El control del PCCh sobre la economía y el ejército de China alcanza nuevos niveles: Expertos

Por Michael Washburn
03 de Febrero de 2022 4:50 PM Actualizado: 03 de Febrero de 2022 4:50 PM

El esperado nombramiento de Xi Jinping para un tercer periodo al frente del Partido Comunista Chino (PCCh) en el 20º Congreso del Partido, que se celebrará este otoño, probablemente conducirá a un control cada vez más estricto y autocrático de las políticas fiscales, militares y de seguridad nacional de Beijing, afirmaron los expertos en una audiencia virtual de un órgano consultivo del Congreso de Estados Unidos el 27 de enero.

Los panelistas en una audiencia de la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad entre Estados Unidos y China abordaron una amplia gama de temas cuyo denominador común fue el aumento del control centralizado que probablemente se producirá tras el Congreso del Partido, y las consecuencias potencialmente dramáticas para China y el mundo.

Una de las características que definen al régimen de Xi Jinping ha sido la tendencia a reforzar el Partido de forma agresiva y hacerlo más prominente dentro del aparato de gobierno, dijo Nis Grünberg, analista principal y miembro del Instituto Mercator de Estudios sobre China, con sede en Berlín. El propósito de Xi no ha sido desmantelar el aparato estatal, sino cambiar el equilibrio de poder hasta el punto de que los funcionarios del Partido, y el propio Xi sobre todo, controlen toda la toma de decisiones.

“Xi tiene muy claro que quiere que los funcionarios del Partido integrados avancen mejor en sus respectivas organizaciones y que toda la elaboración de políticas estratégicas esté bajo su liderazgo personal. Ha instituido este sistema en un grado sin precedentes”, dijo Grünberg.

Grünberg diseccionó la falacia de que las empresas estatales (SOE) son hasta cierto punto independientes del régimen. Bajo el régimen de Xi, los directores de las empresas públicas reciben un fuerte estímulo para apoyar los objetivos políticos de forma proactiva. Para garantizarlo, los funcionarios del Partido investigan a los candidatos que desean dirigir las empresas públicas. Según Grünberg, los 50 puestos de dirección más importantes de las empresas públicas, en áreas como el petróleo, la industria y la tecnología, se cubren mediante nombramientos directos. Por lo tanto, los jefes de las empresas públicas son en realidad tanto funcionarios públicos como ejecutivos empresariales.

En los últimos dos años, la autonomía que pudieran tener las empresas públicas ha disminuido, ya que se les ha presionado para que inviertan en determinadas tecnologías y promuevan la estabilidad social, tal y como la definen los funcionarios del Partido. Y estas presiones se extienden incluso al sector privado.

“Como puede atestiguar Alibaba, ahora se espera que las principales organizaciones privadas desarrollen estrategias que sirvan a objetivos políticos”, dijo Grünberg.

Según la ley del PCCh, cualquier organización que emplee a más de tres personas tiene que establecer una célula del PCCh, y según la constitución del PCCh, las empresas no estatales están obligadas a seguir las directrices del Partido.

“El objetivo es tener representantes en la mesa. No se trata de acabar con la empresa privada, sino de alinearla estrechamente con la ideología del Partido”, añadió Grünberg.

Los panelistas dejaron claro que las tímidas reformas a favor del mercado y la moderada liberalización social emprendidas bajo el régimen del entonces líder del PCCh, Deng Xiaoping, en la década de 1980, son ahora cosa del pasado, a medida que se refuerza el control centralizado y el nombramiento de Xi para un tercer mandato solo se acelerará esta tendencia.

“El futuro económico de China depende de si Xi corrige el rumbo y adopta un enfoque más moderado, o si redobla la apuesta”, dijo Yuen Yuen Ang, profesor de la Universidad de Michigan.

El régimen actual es una verdadera dictadura con pocos o ninguno parecido en el mundo actual, dijo Victor Shih, profesor de la Universidad de California en San Diego.

“Xi toma la mayoría de las decisiones importantes. No todas se ponen en práctica, pero son importantes, e influyen en la política”, dijo Shih.

Política exterior y seguridad nacional

La expansión y consolidación del control autocrático de Xi no son menos evidentes en los ámbitos de la política militar y la seguridad nacional, según los panelistas.

“Xi ha enfatizado en diferentes ocasiones que la política exterior es un reflejo de la voluntad de la nación, y por lo tanto debe ser controlada por el comité central del Partido Comunista”, dijo Yun Sen, director del programa de China en el Centro Stimson, un think tank con sede en Washington.

Un medio para este fin ha sido la reestructuración de Xi del proceso de toma de decisiones en el Congreso del PCCh de 2018, que implicó la formación de una nueva Comisión Central de Asuntos Exteriores.

“El control del partido es tan fuerte como siempre lo ha sido sobre el ejército chino. Pero más que provenir de una autoridad carismática, yo argumentaría que el control del Partido es más fuerte que nunca debido a la coerción”, dijo James Mulvenson, director del Centro de Investigación de Inteligencia y Análisis, un think tank.

La historia reciente de la política interna china ofreció pistas sobre lo que se ha estado preparando, argumentó Mulvenson. Una de las pistas es la reunión militar conocida como la conferencia de Gutian en 2014, que Mulvenson describió como una repetición de un evento en 1929 en el que Mao Zedong asumió el control total sobre el Ejército Rojo del PCCh, que hasta entonces había sido una mezcla de mercenarios y señores de la guerra, e impuso la supervisión directa desde arriba de todos los rangos. En la conferencia de 2014, Xi reorganizó el Ejército Popular de Liberación (EPL) en cinco comandos de teatro, apoyándose en gran medida en su campaña anticorrupción para ejercer presión.

“El resultado fue que cientos de miles de personas perdieron sus puestos de trabajo. Todo eso fue facilitado por la campaña anticorrupción, y ese sigue siendo el nivel más poderoso que tiene Xi Jinping”, dijo Mulvenson.

El efecto acumulativo de las reformas de Xi ha sido establecer un nivel de supervisión directa desde arriba con pocos paralelos en la historia.

“Al más alto nivel, el sistema de toma de decisiones de China ha sido renovado. Se ha creado todo un sistema en la jerarquía del PCCh hasta el nivel de los condados”, dijo Joel Wuthnow, investigador principal del Centro para el Estudio de los Asuntos Militares de China en el Instituto de Estudios Estratégicos Nacionales, un think tank dirigido por el Pentágono.

“El EPL está dirigido en última instancia por un conjunto de organizaciones del Partido. Hay un comité del Partido a la cabeza”, coincidió Roderick Lee, director de investigación del Instituto de Estudios Aeroespaciales de China de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.