El consumo de melatonina y los casos de intoxicación aumentan en los niños, esto revela un asunto alarmante

Los expertos creen que la causa del aumento de las denuncias por intoxicación puede ir más allá de la seguridad de la melatonina

Por Marina Zhang
03 de Diciembre de 2023 10:12 PM Actualizado: 18 de Diciembre de 2023 8:49 PM

Insomnio y suplementos de melatonina no son palabras que uno asocie a menudo con los niños.

Pero los resultados de una encuesta reciente publicados en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA) Pediatrics sugieren que el consumo de melatonina en niños y adolescentes estadounidenses es “excesivamente común”.

Alrededor de una quinta parte de los niños estadounidenses consumen melatonina para dormir, y algunos padres empiezan a administrarla a sus hijos a la temprana edad de 1 año, escribieron los autores.

En Estados Unidos se ha producido un rápido aumento del uso pediátrico de melatonina debido a los problemas de sueño. Algunos médicos atribuyen estos problemas de sueño a un aumento de las enfermedades mentales y del uso de pantallas.

Según los resultados de la encuesta de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), entre 2017 y 2018, alrededor del 1 por ciento de los niños y adolescentes menores de 19 años consumieron melatonina en los últimos 30 días.

Los autores del estudio JAMA Pediatrics compararon este hallazgo con los resultados de su propia investigación, informando que los datos actuales indican un aumento en el uso de alrededor del 20 por ciento. Los padres encuestados también informaron de que sus hijos toman el suplemento una media de dos a cinco días por semana, y muchos lo toman a diario.

Hasta un 20 por ciento de los niños ha tomado melatonina en los últimos 30 días, y de dos a cinco días por semana de media. (Ilustración de The Epoch Times)

El uso común de la melatonina también ha contribuido a la intoxicación por melatonina. Entre 2012 y 2021, los centros de control de intoxicaciones de Estados Unidos han registrado un aumento del 530 por ciento en los informes de ingestión de melatonina entre los niños, algunos de los cuales resultaron en hospitalización y muerte, según una investigación publicada en la publicación Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

Entre 2012 y 2021, los centros de control de intoxicaciones de Estados Unidos han registrado un aumento masivo de los informes de ingestión de melatonina entre los niños, algunos de los cuales resultaron en hospitalización y muerte. (Ilustración de The Epoch Times)

El sueño insuficiente es común entre los niños

“Mucha gente cree que los niños no tienen problemas de sueño, y eso no es cierto en absoluto”, dijo a The Epoch Times la Dra. Gayln Perry, pediatra especialista en medicina del sueño y directora general del Perry Center for Pediatric & Adult Sleep Care.
Los niños siempre han tenido problemas de sueño, y éstos no difieren mucho de los de los adultos”.

El COVID también ha agravado los problemas. Alrededor del 25 por ciento de los niños sufría trastornos del sueño antes de la pandemia, y esta cifra aumentó hasta casi el 46 por ciento en 2020.

Al igual que el estrés, la ansiedad y la depresión pueden causar insomnio en los adultos, lo mismo puede ocurrir en los niños, que tienen diferentes preocupaciones de un día para otro. Entre ellas pueden estar las tareas escolares, la presión de los compañeros y las interacciones en las redes sociales.

Muchos adolescentes también están demasiado comprometidos con sus actividades escolares, lo que repercute en su capacidad para acostarse a tiempo.

Además, la educación en casa durante la pandemia aumentó el tiempo que los niños pasan frente a una pantalla. Las pantallas son altamente estimulantes; su luz puede suprimir e interrumpir el ciclo del sueño.

Hay un problema importante con los aparatos electrónicos en general, “hasta el punto de que algunos padres realmente han perdido el control”, dijo Perry. Los niños pueden levantarse en mitad de la noche o temprano por la mañana antes de ir al colegio para conectarse a sus tabletas o teléfonos o para jugar a videojuegos”.

El Dr. Derek Husmann, pediatra, cree que el uso de pantallas es el principal problema que provoca trastornos del sueño en los niños.

El autismo y los trastornos por déficit de atención e hiperactividad, cuyas tasas han ido en aumento entre los niños, también se asocian a un sueño deficiente y a la dificultad para conciliar el sueño.

Una ayuda para dormir barata y accesible

Por ello, los padres y cuidadores han recurrido a la melatonina.

Los suplementos para niños son accesibles, no están regulados y pueden comprarse sin receta. Disponibles en forma de caramelos de goma y líquidos, también son atractivos para los niños pequeños.

“La mayoría de los padres que acuden a mi consulta han probado al menos la melatonina, o el niño ya la toma, ya sea por recomendación de un pediatra general o por su cuenta”, afirma Perry.

Entre 2016 y 2020, las ventas de suplementos de melatonina aumentaron alrededor de un 150 por ciento, según el MMWR.

Más allá del sueño, las personas también complementan la melatonina por sus efectos antioxidantes, antiinflamatorios, anticancerígenos y neuroprotectores.

Somníferos, algunos de los cuales son caramelos de goma con melatonina, a la venta en una tienda el 26 de abril de 2023, en Miami, Florida (Joe Raedle/Getty Images).

La melatonina es una hormona natural que el cuerpo produce para regular el ciclo sueño-vigilia. La luz suprime, mientras que la oscuridad estimula la liberación de melatonina de la glándula pineal.

Por lo general, se aconseja tomar suplementos de melatonina una o dos horas antes de acostarse para imitar el ciclo natural.

“Si se toman más tarde, es posible que se haya perdido la ‘ventana de oportunidad'”, escribió a The Epoch Times por correo electrónico Henriette Edemann Callesen, consultora en neuropsiquiatría de la Autoridad Sanitaria Danesa.

Los efectos de la melatonina sólo duran unas dos horas. “Facilitará que los niños se duerman más deprisa, pero no durará lo suficiente como para influir en la calidad del sueño”, afirma Perry. Aunque los padres suelen informar de un beneficio a corto plazo cuando administran melatonina, con el paso del tiempo los suplementos pueden no funcionar tan bien, y puede ser necesario aumentar la dosis.

El Dr. Husmann ha visto esto en sus pacientes.

“Solía molestarme mucho cuando me encontraba con esos pacientes que llevan meses y meses tomándola. Les pedía que intentaran destetar a sus hijos… pero hay algunos casos en los que lo intentan, y no tiene mucho éxito”, dijo.

Sigue siendo objeto de debate si el uso prolongado de melatonina produce tolerancia, como ocurre con otros somníferos. Los estudios han mostrado pruebas contradictorias. Sin embargo, normalmente no se aconseja tomar suplementos a largo plazo.

Los peligros

Por lo general, los médicos tampoco recomiendan la administración de suplementos de melatonina a niños sanos menores de 3 años, ya que las dificultades para conciliar y mantener el sueño en estos niños son casi siempre de naturaleza conductual. Sin embargo, se han dado numerosos casos de uso de melatonina en bebés y niños pequeños.

También se han detectado niveles elevados de melatonina en niños fallecidos.

“Sospecho que el mayor problema es el fácil acceso a la melatonina y su seguridad mal percibida”, escribió a The Epoch Times por correo electrónico el Dr. Muhammad A. Rishi, pediatra especialista en medicina del sueño de la Indiana University Health.

Un informe de autopsias de Carolina del Norte detallaba siete casos de presunta implicación de la melatonina en muertes pediátricas.

Uno de los casos se refería a una niña de tres meses a la que se administraban de forma rutinaria entre ocho y diez dosis diarias de suplementos de melatonina de 5 miligramos como ayuda para dormir. Tal dosis está muy por encima de lo que se recomienda para un niño de cualquier edad. La causa de la muerte del niño no fue concluyente.

Los médicos aún no saben por qué los suplementos de melatonina pueden estar asociados con la muerte, dado su supuesto alto perfil de seguridad. También hay que señalar que las muertes por suplementos de melatonina representan solo un porcentaje muy pequeño de todos los informes de intoxicación por melatonina.

Perry afirma que nunca ha tenido un paciente que muriera a causa de la melatonina y que, dado que la melatonina es una hormona endógena (es decir, que se produce de forma natural en el organismo), debería tener un amplio margen de seguridad.

“No veo muchos inconvenientes, aparte de que me gustaría que tantos niños no la necesitaran”, coincidió Husmann.

Sin embargo, el Dr. Rishi argumentó que la melatonina es un fármaco, lo que significa que cambia el estado mental o físico de una persona y, por tanto, debe tratarse como tal.

Gomintas de melatonina expuestas el 26 de abril de 2023, en Miami, Florida. (Joe Raedle/Getty Images)

Los efectos secundarios más comunes de la melatonina son mareos, somnolencia diurna y tensión arterial baja. También puede provocar pesadillas, aumento de la enuresis y agitación.

Aún se desconocen los efectos secundarios a largo plazo, ya que no se han realizado estudios de seguridad a largo plazo. Una preocupación es que los suplementos de melatonina puedan retrasar la pubertad, ya que los niveles de melatonina en sangre suelen empezar a disminuir antes del inicio de la pubertad.

“Al revisar la bibliografía, descubrimos que en general no se informa lo suficiente sobre la seguridad y que la certeza de las pruebas es baja”, escribió la Sra. Edemann Callesen en relación con la melatonina. Las pruebas actuales muestran que los niños y adolescentes son más propensos a experimentar efectos adversos no graves en lugar de graves, “pero no conocemos su alcance real.”

Posibles motivos de preocupación más profundos

La sobredosis y el consumo de productos contaminados son riesgos establecidos de tomar suplementos de melatonina comprados en tiendas.

Dado que la melatonina se vende como un suplemento, no tiene la misma supervisión reguladora de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) como otros medicamentos de venta libre, escribió Rishi por correo electrónico. La contaminación y la variabilidad de las dosis son rampantes.

Los niños solo necesitan una dosis muy baja de melatonina -entre 0,05 y 3 miligramos-, pero las dosis de los suplementos pueden variar, incluso entre el mismo lote.

Un estudio canadiense en el que se examinaron 30 suplementos comerciales de melatonina ilustra estas discrepancias. El contenido de melatonina oscilaba entre menos del 80 por ciento y casi el quíntuple de lo indicado en la etiqueta. Incluso entre suplementos del mismo lote, las diferencias podían variar hasta un 465 por ciento. Entre ellos, los comprimidos masticables presentaban la mayor variación de contenido.

Un estudio canadiense descubrió que el contenido de melatonina variaba en gran medida con respecto a lo indicado en la etiqueta.
Además, alrededor de una cuarta parte de los suplementos también estaban contaminados con serotonina.

A diferencia de la melatonina, de la que generalmente se asume que tiene un perfil de seguridad elevado, se sabe que la serotonina provoca efectos neurológicos, como convulsiones, temblores e incluso la muerte en niveles tóxicos.

“Si esos suplementos tenían un alto contenido en serotonina, en teoría se podría decir que quizá eso podría haber provocado la muerte”, razonó Perry.

Otra posible preocupación con el aumento de los niveles de serotonina es que la suplementación con melatonina también puede hacer que el cuerpo convierta la melatonina en serotonina. Esto se ha demostrado en estudios con animales.

Perry recomienda melatonina de calidad farmacéutica para uso a corto plazo.

A diferencia de los suplementos comprados en tiendas, la melatonina de calidad farmacéutica se rige por las mismas normas que los medicamentos regulados por la FDA. Según las normas de la Farmacopea de los Estados Unidos (USP), este grado de melatonina debe superar el 99 por ciento de pureza y no contener rellenos, aglutinantes, colorantes ni aditivos inactivos. El riesgo de contaminación es, por tanto, bajo.

También hay diferencias entre tomar suplementos de melatonina y dejar que el cuerpo regule sus propios niveles de melatonina.

“La mayor [diferencia] es que la melatonina no está presente en nuestro sistema todo el tiempo, y hay un ritmo en la forma en que es secretada por la glándula pineal en el cuerpo”, dijo Rishi Dr.. El momento de tomar melatonina exógena también puede influir mucho en otras funciones corporales, como la temperatura corporal, el tono de los vasos sanguíneos y la secreción de otras hormonas, “ya que la melatonina funciona como una hormona maestra”.

La investigación también ha demostrado que los suplementos de melatonina causan un pico más alto en los niveles de melatonina que los niveles naturales de melatonina nocturna en el cuerpo.

Solucionar el problema de raíz

Para los niños, el insomnio es en gran medida un problema de comportamiento impulsado por los malos hábitos de sueño, dijo Perry, que tiene más de 30 años de experiencia como especialista en sueño.

“La mayoría de los niños padecen insomnio conductual o piernas inquietas”, explica. El síndrome de las piernas inquietas suele estar relacionado con una carencia de hierro, y la administración de suplementos de hierro puede ayudar.

El insomnio conductual incluye el insomnio de asociación del sueño y el insomnio de fijación de límites.

El insomnio de establecimiento de límites se produce cuando los padres son incapaces de establecer límites porque ceden a las tácticas del niño para oponerse a la hora de acostarse. Estas tácticas pueden incluir sollozos, arrebatos, hacer numerosas preguntas, lanzar objetos, ir al baño con una frecuencia innecesaria, pedir bebidas y abrazos extra, y afirmar que tiene cosas importantes que decir.

El insomnio asociado al sueño se produce cuando el niño necesita que uno de sus padres se tumbe a su lado en la cama para dormir. También se refiere a cuando el niño se despierta por la noche y necesita que uno de sus padres vuelva a la cama con él para conciliar el sueño.

Sin embargo, si se inicia una rutina regular para acostarse en familia y se establecen unos buenos límites, los niños y los padres pueden dormir bien.

Un adolescente mira la pantalla de un teléfono móvil el 17 de enero de 2023, en Londres, Inglaterra. (Leon Neal/Getty Images)

La adicción a las pantallas también puede provocar insomnio, y los padres a menudo no son conscientes de que las pantallas afectan al sueño de sus hijos. No tienen ni idea de que los niños se levantan a por la tableta o hacen cosas a escondidas”, explica Perry. “Algunos padres han tenido que apagar Internet” para quitarle al niño el incentivo de levantarse por la noche.

Los padres dan un ejemplo muy importante a la hora de modelar los hábitos de sueño de sus hijos. A menudo, cambiar el comportamiento de sueño de un niño implica que toda la familia cambie su comportamiento.

A partir de la década de 2010, Husmann empezó a observar que los niños se acostaban más tarde. Ocurre en hogares donde “mucha gente es mayoritariamente nocturna” y cuyos hábitos incluyen demasiado uso de pantallas. En estos casos, los niños les siguen, sobre todo los más pequeños, añade.

“Es muy similar a la obesidad. Así que para abordar la obesidad en los niños, hay que abordar la obesidad en toda la familia”, dijo Perry. “A veces me resulta muy difícil incluso conseguir que los padres quieran cambiar su propio comportamiento, por no hablar de hacerlo por sus hijos”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.