El comportamiento temerario de China: una ventaja en el lanzamiento espacial comercial

Por Chriss Street
15 de Julio de 2019 Actualizado: 15 de Julio de 2019

China se ha vuelto competitiva en los lanzamientos espaciales comerciales al adoptar el mismo comportamiento temerario que utilizó para construir el inventario de misiles de alcance intermedio más grande del mundo.

Un estudio del Proyecto Rand de la Fuerza Aérea de Estados Unidos publicado durante el primer año de mandato del presidente Trump reveló que el Ejército Popular de Liberación de China (EPL) había logrado la paridad con Estados Unidos en relación con un posible conflicto militar en Taiwán o en el Mar Meridional de China. Como Estado unipartidista y no signatario del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio de 1987 entre Estados Unidos y la Unión Soviética, el EPL inició un programa intensivo que ignoró las preocupaciones individuales de seguridad y ambientales para construir 2000 misiles balísticos y de crucero que no cumplían con el tratado.

La novedad más alarmante del informe Rand fue la rápida mejora de las capacidades espaciales de las armas antisatélite y láser del EPL. La base de datos de la Unión de Científicos Preocupados revela que China pasó de tener cero satélites en funcionamiento en 1996 a 299 en marzo de 2019, solo superado por los 901 de Estados Unidos.

La Corporación Aeroespacial y de Tecnología de China (CATC) pasó de ser un pequeño sector de la Quinta Academia del Ministerio de Defensa Nacional a ocupar el puesto 343 en la lista de Fortune Global 500 con ingresos anuales de 34.300 millones de dólares, 173.000 empleados y más de 30 misiones de lanzamiento espacial programadas para 2019. CATC afirma que ejerce “responsabilidad social” en todas las actividades espaciales y tecnológicas que lleva a cabo al “hacer esfuerzos para promover la unidad de la economía, el desarrollo social y un futuro sostenible”.

Estados Unidos estableció en 1984 la Ley de Lanzamiento Espaciales Comerciales para proveer un modelo regulador que alentara a las nuevas empresas privadas y a los inversores a beneficiarse del desarrollo de empresas orientadas al espacio. La Oficina de Comercio Espacial, la Administración Federal de Aviación y la Comisión Federal de Comunicaciones trabajan conjuntamente para asegurar que las empresas del sector privado cumplan las normas internacionales de seguridad y medio ambiente.

Pero como empresa estatal china, CATC se volvió hipercompetitiva en los servicios comerciales de lanzamiento de misiles porque opera bajo una “regulación extremadamente laxa” que juega un papel crítico en la capacidad de China para ofrecer precios más bajos que las industrias de lanzamiento espacial de Estados Unidos, según Greg Autry, exmiembro del Equipo de Aterrizaje de la NASA de la administración Trump y director de la Iniciativa de Vuelos Espaciales Comerciales del Sur de California (SCCSI).

El personal de CATC también está en estrecho contacto con el personal de la Fuerza de Cohetes del EPL que realizó las primeras pruebas de los misiles balísticos anti-buque DF-26 de China que fueron lanzados en el Mar Meridional de China el 1 de julio. El misil mata-buques de 14 mts de alto y 20.000 kg está clasificado como de “doble propósito” para adaptarse a varios tipos de ojivas nucleares y convencionales.

Las pruebas de lanzamiento de misiles tenían el propósito de intimidar a la Marina de los EE.UU. que patrulla la zona y a varias naciones adyacentes del sur de Asia. China, a pesar de la ley de las Naciones Unidas, reclama que los 3.367.000 km cuadrados del Mar Meridional de China, rico en minerales, son su Zona Económica Exclusiva y amenaza con utilizar armas ofensivas para maximizar sus intereses.

En diciembre, CATC realizó su lanzamiento espacial comercial número 200 y en marzo lanzó su cohete Long March-3 de múltiples etapas, poniendo en órbita con éxito el satélite de navegación. Pero es diferente del cohete de la compañía estadounidense SpaceX que se lanza sobre el agua y recupera los propulsores para su reutilización.

En un video se muestra una sección de un propulsor del cohete Long March estrellándose contra la tierra y produciendo una bola de fuego en el arroyo de un pueblo local, aterrorizando a los pobladores rurales. Autry comentó:

“Lo que estas granjas rurales probablemente no saben es que Long March 3B funciona con una mezcla hipergólica de dimetilhidracina asimétrica (UDMH) y tetróxido de nitrógeno (NTO). La UDMH es un combustible tóxico y un conocido carcinógeno que se mezcla bien con el agua. El oxidante N204 del cohete también es extremadamente peligroso, causando daño hepático”.

Un contrato comercial de 1996 para el lanzamiento de un satélite Intelsat 708 construido en Estados Unidos desde el Centro Satelital Xichang de la provincia de Sichuan, cerca de la frontera con Vietnam, resultó en el fallido lanzamiento de un misil totalmente cargado de combustible que se desvió del rumbo y pulverizó una aldea local. El régimen chino afirmó que solo hubo 6 muertos y 57 heridos, pero un vídeo clandestino reveló una tremenda destrucción y más de 100 muertos.

Ejemplos de la acción intencionalmente imprudente de China en el espacio incluyen el lanzamiento de una nave espacial tripulada Shenzhou 7 desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan en 2007 que pasó a menos de 45 km de la Estación Espacial Internacional ruso-estadounidense, lo que obligó a la EEI a realizar una maniobra que la propulsó fuera de su órbita. Más tarde ese mismo año, China utilizó un misil balístico modificado DF-21 con un “Vehículo Destructor Cinético” que viajaba a 8 km por segundo para apuntar y destruir a uno de sus satélites que no funcionaba y crear el mayor campo de desechos en el espacio.

Al menos 44 de los recientes lanzamientos de misiles Long March 3 de CATC están relacionados con el ambicioso Sistema de Navegación por Satélite BeiDou de China, que creó una constelación de satélites geoestacionarios de uso mixto para respaldar el interés de su sector militar, estatal y comercial en una alternativa al “GPS” del Sistema de Posicionamiento Global de Estados Unidos.

***

Mira a continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

TE RECOMENDAMOS