El comunismo sigue con nosotros 30 años después de la caída del Muro de Berlín

Por Emel Akan
09 de Noviembre de 2019 Actualizado: 10 de Noviembre de 2019

Análisis de noticias

WASHINGTON—Han pasado 30 años desde que el mundo vio con asombro y lágrimas como miles de personas ayudaron a derribar el Muro de Berlín con martillos y hachas.

El muro físico —una barrera de hormigón de 97 millas de largo que dividía Berlín— se derrumbó rápidamente, al igual que el Telón de Acero, símbolo de la división ideológica entre el Este y el Oeste.

Muchos eran optimistas, creyendo que el comunismo se había convertido en una reliquia del pasado. Pero hoy en día, 1 de cada 5 personas en el mundo todavía vive bajo una dictadura comunista. Además, el comunismo está ganando terreno en todo el mundo y constituye una amenaza para las democracias occidentales.

El 9 de noviembre se cumple el 30º aniversario de la caída del Muro de Berlín, que allanó el camino para la reunificación de Alemania. El acontecimiento histórico desencadenó cambios radicales en el mundo, incluyendo la derrota de los regímenes comunistas en Europa, la caída de la Unión Soviética y la conclusión pacífica de una Guerra Fría que duró medio siglo.

Hablando en la conferencia “30 años después: lecciones de la caída del Muro de Berlín”, presentada por el Consejo Atlántico el 6 de noviembre, el exsecretario de Estado James Baker dijo que los presidentes de Estados Unidos, desde Harry Truman hasta George H.W. Bush, desempeñaron un papel importante en la derrota del comunismo.

“Cada presidente estadounidense desde Truman jugó un papel indispensable, pero sobre todo, fue el espíritu perdurable de los ciudadanos de las naciones cautivas lo que finalmente mantuvo las velas volteadas hacia la libertad”, dijo.

A lo largo de un siglo, el comunismo estableció dictaduras masivas en la Unión Soviética y China, y más de 100 millones de personas murieron a manos de la ideología. Hoy en día, China, Laos, Vietnam, Corea del Norte y Cuba todavía tienen una dictadura comunista de partido único.

El mes pasado, China superó a la Unión Soviética como el régimen comunista más longevo de la historia.

Treinta años después de la caída del Muro de Berlín, “todavía estamos tambaleándonos y luchando” con el crecimiento de un “régimen antidemocrático y totalitario” en Pekín, dijo Marion Smith, director general de la Fundación Monumento a las Víctimas del Comunismo.

Según Smith, una de las principales lecciones aprendidas del derrumbe del muro es que la gente en todas partes desea vivir libre, y que el mismo triunfo de la libertad puede darse en beneficio de la gente de la misma manera en que lo hizo para los alemanes y los europeos hace 30 años.

Sin embargo, el simple hecho de tener un deseo de libertad y democracia no será suficiente, dijo.

“Tenemos que tener muy claro que el partido comunista chino —y lo vemos en toda China continental— sigue dispuesto a matar a su propio pueblo para mantenerse en el poder”, dijo, refiriéndose a los sucesos de Xinjiang y Hong Kong.

Unos meses antes del derrumbe del Muro de Berlín, los manifestantes chinos, en su mayoría estudiantes, pidieron la democracia en la Plaza de Tiananmen, pero fueron aplastados por una importante represión militar. Por lo tanto, los resultados de los movimientos a favor de la democracia en toda China y en todo el bloque oriental en 1989 no resultaron de la misma manera, dijo Smith.

Smith también criticó la política exterior de Estados Unidos hacia China en la década de 1980, que dio poder a Pekín.

Una vista desde el este muestra a los berlineses reunidos en el Muro de Berlín para celebrar el Año Nuevo y el final efectivo de la división de la ciudad el 31 de diciembre de 1989. Una pancarta dice “Buena suerte y paz para una nueva Alemania: el Este saluda al Oeste”. (Steve Eason/Hulton Archive/Getty Images)

“En los años 80, Estados Unidos aceptó una especie de acuerdo de que nuestro principal adversario era la Unión Soviética, y que nuestro amigo y nuestra necesidad era la República Popular China”, dijo, calificándolo de desafortunado.

“Es una pena que tras el colapso de la Unión Soviética, la disolución de la Unión Soviética en 1991, no revisáramos nuestra relación con la República Popular China”.

El regreso del comunismo

Encuestas recientes muestran que el comunismo está creciendo en popularidad en los Estados Unidos. Más de 1 de cada 3 millennials ve al comunismo favorablemente y percibe al capitalismo y al comunismo como igualmente violentos.

El apoyo al comunismo entre las generaciones más jóvenes creció en casi 10 puntos porcentuales durante el último año.

“Creo que es un problema educativo”, dijo Smith. “Ciertamente uno de los papeles más importantes de una buena educación es conocer algunas de esas horribles y duramente aprendidas lecciones del siglo pasado, que las ideas erróneas, las ideologías violentas del fascismo y el marxismo han fracasado”.

Fragmentos del Muro

Un número creciente de personas en Estados Unidos cree que el socialismo y el comunismo son gloriosos, pero probablemente nunca han ido a los países que los han practicado, dijo Art Harman, que fue testigo del derrumbe del muro en Berlín en 1989.

Inspirado por la cobertura televisiva en vivo de los eventos en Berlín, el 9 de noviembre de 1989, Harman y dos de sus amigos decidieron volar a Alemania desde Washington y unirse a la multitud en Berlín. En un estado de ánimo de celebración, ayudaron a romper trozos de la pared con martillos y cinceles.

“Era como música mágica. La música de la libertad”, escribió más tarde en su blog.

Trajo miles de pedazos del muro a Estados Unidos y se los vendió a personas de todo el mundo, incluidos los alemanes, dijo en una entrevista.

Mientras estuvo allí, Harman se sintió muy conmovido por el rápido cambio de humor de los guardias fronterizos de Alemania Oriental, que tenían las “sonrisas más grandes en sus rostros”.

“Su trabajo antes era sentarse con el dedo en el gatillo”, dijo. “Por primera vez, no tenían que hacer eso. Y creo que para ellos, eso fue muy liberador y muy espiritualmente trascendente”.

Según Harman, hay lecciones que aprender del derrumbe del Muro de Berlín.

“No importa cuán represivo sea hoy su gobierno, eso puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos”, dijo.

“Un par de años antes de que se abriera el muro, la Unión Soviética parecía tan fuerte como el hierro”, añadió, dando a entender que el régimen soviético estaba en su punto álgido de poder militar.

Ver que “se desmorona sin sangre” fue “tan milagroso”, señaló, añadiendo que lo mismo podría ocurrir hoy en día en China, Venezuela, Cuba e Irán.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan

Descubre

¿Qué es el comunismo y cuál es su objetivo?

TE RECOMENDAMOS