El documento que inició la investigación de Rusia carece de sustancia, dice un veterano del FBI

Por Petr Svab
26 de Mayo de 2020
Actualizado: 26 de Mayo de 2020

El documento del FBI que se suponía que debía explicar en detalle las razones para abrir la extensa investigación sobre la campaña presidencial de Donald Trump en 2016 parecía ser un mero “ejercicio proforma” y carecía de los elementos sustantivos que dichos documentos deben tener, según un veterano agente y supervisor del FBI.

El documento, de fecha 31 de julio de 2016, fue preparado por Peter Strzok, el entonces jefe de la sección de contrainteligencia del FBI. Fue publicado el 20 de mayo por el Judicial Watch, un organismo de control gubernamental conservador, que lo obtuvo a través de una demanda de libertad de información.

El FBI puede abrir investigaciones penales o de contrainteligencia si tiene “una base fáctica expresable” de que puede producirse un delito federal o una amenaza a la seguridad nacional. Es una barra “baja”, señaló el inspector general (IG) del Departamento de Justicia en su informe del 9 de diciembre sobre la investigación de Rusia (pdf).

El IG dijo que el FBI tenía suficientes motivos para abrir la investigación de Rusia.

El documento de apertura de Strzok, sin embargo, no logra limpiar adecuadamente los puntos concretos, según Marc Ruskin, un colaborador de The Epoch Times que pasó 27 años en el FBI.

El documento es indicativo de que alguien “ignora la sustancia de lo que se requiere, pero solo hace lo mínimo administrativo que se requeriría”, le dijo a The Epoch Times en una llamada telefónica.

El fiscal John Huber, que dirige una investigación criminal sobre las acciones del gobierno en la investigación de Rusia, emitió una rara declaración el año pasado, expresando su desacuerdo con el IG exactamente en el punto de predicción para la investigación.

“Insuficiente y endeble”

Strzok estipuló en el documento que la investigación pertenecía a la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA) y a Rusia.

Aunque es bastante complicada, la FARA generalmente exige que toda persona que esté bajo la dirección o supervisión de una entidad extranjera y que esté haciendo un trabajo político en Estados Unidos que beneficie principalmente a un gobierno extranjero debe registrarse en el Departamento de Justicia (DOJ).

Pero Strzok nunca explicó en el documento cómo ninguno de los hechos que presentó se relacionaban con la ley.

Dijo que el FBI se enteró por el gobierno australiano de que su entonces embajador en el Reino Unido habló con el ayudante de la campaña de Trump, George Papadopoulos, quien “sugirió” que la campaña recibió “algún tipo de sugerencia” de que Rusia podría ayudarla divulgando anónimamente alguna información perjudicial para el oponente de Trump, la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton.

El embajador fue Alexander Downer, quien recordó la conversación del 10 de mayo de 2016 con Papadopoulos en múltiples entrevistas con los medios de comunicación. Reconoció la parte sobre la información “perjudicial”, pero nunca mencionó nada sobre Rusia que sugiriera que ayudaría a Trump.

El FBI estaba en ese momento investigando una filtración de datos en el Comité Nacional Demócrata (DNC) por la cual los demócratas ya culpaban a Rusia. El exconsejero especial, Robert Mueller, que se hizo cargo de la investigación de Rusia en mayo de 2017, acusó en julio de 2018 a una docena de rusos por piratear el DNC y divulgar sus datos, pero ninguno de ellos fue acusado de una violación de la FARA.

Los archivos y correos electrónicos del DNC se publicaron a través de Wikileaks, que técnicamente no opera en Estados Unidos y por lo tanto no está obligado a presentar las revelaciones de FARA. Pero incluso si la liberación fue para violar FARA, no había ninguna indicación de que la campaña Trump jugara un papel en ello.

Downer no dijo que Moscú estaba haciendo una oferta a la campaña Trump o incluso esperando una respuesta, mucho menos que la campaña mostrara alguna inclinación a actuar como un agente de Rusia.

Además, no había evidencia de que Papadopoulos estuviera hablando de los correos electrónicos del DNC para empezar.

El documento de Strzok dice que la información de Downer estaba “relacionada” con el hackeo del DNC, pero no dice cómo. Según Downer, Papadopoulos no mencionó el hackeo, los emails o el DNC.

El día antes de que Downer hablara con Papadopoulos, el exjuez Andrew Napolitano transmitió en Fox News un rumor sin fundamento de que el Kremlin poseía correos electrónicos del controvertido servidor privado de Clinton y estaba considerando revelarlos. La investigación del FBI del servidor de Clinton fue un tema principal de los chismes políticos en mayo de 2016. Por lo que la oficina sabía, la supuesta “sugerencia” de Papadopoulos era su propia especulación sobre ese rumor.

Con todo, el FBI solo tenía lo suficiente para tal vez recabar algo más de información y luego lanzar una investigación preliminar, dijo Ruskin. Para justificar la apertura de una investigación completa, “parece insuficiente y endeble”, dijo.

Pero Strzok fue más allá.

“Autorización general”

Escribió que “se está abriendo una investigación para determinar si los individuos asociados con la campaña Trump están sabiendo y/o coordinando actividades con el Gobierno de Rusia”.

Este objetivo no parece coincidir con una investigación que supuestamente buscaría violaciones de la FARA, dijo Ruskin.

La ley no habla acerca de “coordinación”. Un agente extranjero tiene que actuar “en calidad de orden, solicitud o bajo la dirección o el control” de una entidad extranjera, dice.

Además, Strzok formuló el objetivo de forma vaga (y gramaticalmente incorrecta), señaló Ruskin.

De hecho, la mayoría de los estadounidenses están “a sabiendas de” al menos algunas “actividades” del gobierno ruso.

“Se tiene que expresar qué actividades”, dijo Ruskin.

El documento fue redactado para dar a Strzok “casi como una autorización general para hacer lo que quisiera”, opinó Ruskin.

“Digno de un mayor seguimiento”

Una vez abierta la investigación, la oficina no solo podía desplegar informantes para espiar la campaña, sino también consultar la base de datos de inteligencia extranjera de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), que suele barrer las comunicaciones de los estadounidenses en su colección.

En ese momento, las consultas del FBI a la base de datos quedaron prácticamente sin control. Solo en los últimos años la Corte de Vigilancia de Inteligencia Extranjera ha obligado a la oficina a incluir en cada consulta una explicación de por qué se consideró útil la “información de inteligencia extranjera” o “pruebas de un delito”.

Sumándose a los problemas, Strzok se colocó a sí mismo como el que redactaba y aprobaba la apertura de la investigación. Aunque esto ocurre a veces, dijo Ruskin, es menos común. Cuestionó especialmente el manejo de esta manera de una investigación de esta magnitud, donde la campaña del candidato de un partido mayor era el objetivo. Comúnmente, varias personas aprueban una investigación, especialmente una importante. Es “digno de un mayor seguimiento” que el FBI no haya dado tal paso en este caso, señaló Ruskin.

El punto de cumplir con los requisitos para abrir una investigación es “evitar las expediciones de pesca” por parte de los agentes del FBI que hurgan en la vida de las personas en busca de fechorías, dijo.

El documento de Strzok le pareció a Ruskin “un intento de cumplir con los requisitos burocráticos y legales sin proporcionar realmente la sustancia para cumplir con esos requisitos”, dijo.

Siga a Petr en Twitter: @petrsvab


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Espías soviéticos en Estados Unidos

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS