El exagente del FBI Robert Levinson probablemente murió bajo custodia iraní, según su familia

Por Mimi Nguyen Ly
26 de Marzo de 2020 Actualizado: 26 de Marzo de 2020

La familia del agente retirado del FBI Robert Levinson dijo el miércoles que los funcionarios estadounidenses han concluido que es probable que Levinson haya muerto mientras estaba bajo la custodia de Irán.

Declaración de la familia Levinson pic.twitter.com/0t3YLvGJIc

En una declaración, la familia de Levinson dijo que no tenía información sobre cómo o cuándo murió el exagente del FBI, pero que ocurrió antes del brote de COVID-19. La familia dijo que los funcionarios de EE.UU. habían recibido información que llevó a los funcionarios a determinar que Levinson probablemente esté muerto.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien, dijo en una declaración el miércoles: “Si bien la investigación está en curso, creemos que Bob Levinson puede haber fallecido hace algún tiempo”.

“Irán debe proporcionar un recuento completo de lo que ocurrió con Bob Levinson antes de que Estados Unidos pueda aceptar plenamente lo que ocurrió en este caso”, añadió.

El presidente Donald Trump dijo que aunque no le habían dicho que Levinson estaba muerto, las cosas no se veían bien dado el deterioro de la salud de Levinson.

“No se ve prometedor (…) nos sentimos terriblemente mal por la familia”, dijo Trump.

“No se ve muy bien, pero no aceptaré que esté muerto. No nos han dicho que está muerto, pero mucha gente piensa que es así”.

“Es imposible describir nuestro dolor”, decía la declaración de la familia. “Nuestra familia pasará el resto de nuestras vidas sin el hombre más asombroso, una nueva realidad que es inconcebible para nosotros. Sus nietos nunca lo conocerán. Lo conocerán solo a través de las historias que les contemos”.

“Si no fuera por las crueles y despiadadas acciones del régimen iraní, Robert Levinson estaría vivo y en casa con nosotros hoy”, dijo la familia en su declaración, señalando que han pasado “13 años esperando respuestas”.

“Trece años desde la última vez que lo vimos o tuvimos algún contacto con él. Cómo los responsables en Irán pudieron hacerle esto a un ser humano y cómo mintieron repetidamente al mundo todo este tiempo, es incomprensible para nosotros. Secuestraron a un ciudadano extranjero y le negaron todos los derechos humanos básicos, y su sangre está en sus manos”, dijo la familia de Levinson.

Levinson desapareció de la isla Kish de Irán el 9 de marzo de 2007, después de reunirse con una fuente, Daoud Salahuddin, un militante islámico americano que huyó a Irán mientras se enfrentaba a cargos por el asesinato de un funcionario de la embajada iraní con sede en Washington.

Funcionarios estadounidenses dicen que Levinson trabajaba de forma independiente como investigador privado, buscando información sobre la presunta corrupción que involucraba al expresidente iraní Akbar Hashemi Rafsanjani y su familia, dijeron fuentes familiarizadas con su trabajo.

La familia recibió fotos de prueba de vida y un video a finales de 2010 y principios de 2011, pero se desconoce el paradero y el destino de Levinson.

En 2013, una investigación de Associated Press reveló que Levinson había sido enviado en una misión por analistas de la CIA que no tenían autoridad para llevar a cabo tal operación. Más tarde fueron forzados a salir de la agencia y varios más fueron disciplinados tras una investigación interna de la agencia.

“Los responsables de lo que le sucedió a Bob Levinson, incluyendo a aquellos en el gobierno de los Estados Unidos que durante muchos años lo dejaron atrás repetidamente, recibirán en última instancia justicia por lo que han hecho”, dijo la declaración de la familia.

La familia agradeció a Trump y a su administración en su declaración, diciendo que “han hecho todo lo posible para que nuestra familia vuelva a estar completa. Estamos muy agradecidos por sus esfuerzos”.

La administración Trump, el 4 de noviembre de 2019, ofreció una recompensa de hasta 20 millones de dólares a cambio de información sobre Levinson. Esto, combinado con una recompensa de 5 millones de dólares que el FBI ya tenía en oferta, sumó un total de 25 millones de dólares. En ese momento, Trump pidió a Irán que entregara a Levinson, quien dijo que había sido “secuestrado”.

Más tarde, en noviembre de 2019, Irán respondió a una pregunta de las Naciones Unidas diciendo que Levinson “tiene un caso en curso en la Fiscalía y el Tribunal Revolucionario de Teherán”. Irán aclaró más tarde que el caso era una investigación sobre su desaparición y que Levinson no estaba siendo procesado.

Trump dijo en Twitter el 10 de noviembre: “Si Irán es capaz de entregar al exagente americano secuestrado del FBI Robert A. Levinson, que ha estado desaparecido en Irán durante 12 años, sería un paso muy positivo”.

“Al mismo tiempo, según la información y lo que se cree, Irán está, y ha estado, enriqueciendo uranio. ¡Eso sería un paso muy malo!”, añadió.

El último anuncio de la familia de Levinson llega solo semanas después de que un juez federal en Washington responsabilizara a Irán de su desaparición, diciendo que el país era “en términos inequívocos” responsable de la “toma de rehenes y la tortura” de Levinson.

The Associated Press y Reuters contribuyeron a la elaboración de este artículo.

Descubra

Comunidades confinadas nuevamente en China, ciudadanos preocupados

Siga a Mimi en Twitter: @MimiNguyenLy
TE RECOMENDAMOS