“El cielo se venía abajo”: Recuerdos de crecer bajo la persecución religiosa en China

Por Eva Fu
20 de Julio de 2020
Actualizado: 20 de Julio de 2020

Jiang Lianjiao ha sido una persona diferente desde su nacimiento.

Como la cuarta hija de su familia, se suponía que no debía nacer según la política de un solo hijo en China. Tuvo que estar escondida en la casa de su abuela desde que tenía un mes. Llamó a sus padres “tía y tío” hasta los 7 años para evitar las sospechas de las autoridades. Sus padres gastaron todos sus ahorros, un gran saco de centavos y monedas, para sobornar a los funcionarios locales para que ella pudiera vivir en casa con ellos.

Después de que se reunió con sus padres a los 7 años, comenzó a practicar con ellos una disciplina espiritual llamada Falun Gong. Cada día, alrededor de 30 personas se reunían con Jiang y su familia en el patio de su edificio de apartamentos para practicar juntos los ejercicios de meditación. Jiang, su hermana y sus padres viajaron en barco al pueblo natal de su padre, en el cercano municipio de Wufeng, para mostrar la meditación a sus compañeros. Ella y su hermana siempre estaban al frente.

La practicante de Falun Gong Jiang Lianjiao (D), fotografiada con su hermana, en su pueblo natal en la provincia de Hubei, China, en esta foto de archivo. (Proporcionado a The Epoch Times)

Esa vida dichosa terminó de la noche a la mañana.

El 20 de julio de 1999, Jiang, que entonces tenía 8 años, se encontró a sí misma y a su familia como objetivo en una campaña nacional para extinguir a Falun Gong. A algunos practicantes que trabajaban para el estado se les informó sobre los planes de arrestar y detener a los practicantes. A pesar de esto, docenas de personas se presentaron en el patio de Jiang para hacer los ejercicios, sin inmutarse. Los coches de policía pronto aparecieron, y los oficiales llevaron a todos a la comisaría local. Su padre fue detenido durante un mes.

La persecución la inició el entonces líder del partido comunista Jiang Zemin (sin relación), que consideraba la enorme popularidad de Falun Gong una amenaza para el régimen del partido.

A finales de los años 90, hasta 100 millones de personas en China practicaban Falun Gong, una antigua práctica con enseñanzas morales centradas en los principios fundamentales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Durante las dos décadas siguientes, Minghui.org, un centro de intercambio de información dedicado a documentar la persecución, identificaría a más de 4500 practicantes que murieron bajo tortura. Debido a los extensos esfuerzos de las autoridades por censurar la información sobre el tema, el verdadero número de muertes es probablemente mucho mayor.

Un hogar convertido en una prisión

El abrupto giro de los acontecimientos no tenía mucho sentido para la pequeña Jiang y su familia, ni para los millones de otros practicantes de Falun Gong en todo el país, que se sentían atraídos por la práctica por sus beneficios curativos y efectos calmantes, pero que ahora se enfrentaban a arrestos por sus creencias.

En el año 2000, la familia de seis miembros de Jiang, junto con otros 100 practicantes locales, fueron a Beijing para apelar la decisión del Partido Comunista Chino de suprimir su fe. Casi tan pronto como desplegaron una pancarta que decía “Falun Dafa es bueno” en la Plaza de Tiananmen, la policía inmovilizó a su madre en el suelo y la pateó mientras Jiang se quedaba parada, temblando de miedo. Los arrastraron a las camionetas de la policía, su hermana mayor de 16 años fue arrastrada por sus trenzas. Un oficial de policía agitó un bastón, golpeando a Jiang en la cabeza, provocando que se desmayara.

Después de esta apelación, el padre de Jiang fue sentenciado a tres años de prisión, mientras que a su madre le dieron dos años. Su hermana de 16 años también fue detenida durante un mes. Jiang, su hermano mayor y su hermana menor fueron abandonados a su suerte en casa. El mayor tenía solo 12 años en ese momento. Temiendo que huyeran, el administrador del edificio los encerraba dentro de la casa, y solo abría la puerta por la mañana para acompañar a los niños a la escuela.

La ciudad natal de Jiang Lianjiao la ciudad de Shiyan en la provincia de Hubei, China, en 2011. (Proporcionado a The Epoch Times)

Durante ese tiempo, Jiang y sus hermanos a menudo luchaban por encontrar suficiente comida. Para evitar los dolores del hambre, Jiang se llenaba de agua o comía plantas silvestres en los campos cercanos.

La familia se fue reuniendo poco a poco después de que la hermana mayor de Jiang y su madre fueran liberadas de su detención. En 2003, su madre y su hermana mayor vieron al padre de Jiang por primera vez en tres años. Él seguía encarcelado y debía ser liberado en un mes. El hombre, que antes estaba sano, parecía huesudo y tenía que ser cargado por seis hombres. Le faltaban dientes. Sus piernas fueron aplastadas por las repetidas sesiones de tortura, que lo dejaron con muletas. Había olvidado cómo hablar debido al prolongado aislamiento. La tortura estaba destinada a “transformarlo” para obligarlo a renunciar a su fe.

Era un panorama lamentable y devastador para la familia, que había dependido de él como el sostén de la familia.

Sentí como “el cielo se venía abajo”, dijo Jiang.

Jiang Liyu, la hermana menor de Jiang, fue arrestada en 2017 por poner calcomanías con mensajes de apoyo a la práctica. Aún sigue detenida.

Antes de la persecución, su padre era un cirujano de alto nivel en un hospital local del condado de Shiyan, en la provincia de Hubei, en el centro de China, y su madre trabajaba como oficial administrativo. Después de ser liberados de la detención, el hospital redujo su sueldo a 250 yuanes (menos de 36 dólares) por mes, menos de una cuarta parte de los ingresos de sus colegas. Su padre fue descendido a limpiador de baños, mientras que su madre fue obligada a lavar a mano las sábanas de los pacientes.

Para ahorrar dinero, la familia apagaba los ventiladores en verano a pesar del calor sofocante; los niños tejían cortinas de bambú que vendían a 1.1 yuanes (0.16 dólares) cada una. Solo compraban la comida más barata posible: arroz contaminado con heces de ratones y verduras que estaban a punto de estropearse.

Red de mentiras

En los últimos 20 años, el régimen ha difundido propaganda perjudicial a través de los medios controlados por el Estado en un intento de denigrar la práctica y a sus practicantes. La más infame fue una actuación de auto-inmolación en la víspera del Año Nuevo Lunar en 2001. Este incidente ayudó a cambiar la opinión popular china en contra de la práctica.

La red de mentiras impregnó el tejido mismo de la sociedad china.

Annita Bao en una foto tomada en 2017. (Proporcionado a The Epoch Times)

Annita Bao, una diseñadora de joyas de 30 años de edad en Nueva York y practicante de Falun Gong, huyó de China en 2016. Recordó que en su ciudad natal de Wuhan, la capital de Hubei, todos los estudiantes de su escuela primaria fueron obligados a firmar con sus nombres una enorme pancarta que denunciaba la práctica.

“Es un espectáculo” para crear la impresión de que toda la población de Wuhan había dado la espalda a los practicantes de Falun Gong, dijo Bao.

Los oficiales del comité del vecindario también visitaron frecuentemente su casa y preguntaron si seguía practicando, en nombre de “preocuparse por su rendimiento académico”.

Si la familia se negaba a abandonar la práctica, advirtieron, harían un anuncio público en la escuela de Bao para humillarla. Durante años, la familia de Bao mantuvo las luces apagadas en la sala de estar para no alertar a la policía de que estaban en casa.

Lü Zhongyang, que actualmente es estudiante de la Universidad de Buffalo, dijo que los estudiantes de su escuela primaria en China eran obligados a ver y escuchar videos y transmisiones difamatorias. A lo largo de los años se difundió propaganda similar en los libros de texto de las escuelas.

El aire era “deprimente”, dijo Lü, “como si la vida pudiera caer en pedazos en cualquier momento”. Su padre, un editor de noticias en Beijing, pasó unos cuatro años en la cárcel por escribir en billetes mensajes de sensibilización sobre la persecución.

Cuando los padres de Jiang fueron detenidos por primera vez, la emisora de radio y televisión de su ciudad natal, Shiyan, buscó a Jiang y a sus hermanos, diciendo que deseaba filmar algunas imágenes de ellos para mostrar a sus padres que sus hermanos estaban bien.

Solo después de que un vecino se encontró con el segmento en la televisión y se lo contó a Jiang, los hermanos se dieron cuenta de que habían sido engañados: los videos eran parte de un programa de propaganda para describir lo “obstinados” que eran sus padres en la práctica de Falun Gong, y afirmaba que el estado estaba cuidando a los niños, dijo Jiang.

“¿Cómo pueden hacer esto? ¿Crear rumores diciéndonos mentiras?” Jiang dijo, llamando a las tácticas “inhumanas”. “No solo persiguieron [a mis padres], sino que también se esforzaron por engañar al público. … Fue extremadamente desvergonzado”.

Un evento de formación de caracteres en el que participaron 5000 practicantes de Falun Gong, formando los caracteres chinos de “Verdad, Compasión y Tolerancia”, los principios básicos de Falun Gong, en Wuhan, China, en 1998. Annita Bao asistió al evento cuando era una niña pequeña. (Minghui.org)

Agridulce

Si el miedo era un tema recurrente para estos practicantes cuando crecían bajo la sombra de la persecución, hoy en día se esfuerzan por no dejar que les defina.

Jiang, cuyo bisabuelo fue llevado a la locura durante la Revolución Cultural por su creencia en el Daoísmo, prometió que “la adversidad no aplastará mi espíritu”. La serie de persecuciones que su familia ha experimentado a lo largo de generaciones, dijo, le ha permitido ver la verdadera cara del régimen y la ha motivado a contarle a más gente sobre la persecución que continúa en China.

“El daño que el Partido Comunista Chino ha infligido no es solo de una generación… ni de un tipo de personas”, dijo Jiang, que desde entonces ha escapado de China. Someterse a las tácticas de miedo del régimen solo animaría a las autoridades a actuar más fuera de control. Solo cuando se conoce la verdadera situación puede uno salir fortalecido, dijo.

Un dibujo de Annita Bao tras la liberación de sus padres en 2018, que dice que transmite su esperanza de que la familia viva una vida más despreocupada. (Proporcionado a The Epoch Times)

Al igual que Jiang, Bao empezó a practicar cuando tenía siete años. Dijo que su experiencia pasada le ha dado un “sentido de misión”.

En su enfoque del diseño de joyas, eso se traduce en un esfuerzo por la perfección sin hacer hincapié en los beneficios materiales, dijo.

“Cuanto más piensa el [Partido] que somos débiles, más necesitamos demostrarles que están equivocados”, dijo, añadiendo que tomó los desafíos como oportunidades para elevar su carácter. “El que ríe el último ríe mejor”.

Sigue a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Después de más de 20 años, muchos aún no saben que millones de personas inocentes son perseguidas por un régimen malvado

TE RECOMENDAMOS