo que Dios quería que hiciera. Así que confío en él en eso.

“Todavía debo miles de dólares de facturas del hospital. Todavía tengo que lidiar con las luchas cotidianas que todos tenemos. Pero en última instancia, la soberanía de Dios significa que él tiene el control pase lo que pase. Y por eso confío en eso. Y lo sé y lo creo y por eso cambia todo en la forma en que vivo aquí en la Tierra ahora”.

Tina cree que, sean cuales sean nuestros retos y momentos dolorosos en la vida, cada uno de nosotros necesita “la esperanza de la eternidad y la esperanza del cielo”. Espera que la historia de su vida ayude a la gente a descubrir la tan necesaria paz en su interior y a saber que “Dios es real y el cielo es real”.

Tina, que ha dejado de tomar sus medicamentos para el corazón y ha vuelto a entrenar para correr un maratón, ha encontrado un propósito renovado en su roce con la muerte, que le ha cambiado la vida. “No tienes un testimonio a menos que tengas una prueba”, insistió. “Si no ves la lluvia y la tormenta, no acabas viendo el sol y el arco iris al final.

“Por mucho tiempo que esté aquí en la vida, quiero dedicarme a Dios y dedicarme a lo que Él tiene para mí y dedicarme a tocar la vida de la gente”.

Con la colaboración de Arshdeep Sarao.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.